Migración: Un fenómeno histórico

By on 29/10/2018

Apropósito del tema de nuestros hermanos Centroamericanos migrantes, que están en esta frontera, me llama la atención como el tema ha tenido un impacto mediático muy grande que está repercutiendo en nuestras ciudades del Paso y Juárez. Para entender esto, es necesario remitirnos a la historia y entender el fenómeno migratorio como algo que es parte de la humanidad y que no es algo nuevo.

Ahora bien ¿Cuándo empezó la migración? Desde el inicio de nuestra especie, ya que nuestra evolución y proceso civilizatorio ha sido a través de la migración. Desde los neandertales hasta los primeros asentamientos humanos, es decir, la migración lleva unos 200 mil años, si no es que más.

El paso de las centurias hizo ver a estos primeros asentamientos humanos, que era necesario crear redes de intercambio entre sociedades, de las cuales, surgió el comercio. El desplazamiento entre pobladores es lo que nos ha hecho construir nuestras culturas y nuestras naciones; ya que la identidad se construye a partir de la diferenciación con el otro. La invención de América es prueba de ello, como bien lo ha señalado Wallerstein con “el sistema mundo”, es que el mercantilismo de Europa y Asia con América durante el siglo XV al XVIII, demostró que las relaciones económicas, políticas y sociales eran más grandes que el mundo. Pero a su vez, de estas relaciones económicas han surgido sistemas políticos que condicionan el comportamiento social.

Luego con la Revolución Industrial y el nacimiento del capitalismo en el siglo XIX, este sistema se acentuó cada vez más hasta nuestros días con la globalización. Por ello, las políticas económicas que se deciden en países del primer mundo condicionan el sistema social de los países del tercer mundo, en los cuales muchas de esas políticas no son del agrado de la sociedad. Por ejemplo, la regularización agrícola del cultivo de manzanas en Asturias, España; es una decisión que se toma en Bruselas, porque la producción asturiana puede repercutir en los agricultores toscanos, y eso provocaría inestabilidad económica. Por lo tanto, el agricultor asturiano manifiesta su malestar en el Ministerio de Agricultura, pero dicha institución no puede hacer mucho. Por lo que nuestro agricultor tiene dos opciones; o continúa sembrando manzanas bajo una política que no es de su país, o se va a probar suerte a otro país de la zona euro. Posiblemente a Alemania, donde a nuestros amigos alemanes, no les hará gracia tener a un español o italiano migrante en su país en busca de trabajo.

Ahora, repasemos un poco nuestro caso, Hispanoamérica es una región en su mayoría agrícola. Somos un conglomerado de países que no tuvimos una Revolución Industrial, pero nos llegaron los resultados, pienso yo, que no es lo mismo. Mientras en Europa y Estados Unidos se creaban fábricas, símbolo de la modernidad, nosotros aún continuábamos con las Haciendas, una institución medieval. Desde nuestras independencias hasta entrado el siglo XX, salvo algunas excepciones como la industrialización de México con el gobierno de Porfirio Díaz.

Esa administración permitió el auge capitalista, lo que conllevó varias oleadas de migrantes a México, sin mencionar que este fenómeno ocurrió en todo el mundo. Como con el mercantilismo en la América de los siglos pasados. La migración específicamente a nosotros nos ha mostrado que, gracias a este fenómeno, América pudo ser construida. Gracias a ello, tuvimos el siglo de oro y el barroco. Pero también hemos aprendido que las Artes y las Ciencias, han viajado por el mundo montadas en migrantes y a través de políticas económicas.

Pero también el ocio, por ejemplo, el box, la cerveza y el fútbol, llegaron a México gracias a los migrantes alemanes e ingleses durante el gobierno del general Díaz. Así que, si usted gusta de ver las peleas del “canelo” con una carne asada, ir al bar a ver el inicio de la Champions, de la temporada MX o un juego de los Bravos, todo ello con su cerveza favorita. Pues se lo debemos a Porfirio Díaz y su política migratoria. De esto también debe usted agradecer por las donitas y los panqués. Ya que Carlos Servej, el fundador de Bimbo era hijo de inmigrantes italianos que supieron hacer negocio. Además, el internet que está usando en este momento, es gracias a la empresa de un nieto de migrantes provenientes del Líbano, me refiero a Carlos Slim.

Sin mencionar que el teléfono móvil que carga usted, puede provenir de una empresa con sede en Estados Unidos, Europa o Asia, con piezas fabricadas en Vietnam, China o Corea del Sur. Sí, su iPhone también es fabricado en Asia y ensamblado en México como otras muchas cosas más. Pues todo esto es parte del fenómeno de la migratorio y de la globalización, que como usted puede observar, no todo es negativo.

Sin embargo, es verdad que la globalización y el neoliberalismo que son las nuevas políticas económicas; están enriqueciendo algunas regiones, pero a su vez, se están empobreciendo otras. Tal es el caso del sur de México y los países centroamericanos.

El resultado es que hay gente que simplemente ya no aguanta las condiciones de pobreza e inseguridad, y tienen que migrar. Que, por cierto, el migrante no solo es aquel que viene de otro país, también lo es quien se desplaza dentro del país. Como los que vienen del centro sur de México en busca de mejores oportunidades.

Por último, quiero concluir con que, en ese tenor, el juarense es estrictamente un migrante. Porque es raro aquel que provenga de una familia que al menos, tenga tres generaciones viviendo en esta ciudad. Por ello, es difícil hablar de una identidad juarense, que además es fronteriza.

Dentro de unos días en el campus de IIT-IADA de la UACJ y en el Centro Municipal de Artes (CMA), se llevarán a cabo grandes festejos por el Día de Muertos, una tradición que no es norteña, pero que fue traída por las oleadas de migrantes connacionales que han llegado a estas tierras por décadas.

Pues eso, es el fenómeno migratorio.

Deja un comentario:
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.

 

You must be logged in to post a comment Login