La Historia de los Bajos Salarios de América Latina

By on 05/12/2018
Lic. Nancy Carbajal

Quizá esta no se la primera, ni la última ocasión en la que escriba sobre la situación salarial de América Latina, y especialmente para el caso mexicano. Sin embargo, cada vez que escribo del tema es debido a que salió un nuevo indicador o una nueva lectura que fortalece las posibles acciones que se deben tomar para mejorar la situación salarial actual.

En esta ocasión, retomare los resultados del informe presentado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el cual afirma que los salarios en América Latina aumentaron en el último año, sin embargo, dicho aumento es mínimo.

En la última década, el incremento anual promedio de salarios en América Latina ha sido del 0,9 %, según las estimaciones de la OIT. A nivel mundial, el informe revela que el crecimiento de los salarios fue el año pasado el más bajo desde 2008 y muy inferior a los niveles previos a la crisis económica que estalló hace una década.

De 2016 a 2017, los salarios en Panamá crecieron 6%, en Nicaragua 4%, en México y Brasil 2%, mientras que, en Honduras y Guatemala el salario decreció 5.4 y 5.2% respectivamente.

Según las estadísticas procedentes de 134 países, los analistas de la OIT determinaron que el crecimiento real del salario fue de 1,8 % en 2017, frente a un 2,4 % en 2016. Esta tendencia se ha traducido en estancamiento de la actividad económica y menor bienestar.

Recientemente, uno de los temas principales en América Latina es el fenómeno migratorio, especialmente de países en crisis como Guatemala, Honduras y Venezuela, sin embargo, la migración es resultado de la necesidad de las familias para obtener recursos suficientes para vivir dignamente, sus países, tienen una economía tan decaída y poco productiva que ya no sólo son incapaces de elevar los salarios, sino generar un salario mínimo.

En el caso mexicano hay altas expectativas ante el nuevo gobierno, sin embargo, el aumento salarial no sólo depende de la bueno voluntad de los gobiernos y las empresas, sino también del desempeño general de la economía y la productividad. En términos económicos no sólo se trata de hablar de mas salarios, sino que, se debe analizar el efecto sobre la inflación, si más salarios no reducirá el empleo y además y prioritario, que el salario sea mínimo suficiente para cubrir la canasta básica, tanto alimentaria como no alimentaria.

Como fuerza laboral debemos esforzarnos, ser creativos y más productivos, siempre pensando que una economía (una empresa) más dinámica y con utilidades, será capaz de brindarnos mayores beneficios como trabajadores.

Deja un comentario:
Nancy Carbajal
Columnista • Economista

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.

You must be logged in to post a comment Login