Una revisión de la Revolución (parte I)

By on 12/11/2018

En vísperas de otra etapa que ha marcado un antes y un después en la historia de nuestro país, es momento de detenernos a repensar la Revolución Mexicana. A manera de contexto, por décadas los gobiernos emanados de este movimiento, que fueron desde el año de 1920 hasta el año 2000, ensalzaron el 20 de noviembre como la fecha en la que inició la Revolución Mexicana; la cual terminó con una cruel dictadura y trajo la democracia, que derrotó a un gobierno represor que enriqueció a unos cuantos y que al pueblo mexicano lo tenía en la miseria. Que gracias a la Revolución, tuvimos un reparto equitativo de tierras y benefició al pueblo mexicano. En la actualidad, 2018 ¿podemos asegurar que la Revolución cumplió su promesa?

El 20 de noviembre fue el membrete para crear un discurso político que justificara el actuar del gobierno. Tal discurso estaba ensamblado a la fuerza de partes retóricas, ideológicas y políticas, que hacían verlo como un Frankenstein de ideologías; sin embargo, esto se encarnó en un partido político llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR) y después evolucionó a Partido Revolucionario Institucional (PRI) ¿Cómo se puede ser revolucionario e institucional a la vez? No lo sé.

Pues bien, 80 años de gobierno de éste partido ha dejado detrás una subcultura de la “Revolución”. En primer lugar, los corridos, los murales, la exaltación del traje de charro, el bigote, las trenzas y el rebozo, muchísimas películas que trataron de resurgir al decadente cine mexicano de las ficheras y algunos comics por allí. Tan popular y cotidiana se hizo la Revolución, que para muchos es motivo de alegría y un hecho justo y necesario. Sobre todo aquí en Chihuahua, donde la figura de Doroteo Arango, alias Pancho Villa, es casi sagrada y por ello muchos juran ser nietos y bisnietos, de los dorados de Villa.

Sin duda la Revolución nos ha aportado un gran acervo cultural y de identidad, además de ser el rostro del México de principios del siglo XX. Pero eso no exime que mantengamos una postura crítica (hacer preguntas) sobre el por qué se hizo la Revolución, ¿Cuándo terminó? Y si cumplió con sus promesas. Pues a finales del siglo XX e inicios del XXI, con el empuje globalizador y neoliberal. El discurso revolucionario del PRI no coincidía con el actuar del gobierno, ni la realidad nacional. Por ello desde la década de los 80 hasta la actualidad, se han hecho muchos trabajos sobre todas las variantes de la Revolución. Con el objetivo de repensarla y replantear esta etapa contemporánea de nuestro país.

Tal vez usted, estimado lector, se preguntará ¿y de qué me sirve saber lo que se está escribiendo sobre la Revolución? Bien, pues le sirve para que sepa cómo se creó el actual Estado mexicano, entienda cómo funciona su estructura y se explique el por qué nuestro gobierno es como es.

Deja un comentario:
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.

 

You must be logged in to post a comment Login