Huachicol, el gran robo a la Nación

By on 08/01/2019
Lic. Raúl Sabido

Un negocio de 60 mil millones de pesos al año no es fácil ocultarlo, mucho menos operarse con una mínima estructura y tratándose de un negocio ilegal, y de origen en el robo, es mucho menos posible hacerlo si no hay toda una estructura y logística de operación, supervisión, control y una infraestructura financiera eficiente para operar, administrar y distribuir los recursos para lograrlo y gratificar a todos los involucrados, 60 mil millones al año obliga necesariamente a una red muy amplia de complicidades y a una estructura paralela de comercialización de lo robado.

Aparte de la estructura de operación, supervisión y control se requiere otra estructura de “ocultamiento” de las labores de sustraer el producto que se van a robar, se tiene que tener una fuerte estructura operativa para el ocultamiento de las actividades y todo ello requiere dinero para complicidades, no es un negocio de complicidad de obreros y empleados, es un negocio de complicidades directivas y gerenciales, es un negocio de involucramiento de empresas comerciales y empresarios.

Es de tal magnitud el negocio que debemos pensar que por supuesto no puede pasar desapercibido por las altas autoridades políticas, judiciales y policiales de los estados líderes del robo de combustible, es necesaria la participación de los Gobernadores y los liderazgos políticos de los estados que lideraron el robo, nada se mueve en un estado si no lo conoce el gobernador y sus sistemas de inteligencia y policía, si fuera el caso, el desconocimiento, créame que entonces el gobernador su policía son unos ineptos, pudiera ser válido si el gobernador, y tal vez la policía, de esos estados no pudieran conocer el robo hormiga efectuado directamente en los ductos y, digo tal vez la policía, por que ella vive precisamente de esos “hormigueos” del robo de combustibles, la policías locales saben quienes roban combustible y donde lo venden, increíble sería que no lo supieran, esas son las migajas del negocio que les toca.

Las complicidades políticas no solo son por el robo sino también por la comercialización de lo robado, en el robo están involucrados obreros, chóferes, empleados gerentes, directores y consejo de Administración de PEMEX y en la comercialización están involucrados Gerentes y Directores de PEMEX, Gobernadores y Empresarios gasolineros y en ambos lados del robo por supuesto el STPRM desde su liderazgo hasta los seccionales.

Se necesita ser muy bruto para que en la información financiera que le presentaban al Consejo de Administración de PEMEX los integrantes no se dieran cuenta de ese hueco de recursos e inventarios que estarían botando como faltante o muy ineptos si se los desviaron por algún otro concepto contable, (lo tenían registrado y no se percataron de ello) no pudo ser tan ciego el Consejo de Administración de PEMEX ante tal latrocinio en sus estados financieros, no oler la “porquería” es solo consecuencia de que estás impregnado de ella.

Las consecuencias de poner un alto a este gigantesco robo a la nación ha sido el desabasto de combustible en algunas ciudades y estados del país, un desabasto provocado con inteligencia ya que ha puesto al descubierto a todos aquellos empresarios gasolineros que sus ventas en sus gasolineras provenían del HUACHICOL ya que PEMEX les surtió sus promedios de compra a la empresa y con esos promedios por supuesto dejaron de surtir a sus clientes porque no les alcanzó el inventario, la diferencia entre el promedio surtido por PEMEX y su desabasto es precisamente la cantidad de HUACHICOL que compraban a las bandas de ladrones de PEMEX, se les acabó el inventario legal y como no era su real necesidad de suministro se vieron en la necesidad de suspender sus actividades, dando origen a la percepción de DESABASTO y el arranque de la campaña en contra de las medidas del Gobierno Federal, culpandolo del desabasto.

Hoy el gobierno de México tiene la radiografía muy clara de quienes de todos sus distribuidores PEMEX son los que compraban HUACHICOL y el hecho no para solo ahí, sino que también el Gobierno de México hoy sabe quienes estaban comprando facturas falsas para cubrir sus compras de HUACHICOL y por ende recuperar IVA ficticio que no habían generado nunca porque el HUACHICOL se vendía sin factura y en efectivo o transferencia bancaria, acreditaban un IVA que no habían generado incluso lo reclamaban como devolución o lo acreditaban algunos por medio de la consolidación fiscal.

El negocio del robo de combustibles conlleva a la evasión y simulación fiscal.

El gobierno de México tiene que actuar con toda firmeza en contra de toda esta red de ladrones huachicoleros y dejar el antecedente de que se acabó el negocio, caiga quien caiga.

Los estados con mayor ROBO combustible son: Puebla, Hidalgo, Guanajuato, Jalisco, Michoacán y el Estado de México.

Los Estados con mayor DESABASTO de gasolinas fueron: Guanajuato, Puebla, Michoacán, Hidalgo, Jalisco y Estado de México.

Podemos entender hoy la razón y el objetivo ante las decisiones del Gobierno de México para aniquilar el HUACHICOLEO, el gran robo a despoblado de la nación.

Nada es circunstancial todo tiene un porqué y un propósito, se descubrió a los empresarios ladrones de combustible, los gasolineros que se beneficiaron con el robo a la nación están totalmente al descubierto, todos ellos son los que presentaron desabasto en sus gasolineras.

Deja un comentario:

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.

You must be logged in to post a comment Login