El uso de móviles atraen accidentes.

By on Noviembre 18, 2016

Los fallecidos en accidentes de tráfico empiezan a aumentar en algunos países durante los últimos años por culpa del incremento del uso del teléfono móvil mientras conducimos.

Un estudio norteamericano ha alertado de un repunte en el número de muertos en carretera por culpa del uso de los smartphones, sobre todo entre los más jóvenes.

Son dos años ya los que en Estados Unidos llevan de subida de muertos en accidentes de tráfico y la cifra iguala a la de 2009, poco después de que empezaran a popularizarse las aplicaciones.

Los usuarios entienden que el uso del terminal en el coche no es un problema tan grave, algo a lo que ayuda la existencia de interfaces como CarPlay de Apple o Android Auto de Google.

Menos muertos, pero mas víctimas
En España la DGT informa que la cuarta parte de los accidentes y el 35% de las victimas mortales de los mismos se deben a una distracción, y la primera de la lista es el smartphone. Es importante diferenciar entre el número de muertos y el de víctimas ya que si bien el primero baja gracias a las mejoras en la tecnología de los vehículos y el uso de elementos como el cinturón de seguridad, el segundo sube.

Conducir y usar el móvil de forma simultánea no es buena idea
Hace tres años la DGT de aquel país publicó un informe en el que indicaba que usar el móvil, u otros aparatos, mientras conducíamos, podía incrementar las posibilidades de un accidente en un 400%. Si lo que hacemos es escribir no multiplicamos por 4 el peligro, sino por 23.

El manejo de estos dispositivos eran comparados con la ingesta de sustancias como drogas o alcohol en tanto que merman nuestra capacidad de respuesta y aumentan las probabilidades de un accidente.

Siempre que sea posible es mejor usar el móvil con el vehículo parado y si lo queremos tener delante lo mejor es evitar distracciones teniendo simplemente lo esencial, con aplicaciones como Android Auto.

Cifras que dan miedo
Muchas veces no somos conscientes del peligro de usar un móvil y aunque lo sepamos, no actuamos en consecuencia.

  • Un 25% de los accidentes y un 35% de las víctimas mortales se deben a una distracción y el móvil es la primera.
  • Mientras hablamos por el móvil no vemos un 50% de las señales de tráfico.
  • Marcar un número de teléfono es como cerrar los ojos durante 420 metros. Escribir, como hacerlo 660 metros.
  • Si hablamos multiplicamos por 4 nuestras posibilidades de morir. Si escribimos, por 23.
  • Casi un 50% de los jóvenes escriben mientras conducen.
  • Casi el 100% de los conductores sabe que usar el móvil es peligroso. Un 25% lo usa.

Los peatones también tienen la culpa
Siempre que pensamos en accidentes de tráfico pensamos en el vehículo que lo causa y en la persona que lo controla. Sin embargo, cuando un peatón se ve implicado a veces es también el causante del accidente.

En España hay datos pormenorizados desde el año 2011 hasta 2013 y según la DGT la cifra de peatones responsables de accidentes sube poco a poco.

  • 2011: 2707
  • 2012: 2778
  • 2013: 3093

El aumento del uso del móvil mientras vamos caminando podría ser uno de los motivos y es que las distracciones son peligrosas no sólo si vamos conduciendo, también si nos vamos moviendo sin estar atentos a nuestro entorno.

Semáforos para peatones distraídos
Es por ello que noticias como la instalación de un semáforo pensado para peatones que van distraídos por elementos como el móvil no es algo extraño.

En Sant Cugat del Vallés han instalado semáforo en el suelo de una calzada, pensado para los que van usando su teléfono móvil. La idea es simple, se instalan tres franjas de LEDs que cambia de rojo a verde a la vez que la señalización tradicional pero que al estar en el suelo permanecen en el campo de visión si usamos el móvil.

Por todo esto cualquier tipo de concienciación está bien, y la Dirección General de Tráfico, allá en España, se ha centrado más de una vez en el problema de las distracciones al volante, siendo como ya hemos comentado el móvil la primera de la lista en número de afectados.

Otras tecnologías como el Autopilot de Tesla influyen en la sensación de seguridad y es que, por el momento, el coche no deja de ser dependiente del conductor, por muy avanzado que esté.