El Origen de las Orquestas

By on 26/02/2016

La palabra orquesta procede del griego, “orchesta” y significa lugar para danzar.

Alrededor del siglo V a. c., cuando las representaciones se efectuaban en teatros al aire libre, donde en Roma se llamaban anfiteatros. Frente del área principal de actuación había un espacio para los cantantes, bailarines e instrumentos. Este espacio era llamado orquesta.

Como todos los grandes inventos y descubrimientos del hombre, la música, entendiéndola como tal, como una sucesión organizada de sonidos, necesitó de muchos siglos para adquirir su desarrollo completo. Así se empezaron a crear también los instrumentos que servirían para ejecutar esa música; instrumentos que, si bien eran también primitivos, fueron la base para la construcción de los sofisticados y complejos instrumentos actuales. Los podemos ver reunidos, a casi todos, en la máxima organización musical de los tiempos modernos la ORQUESTA SINFÓNICA.

El antecedente inmediato a la orquesta sinfónica lo tenemos en las pequeñas orquestas y grupos que se formaban en el siglo XV, época en la cual tiene lugar el inicio del llamado “clásico”. En él, cobraron auge los grupos que no sobrepasaban los veinte integrantes y otros más pequeños que se formaban por indicaciones de los nobles a los que servían los compositores y en cuyas cámaras se interpretaba la música que para ese fin componían. De esta afortunada época queda la enorme producción de Johann Christian Bach, Franz Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart, entre muchos otros.

La necesidad de un instrumento sonoro más grande y más variado que los grupos de cámara del siglo XV se da con la llegada del XIX, en el que tiene lugar una de las transformaciones más grandes e importantes, tanto en la música como en las demás artes, resultado, entre otras cosas, de la Revolución Industrial, y que la historia ha registrado como “romanticismo”.

A partir de Beethoven, el último clásico y el primer romántico, la orquesta sinfónica empieza a crecer, tanto en nuevos instrumentos como en nuevos lenguajes musicales; podría decirse que desde entonces, con algunos agregados posteriores, ésta adquirió las características actuales.