La Novena Sinfonía

By on 21/11/2017
Guillermo Chavez Lic. Guillermo Chávez

Kant, Napoleon, Schiller, Beethoven, Platón.

Únicamente los hombres extraordinarios tienen el genio de arrancar los secretos de la naturaleza con un delicado y sumiso diálogo. Transformando esos misterios en creaciones geniales y en obras artísticas destinadas al entendimiento de los enigmas de la naturaleza; el resto de la humanidad, carece de la capacidad para comprender el significado de estos arcanos. Es por esta causa, que las creaciones y las obras resumen la explicación generosa del pensamiento que representa la idea percibida por el individuo en el dialogo con la naturaleza.

Si estimando, que es suficiente la explicación realizada por un solo individuo excepcional, de un misterio de la naturaleza, para que ilumine y oriente a la humanidad en la oscuridad del desconocimiento de ese mismo secreto. Es aún más, considerar descomunal la interpretación y excepcional el esclarecimiento desarrollado por varios individuos excepcionales generadores de claridad a la oscuridad del hombre en un enigma de la naturaleza.

Uno de los símbolos que decoran los templos de las antiguas escuelas del conocimiento que se conservan en la actualidad es la Cadena de la Unión que rodea el templo a semejanza del Universo, para significar que cada uno de los eslabones es una obra artística o una creación genial del hombre que han iluminado y orientado el camino de la humanidad a través de la historia: Un eslabón aislado es inútil y estéril, es menester la unión de los eslabones para que cada uno sea útil, fértil y benéfico a la humanidad.

Seguro de la injusticia de la elección, porque es arbitraria, y de la indigencia personal para escribir, jamás será lo suficiente acertado, en relación a la creación genial de carácter universal. Sin embargo, es un crimen dejar de citar, a manera de ejemplo en este trabajo, una obra artística: La Novena Sinfonía de Beethoven.

A principios del siglo XIX, Beethoven, en el ocaso de su vida, concluye su genial obra: La Novena Sinfonía. Creación que le ocupó toda su existencia. Inspirado en las conquistas militares y políticas del militar más brillante de todos los tiempos: Napoleón Bonaparte; a quien considera capaz de realizar la forma de Estado y de gobierno que establece Platón en su obra La Republica; Beethoven, compartía los sentimientos humanistas y fraternales con Schiller, adaptó el Himno a la Alegría, poema compuesto por Schiller en el siglo XVIII, incluyéndolo en el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía. La esencia y la necesidad del principio de Fraternidad se desarrolla en el Himno a la Alegría o Novena Sinfonía de igual manera en que Kant desenvuelve el concepto de Moral en la obra titulada Critica a la Razón Pura cuando al final pronuncia esta hermosa sentencia: “Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mi”.

La Novena Sinfonía es de carácter Universal: Todos los pueblos de la tierra, en cualquier época, adoptan la letra del Himno a la Alegría como propio. Los alemanes manifiestan que el poema de la Fraternidad esta dedicados a ellos en la búsqueda de la supremacía de la raza; los rusos dicen que la Novena Sinfonía se refiere a la Fraternidad de los camaradas comunistas o socialistas; los americanos, reconocen que se indica en el Himno a la Alegría a la fraternidad del capitalismo. Así, en cada rincón de la tierra, donde existe una comunidad de hombres organizada, reclaman la Fraternidad que alude la Novena Sinfonía y la letra del Himno a la Alegría como propia.

Para concluir: El instinto o la naturaleza domina y esclaviza al individuo; la debilidad de este y el poder de aquella impide una correcta comunicación y se establece un clima de hostilidad mutua: el hombre agrede a la naturaleza; la naturaleza es indiferente para con el hombre.

Es necesario el dialogo suave y sumiso del hombre con la naturaleza, solo de esta manera el hombre podrá arrancarle los secretos para conocerla y dominarla dignamente.

Solamente los hombres extraordinarios son capaces de arrancarle a la naturaleza los secretos y depositarlos en las creaciones geniales y obras artísticas, con el objeto de que la humanidad las examine y obtenga el conocimiento que encierran en beneficio de la humanidad.

Es así, que los genios de Kant, Napoleón, Schiller, Beethoven y Platón forman la Cadena de la Unión en la Novena Sinfonía, propagando la claridad y el resplandor de los principios universales de Fraternidad y Moral en las tinieblas y oscuridad que hoy tienen cautiva a la humanidad.

Es cuanto ¡un abrazo fraterno!

Deja un comentario:

You must be logged in to post a comment Login