El IMSS responsabilidad Tripartita

By on 20/11/2018
Lic. Raúl Sabido

Hemos sido tan despreocupados, y desparpajados, sobre nuestra propia seguridad social que ante los intentos pasados de los neoliberales, tanto de PRI como de PAN, por ir desapareciendo al IMSS que hemos permanecido en un estado catatónico manifestando actitudes de acuerdo a como nos vaya en la relación IMSS – Derechohabiente, incluso se llega a la esquizofrenia cuando la afectación por los servicios del IMSS nos afectan en forma directa y contundente, manifestando en ocasiones bipolaridad en esa relación con el instituto.

Es por nuestra individual actitud hacia el IMSS que hemos dejado que hagan con Instituto lo que les venga en gana y, por supuesto, repercutiendo en la calidad del servicio que están más que obligados a prestarnos porque pagamos por ello, en la calidad de las instalaciones de clínicas y hospitales y la calidad en el personal que nos atiende en todos los niveles de la medicina en clínica, hospitalaria y administración.

El IMSS es para los mexicanos que laboran, y en edad de retiro, una institución sumamente necesaria por los altísimos costos de hospitales y medicina privada, nadie, absolutamente nadie que no tenga una situación económica más que desahogada en exceso, o quien tenga el privilegio de los gastos médicos, individuales o colectivos, puede decir que no requiere del IMSS, es suicida pensar en “yo no necesito el IMSS”, tan suicida es que esos seguros tienen vigencia y cuando terminan, y existe un enfermedad, es brutal enfrentarse a la realidad, el IMSS.

Una enfermedad sin gastos médicos puede acabar con un patrimonio, una enfermedad de quien en la familia genera el dinero acaba con el patrimonio y deja, en el mejor de los casos, limitado o agotado a quien la padece, entre más años de vida se alcance muchos más costoso se convierte el seguro de gastos médicos, entre más años de vida se alcance menos posibilidades laborales se obtienen, entre más años de vida se alcancen es impactante enfrentarse a su realidad de seguridad social.

Enfrentarte a la realidad del costo de un seguro de vida y un seguro de gastos médicos mayores que en la curva de productividad personal se cubría con facilidad pero, en la curva descendente de la vida el costo de esos seguros se va dificultando hasta llegar a la imposibilidad de pagarlos, así es la vida y así se llega, a querer y no aceptarlo es la realidad de la mayoría, salvo excepciones por supuesto, negarlo es soberbia y enfrentarlo es traumático.

Pues bien, creo que llegó el momento de actuar en conciencia sobre nuestra seguridad social, de prestarle atención al IMSS y ser parte todos de las soluciones que tenemos que pedir que den para mejora del instituto porque dejarlas a la administración o al gobierno es como esperar que te saques la lotería en un país donde la lotería como tal no existe y aun así te la venden, y tu la compras.

Veamos un ejemplo real y a la vista de todos, vas a una clínica IMSS y ves orden, limpieza, atención, disponibilidad, amabilidad, baños limpios, pintada y por necesidad te envían a otra clínica y es todo lo contrario, es sucia, apestosa, con muy poca disponibilidad, la atención menos a la mínima, baños apestosos, sucios descuidados, destruidos, pintura deteriorada y por lo tanto es necesario preguntarse ¿Por qué la diferencia si es el mismo instituto? Y no hablo de equipo, ni material en esta ocasión.

Me di a la tarea de investigar, por petición de un amigo entrañable que enfrentó la realidad IMSS, en dos clínicas que me di a la tarea de constatar, pregunte, platique, revisé, leí y encontré que a las clínicas como hospitales tienen su presupuesto y las administraciones de cada una de ellas es quien lo ejerce.

¿Entonces dónde está la diferencia?, la diferencia esta en la cabeza de cada una de ellas, en los Directores de Clínica, la diferencia es la calidad de Dirección, de Supervisión, de control, de liderazgo.

La diferencia está en la calidad de Directores y tan es así que cada uno refleja en su clínica lo que realmente es en su persona, ni duda cabe le comentaba a mi amigo.

En nuestras manos está hacer que los que ejercen la administración y el servicio en el Instituto hagan su trabajo como debe de ser, tenemos todo el derecho de increpar a las administraciones de las clínicas sobre el estado de ellas, de los hospitales, del servicio, tenemos que comenzar hacer nuestra tarea porque nadie la va hacer por nosotros y si no nos ponemos en marcha nuestro instituto tiene a ser subrogado en todos sus servicios para beneficio de los hospitales de medicina privada, y ya comenzaron, eso agotará más los recursos del Seguro Social, el problema no es que subroguen, el problema es que están dejando deteriorar para subrogar.

Tenemos que tener presente que la atención y el servicio del IMSS por las enfermedades crónico degenerativas las tiene en perspectiva de desaparecerlas, de cancelar esa atención médica, medicinas y servicio hospitalario a quienes padezcan de esas enfermedades, y ya lo manifestaron, ya sondearon su proyecto el instituto, pero se les atravesaron 31 millones de votos que piden un cambio y eso detendrá el deterioro del IMSS, la privatización del IMSS.

Desarrollemos una hipótesis neoliberal que querían aplicar, quitar el servicio a esas enfermedades traería como consecuencia que el índice de muertes como consecuencia de ello se eleven significativamente y los años de vida se acorten, como consecuencia de ello repercute en menos costos por la atención de enfermos y “viejitos”… Esa era la ecuación de saneamiento neoliberal del IMSS.

Al hacerse más “vieja” (año 2050) la población mexicana más crece el gasto de seguridad social por ello, pero también decrece el ingreso al instituto por el decremento de la población joven (inicio 2030) y activamente aportante de los recursos para el sostenimiento de todo el sistema de salud del IMSS.

Complejo el panorama para todos, dejamos y abusaron, las consecuencias a la vista, estamos obligados con nuestra actitud participativa desde nuestro contacto con el Instituto.

El nuevo gobierno tiene un gran reto en lo referente a salud de la población pero nada podrá funcionar si continúan los mismos dentro del IMSS que hasta hoy están porque son ellos, y nada más que ellos, los que han cumplido cabalmente con su tarea de destruir al instituto, nada tienen que aportar, nada tienen que hacer dentro del IMSS, toda su apatía, sumisión y complicidad con los neoliberales está arraigada en su cinismo y inhumanidad hacia los derechohabientes del IMSS.

Tendrá que haber una depuración de mandos altos hospitalarios y de administración por cómplices, corruptos y sumisos, bandidos de la medicina social, la MAFIA BLANCA de los pobres.

Deja un comentario:

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.

You must be logged in to post a comment Login