Chihuahua rechaza el aborto

By on 27/10/2018
Lic. Héctor Molinar Apodaca

Los derechos humanos definitivamente han transformado a la sociedad. Siendo un tema relevante, pero a la vez natural porque son inherentes a la condición humana, la reglamentación de los mismos a través de normas jurídicas nos invaden con diversas interpretaciones y lluvia de ideas.

Podemos analizar todos los temas que nos interesan socialmente y seguramente entraremos en la gran disputa de razonamientos encontrados. Temas que son de actualidad y que por ser tan controvertidos aún no se han legislado. Como el aborto, y el matrimonio igualitario.

En todos entra el tema de la dignidad humana. La finalidad de los derechos humanos es la libertad absoluta, para que toda persona en forma individual, viva como quiera hacerlo, siempre y que no perturbe a los demás. Y ahí es donde nos topamos con la realidad. Porque para lograr superar barreras legales, se han constituido grupos y comunidades, con la finalidad de establecer acuerdos con las autoridades, para lograr objetivos basados en los principios denominados derechos humanos y que algunos incomodan a la costumbre, a la cultura, a la religión y la moral desde la perspectiva individual y colectiva, según el enfoque, lugar, tiempo y época determinada.

En esta ocasión volveré al tema del “aborto”, porque siguen insistiendo los grupos feministas y algunos legisladores, principalmente del partido MORENA, en despenalizar el aborto como en la ciudad de México, que ya es legal hasta las doce semanas de gestación. A nivel federal sigue siendo un delito. Se trata de reformar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para introducir en la misma “el derecho de la autodeterminación de las mujeres sobre su cuerpo y su vida”.

Sin entrar en el tema de las excluyentes que justifican de alguna manera el aborto, tales como la mujer que fue violada, o que está en peligro su vida; sin duda el aborto se practica por la falta de información, sensibilidad, orientación sexual adecuada y el apoyo económico y servicio médico durante su embarazo. Según datos de Pro Vida, La mujer que trata de abortar lo hace por necesidad por falta de recursos para sostener a su hijo; o por infidelidad, pues mujeres que estando casadas o en concubinato recurren al aborto para no verse descubiertas; o por ignorancia sobre las consecuencias psicológicas, que posteriormente resultan mayor problema en el desarrollo de vida de la mujer. En todos los casos se ignora la postura del padre que lo engendra. Pues también existen datos importantes sobre hombres que desean quedarse con su hijo, antes de ser abortado.

Jurídicamente es una violación constitucional legalizar el aborto. En el Decreto por el que se declaran reformados los artículos 30, 32 y 37 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, publicado el día jueves 20 de marzo de 1997, y que entró en vigor en el año 1998, se establece con claridad que se aplica a la nacionalidad mexicana, a los nacidos o concebidos durante su vigencia. El artículo 30 constitucional, no define la palabra nacimiento; de tal forma que el artículo tercero Transitorio, integra a ese término el significado de “concebido””. Esto se advierte no sólo del texto aislado de ese precepto, sino de los antecedentes de la reforma que lo originó y, de donde es claro que el Constituyente permanente otorgó la nacionalidad al concebido quedando de manifiesto que los dictámenes se refieren al concebido, como mexicano por nacimiento. Concebir significa “dar existencia a un nuevo ser por medio de la fecundación”.

El aborto no es un derecho, pues la vida del embrión al inicio, luego del feto y finalmente ya como ser humano cuando nace tampoco le pertenece a la madre. Es un individuo que ya es protegido por las leyes morales, religiosas y las jurídicas, así pues el artículo 1° de la Convención sobre Derechos del Niño, ha sido interpretado en conjunción con el párrafo noveno de su preámbulo, el cual forma parte del texto de ese instrumento, en términos del artículo 31 de la Convención de Viena, y que establece: que el niño por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales, incluso, la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento. Además dicho párrafo noveno, fue a consecuencia de la propuesta de Senegal y Malta, para que en la definición de niño del artículo 1°, se incluyera expresamente al concebido, razón por la cual ha de entenderse que la protección que brinda esa Convención, es a partir de la concepción.

Afortunadamente en el Estado de Chihuahua, el Congreso del Estado se impuso a favor de la vida y no aprobó la despenalización del aborto. Aunque como lo pidió Muñoz Ledo, que se le dé una disfrazada al término del aborto, para formularla de otra manera, pero que signifique lo mismo; será difícil que se pase por encima de la mayoría, que es a quien finalmente deben rendir cuentas los diputados.

Deja un comentario:
Héctor Molinar Apodaca

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.

You must be logged in to post a comment Login