Moda Vaquera

By on 30/09/2016

Por Yanet Cuellar.

“Un buen beso sabe mejor, bajo la sombra de un vaquero.”

–Frases vaqueras.

La moda vaquera está basada en el atuendo de trabajo de los pioneros americanos que estuvo en ‘boga’ a finales de los sesenta. A finales de los noventa volvió a subirse a las pasarelas… pero, ¿en qué consiste?, se basa en el uso de prendas de vestir como ‘tejanos’ o ‘gauchos’ (vaqueros), camisa de algodón a cuadros, botas de tacón grueso en cuero repujado, ‘bandana’ (pañuelo de tela, que va atado alrededor de la cabeza o alrededor del cuello), puede incluir ponchos (abrigo tradicional de América del Sur que cuenta con una abertura en su parte central para que la persona introduzca su cabeza) y chaqueta de cuero con flecos.

Sin embargo, para conocer el origen de la prenda distintiva de este atuendo los ‘jeans’ como los conocemos en la actualidad, debemos remontarnos a la Edad Media: el pantalón de mezclilla o ‘jean’ tienen su origen en la Ciudad de Nimes (Francia), donde se desarrolló un tejido especial de algodón muy resistente que al principio se empleaba para la elaboración de tiendas de campaña, toldos, lonas y velas para barco. El tejido de Nimes se hizo muy popular por su durabilidad y comenzó a ser requerido por mercaderes de diversas ciudades de Europa. Los primeros pantalones fueron confeccionados con la loneta de color marrón, posteriormente comerciantes genoveses lograron teñir las telas con pigmento azul, extraído de una leguminosa (Indigofera tinctorica), procedente de Java y de India, que fue patentado por Strauss (con su nombre) en 1873.

En Estados Unidos la historia del ‘jeans’ se remonta al siglo XIX, para ser precisos en el año 1853, durante la época de la fiebre del oro en las minas de la zona oeste de E.E.U.U., cuando un comerciante alemán de nombre Lévi Strauss, decidió instalarse en san Francisco (California), con el fin de de abrir un local para vender tiendas de campaña a los mineros. Allí descubrió que los ‘buscadores de tesoros’ tenían un problema con sus pantalones: lo que cargaban en sus bolsillos hacían que se rompieran constantemente. Strauss aprovechó y diseño un ‘overol’ a la cintura de color marrón y es así como nacen los primeros ‘jeans’, lo suficientemente fuertes como para aguantar los rigores de aquel trabajo extremo.

Los ‘blue jeans’ (pantalones sencillos, amplios, con tirantes), inspiraron a Lévi Strauss y a Jacob Davis a registrarlos como marca, desde entonces su fabricación ha sido con tela de algodón resistente al uso, a partir de entonces entraron a formar parte de las costumbres de los norteamericanos y del resto del mundo.