Versión Juárez del ‘Secreto de la Montaña’

By on 23/05/2018

Muchos sinsabores rondan en la fracturada relación entre Enrique Serrano Escobar y Javier González Mocken, en otro tiempo el binomio duartista para gobernar el municipio de Juárez y el ‘uno-dos’ en Palacio cuando los priistas fueron presas del futurismo político en la fallida elección del 5 de junio del 2016.

Serrano Escobar, como gobernador, llamaría al experimentado abogado Javier González Mocken a ocupar el cargo de secretario general de gobierno, según el pacto anticipado entre ambos. Porque así son los políticos mexicanos, primero reparten puestos, luego ganan las elecciones.

Dos acontecimientos diezmaron la ya de por sí deteriorada relación del alcalde propietario y el alcalde suplente después del fracaso electoral del 2016.

El primero de ellos fue el “padecimiento” de Enrique Serrano al que se le ha detectado el síndrome del ‘Jardinero con suerte’, también conocido como el síndrome de Being There.

El padecimiento se deriva del nombre de la película también conocida como ‘Desde el Jardín’ que fue ganadora de un Óscar en 1979. ‘El Jardinero con Suerte’ es la vida imaginaria de un discapacitado intelectual, que nunca había salido de la casa donde trabaja, y no por fidelidad, sino por su patología social que obnubilaba la realidad de su entorno. Ante el mundo parecía alguien ‘normal’ o ‘cuerdo’ cuando en realidad no vivía en su realidad social.

Al morir el patrón de la casa, él jardinero ya grande, es despedido, pero el destino lo lleva a ponerse en el camino de la limosina de un hombre que ve en su simpleza su misma grandeza, que lo toma como amigo y consejero, y cuando el protector muere, él es entrevistado, y la simpleza de sus declaraciones, hacen suponer una serie de situaciones que lo llevan a lugares totalmente inesperados.

Las respuestas simples a preguntas complejas, que son interpretadas como sabios razonamientos lo llevan al absurdo de ser utilizado como un gurú del mundo moderno, cuando en realidad sobrevivía en su propio mundo confuso y miserable.

Aunque esto se presenta como una comedia seria, en donde el principal personaje lo ejecuta con maestría el actor Peter Sellers, la película tiene una moraleja. Podría decirse que es la representación del sarcasmo político, que bien podría aplicarse en este momento México. La historia ¡no queda fuera de la realidad! De allí que estemos observando a personas desubicadas y discapacitadas intelectualmente dirigir la política y la vida pública.

En base a este síndrome, Enrique Serrano no alcanza a observar la gravedad de su situación política. De allí vino el rompimiento inicial con González Mocken y de allí han surgido una infinidad de problemas en la reciente elección federal y estatal con la selección de candidatos priistas.

Desde la óptica del ahora candidato de Morena a la alcaldía, Serrano no alcanza a concebir que hacia el exterior “es la representación viva de lo que significa o representa en el seno político César Duarte”; concluido el proceso electoral, Serrano intentó sostenerse como jefe político del grupo que lo apoyó en la fallida carrera hacia la gubernatura, porque como la novela del ‘Coronel no tiene quien le escriba’, se monta en su uniforme militar, pone a calentar piedras en la estufa y hace creer al priismo que sigue siendo un militar en guerra.

Mucha gente se pregunta ¿por qué Enrique Serrano sostiene esa posición política para poner y quitar candidatos, mandar en el PRI y asumir la representación del priismo en el Estado, no obstante su posición perdedora y su peligrosa cercanía con César Duarte?

La respuesta es muy obvia: como emisario del poder que ejercía Duarte desde la gubernatura, Serrano conoció cada detalle de la operación económica y política de su líder moral; participó en las negociaciones con los grupos internos del PRI; se encargó de ordenar el reparto de recursos económicos ilegales a los medios de comunicación y a los políticos priistas y de oposición que fueron comprados.

Si Serrano habla, el PRI se hunde y muchos de los actores políticos se hunden. Esa es una realidad inocultable.

Es por eso que en Ciudad Juárez, en el presente proceso electoral, Serrano fue el promotor de la llegada de Adriana Terrazas Porras a la candidatura a la alcaldía, no obstante que se constituye como la propuesta más endeble, por su perfil político, y hasta ayer mantenía al PRI en su posición más baja en cuanto a preferencias electorales en toda la historia de esta frontera.

De allí vino la ruptura política con González Mocken, quien se sintió engañado por Serrano. Teniendo ya resuelta la candidatura a la alcaldía de Ciudad Juárez, lo mosqueó y dejó que se ilusionara con algo que nunca llegaría, mientras tanto su picara socia se subía al caballo y cabalgaba sin ningún obstáculo en busca de la nominación.

La segunda circunstancia fue el caso de la sobrina de González Mocken. El asunto dividió al equipo serranista. El primero en mandar, literalmente a ‘chiflar a la loma’ a Serrano, fue el ex director de Desarrollo Social, Gerardo Hernández a quien intentaron vincular directamente con el asunto cuando el caso estaba siendo investigado por la Secretaría de la Función Pública unos meses después de concluida la administración.

Daniela González Lara tuvo que regresar a las arcas municipales el importe de los salarios devengados durante el tiempo que estuvo disfrutando una licencia con goce de sueldo para estudiar un posgrado en España. Esta ‘prestación’ fue autorizada por Enrique Serrano, pero no avalada por el entonces director de Desarrollo Social, Gerardo Hernández quien alertó sobre el riesgo.

Y aquí el ‘síndrome’ otra vez. Se gobernaba bajo la hipótesis del triunfo, no del fracaso electoral. Así cabalgó Duarte, pensaba que de llegar Serrano todo su negro historial sería cubierto como los gatos esconden sus heces.

La presión social, política y periodística, originó que Daniela devolviera a las arcas municipales alrededor de 300 mil pesos. González Lara percibió durante un año el salario y prestaciones por parte del Municipio, aun sin trabajar, al haber pedido licencia para estudiar un posgrado en Barcelona.

Fue su tío, Javier González Mocken, como alcalde, quien pidió a Recursos Humanos separarla de la nómina cuando el problema empezó a detonar. Daniela percibía un salario mensual de 27 mil 40 pesos.

El grito de guerra inició el martes 22 de mayo con un mensaje de Whatsapp. Enrique Serrano, el ex candidato del PRI al gobierno estatal, publicó en un chat creado por el periodista Federico Guevara y en el que convergemos periodistas, analistas políticos, funcionarios, ex funcionarios, empresarios, profesionistas, dirigentes y operadores de partidos políticos y hasta el vocero de la arquidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto, el padre Negris, un comentario dirigido a su suplente.

El mensaje de Serrano refiere que “Javier González Mocken ya tiene lista en su propaganda una imagen suya con el Papa, pretendiendo aprovecharse de la visita. Toda la participación del Municipio la dirigí yo, y habiendo pedido licencia, le tocó solo recibirlo (a Francisco). Pero lo lamentable es pretender colgarse de la imagen del Papa cuando ni siquiera católico es”.

El mensaje de Serrano añade, sugerentemente, “a ver qué dice la Iglesia y sus fieles…sus imágenes ya están en la redes, en abierta violación a la ley (Electoral) en actos anticipados de campaña. Como abogado debería de tener claro el calendario electoral…”

Unos minutos después, el PRI, anunciaba la interposición de un procedimiento legal ante la Asamblea Municipal del Instituto Estatal en Juárez, para presentar una denuncia por la comisión de actos anticipados de campaña en contra de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ y de su candidato a Presidente Municipal propietario.

El PRI revela que a través de un anónimo, “fuimos alertados de que en la página de Facebook ‘Jóvenes con Mocken’ ‘jovenesconmocken.wordpress.com/’ se estaban difundiendo videos de campaña del citado candidato, los cuales pueden verse en dicha página, promoviendo el voto, así como materiales de promoción del voto y de propuestas que constituyen una violación a la normatividad electoral, y que deben ser severamente sancionados por el Instituto Estatal Electoral, una vez que desahogue la investigación y corrobore lo que exponemos, órgano que deberá cancelar la candidatura del candidato de dicha coalición, en los términos previstos por el artículo 268 numeral 1 incisos a) y c) de la Ley Electoral del Estado.

En dicha página se contienen algunos elementos de publicidad a favor del candidato presidencial de dicha coalición, pero se contienen dos videos promocionales de campaña de Ayuntamiento, en los que se ostenta como candidato y se pide el voto a favor del licenciado Javier González Mocken.

Esperamos que la autoridad electoral inicie de manera inmediata el procedimiento sancionador e imponga medidas ejemplares, por el bien del proceso electoral que vivimos”, señala un boletín de prensa del PRI.

Frente al altar erigido para la histórica visita del Papa Francisco, cuatro personajes observan la odisea de haber concluido la obra religiosa en un tiempo récord.

El cuarto personaje que acompaña a los funcionarios públicos era un emocional cura enviado por los jerarcas católicos. Se trataba de un clérigo que presentó como miembro del Opus Dei, la máxima obra del sacerdote y moderno santo José María Escrivá de Balaguer, que fue severamente fustigado por el carácter sectario y elitista de la ‘orden’ religiosa creada en España.

El 16 de febrero del 2016, ya por la tarde, el clima estaba frío, pero el cayente sol arropaba a los personajes que supervisaban la visita papal. Junto al sacerdote del Opus Dei observaban al ejército de albañiles, arquitectos e ingenieros, realizar sus últimos esfuerzos. La presencia de Guillermo Dowell Delgado, Everardo Medina y Javier González Mocken era la más clara señal de la presencia del Estado y el municipio en la supervisión los últimos toques al altar y al itinerario papal cuya logística estaba en manos del Estado Mayor presidencial y el área de seguridad del mal llamado representante de Dios en la tierra.

Con el clásico tono de voz clerical, el enviado papal y seguidor de Escrivá de Balaguer dijo a los presentes:

“Como creyentes deben de sentirse muy orgullosos de haber participado en la construcción del altar que utilizará su santidad Francisco”.

Emocionado, el cura, estuvo a punto de repartir indulgencias celestiales y prometer estampitas bendecidas por la misma mano del pontífice, pero guardó silencio. Primero quería sondear a los interlocutores del gobierno, agradecer su esfuerzo y los millones de pesos que desviaron para agradar al Vaticano…y a la fe.

Los interlocutores se miran entre sí. De la boca de González Mocken salió la primera decepción para el prelado católico, cuyo nombre impronunciable se omite en este relato. El alcalde suplente refirió con sinceridad y aprecio al cumplido del religioso: “yo soy bautista, de padres bautistas…no soy católico”.

La respuesta del político, que en la actualidad ha puesto de cabeza al PRI al brincar al bastión de Morena, causó un retorcijón gastrointestinal al seguidor de San José María Escrivá y estuvo a punto de causarle un estridente gas en las paredes intestinales.

El enviado papal se dirigió luego a Everardo Medina. Veía en la figura delicada y siempre risueña del constructor de Duarte, a un católico practicante, pecador estándar. “Bueno, usted como católico y responsable de que se realizara la obra, debe de estar muy satisfecho y orgulloso”.

La mirada de Everardo Medina trastocó la moral del purpurado que sostenía la sonrisa de alegría por la proeza lograda en El Punto. De la boca del director de Obras Públicas de la Frontera se emitió un nuevo descalabro al catolicismo. “Yo soy cristiano evangélico, no milito en su iglesia”, le refirió Medina al enviado de Francisco.

La última esperanza frente al altar papal era Guillermo Dowell. El prelado pensó en ‘San Guillermo de Vercelli’ aquel santo del siglo XI que acuñó la frase “soy del parecer, hermanos, que trabajando con nuestras manos nos ganemos la comida y el vestido para nosotros y para los pobres”.

Dowell estaba listo para sincerarse frente al religioso del Opus Dei. “Yo soy escéptico”, reveló el notario público con esa caballerosa mesura con la que trata los asuntos públicos y privados.

La risa del enviado papal se congeló en aquella tarde del 16 de febrero del 2016, pero la alegría de observar el ostentoso e inútil altar papal, le generaba una satisfacción casi celestial.

Enrique Serrano tiene razón al señalar que González Mocken no es católico y menos con la experiencia vivida en el 2016, frente a toda esa podredumbre clerical que aprovechó la visita de su pastor para pisotear, defraudar, humillar y, finalmente, utilizar a su Papa para ampliar el nivel de fanatismo e idolatría religioso del pueblo católico.

Resulta increíble lo que es y representa el PRI en nuestros tiempos. Con el cuarto lugar en las preferencias electorales en la elección local que se realizará en esta frontera y el tercero a nivel nacional con su candidato José Antonio Meade, el tricolor se ha convertido en un partido que mendiga estrategias y que no tiene la capacidad de reconquistar con los métodos de la ortodoxia política y acuerdos sociales, el lugar que perdió por los actos de corrupción de su ex gobernador.

Y esa historia continuará con la guerra de las comadres que se están diciendo sus verdades y que están al pie del cañón ante una circunstancia política que se presta para todo.

Cualquier información enviada al siguiente correo y teléfono será atendida bajo el principio de la confidencialidad absoluta. Gracias por la información aportada, alguna ya se está procesando.

Rafael Navarro Barrón [email protected]

Whatsapp +521656758

Deja un comentario:
Rafael Navarro Barrón
Periodista y Analista Político | WhatsApp +5216567586189 | [email protected] | | + artículos

Periodista y Analista Político.

Sombra de Letras se publica Lunes, Miércoles y Viernes después del medio día. Cualquier información enviada a mi correo y/o whatsapp será atendida bajo el principio de la confidencialidad absoluta.

 

One Comment

  1. Sabrochetas Toda Ocasion

    23/05/2018 at 7:25 pm

    Mocken presidente, AMLO presidente

You must be logged in to post a comment Login