Una oportunidad para reflexionar y actuar

By on 08/02/2017

El 4 de febrero fue el día Mundial contra el cáncer, día donde, además de reconocer el peso social, económico y emocional que tiene la enfermedad a nivel internacional, busca motivar cambios en nuestros estilos de vida y actitudes hacia la enfermedad.

A nivel mundial, el cáncer es una de las enfermedades con mayor incidencia. La International Agency for Research on Cancer afirma que, en el 2012, existieron aproximadamente 14 millones de casos nuevos, 8.2 millones de defunciones y 32.6 millones de sobrevivientes al cáncer -en otras palabras, que han pasado más de cinco años libres de la enfermedad-.

Es necesario comentar que un gran porcentaje de los casos de cáncer se atiende en etapas tardías, esto quiere decir que la enfermedad presenta un avance que disminuye las posibilidades de curación; lamentablemente estos casos se ven reflejados en las altas cifras de mortalidad.

Esta enfermedad puede presentarse en cualquier parte del organismo. Hasta la fecha se han identificado más de 100 tipos de cáncer, los cuales se pueden después dividir por etapas. Según la OMS, los tipos de cáncer que se han diagnosticado con mayor frecuencia durante el 2012 son el cáncer de pulmón, hígado, estómago, colon y recto, mama y esófago.

Desde hace algunos años se prevé que las cifras de personas que padezcan la enfermedad aumente hasta un 70%. Este aumento se dará paulatinamente, reflejando un impacto en nuestro sistema de salud, nuestra economía y sociedad. Algo que destacar, es que, gracias a los avances en los tratamientos, se han aumentado los índices de personas que sobreviven la enfermedad; por ejemplo, el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia estima que en México el porcentaje de personas sobrevivientes es del 56%.

La incidencia del cáncer está en aumento, es por eso que reconozcamos la importancia de involucrarnos, de informarnos y de actuar. Como cuidadores, podemos informarnos sobre como acompañar a nuestro familiar o amigo que está pasando por la enfermedad; así como conocer las acciones para aligerar nuestro propio proceso como cuidadores.

Para los pacientes, es indispensable conocer sobre nuestro diagnóstico, nuestro tratamiento y sus efectos secundarios; de esta manera, podremos tomar decisiones informadas y sabremos cómo cuidar nuestra salud durante y después del tratamiento.

Para la sociedad en general, es necesario reconocer el valor de la detección oportuna y la disminución de riesgos. Cuando el cáncer se detecta en etapas tempranas, se aumentan las probabilidades de curación. La Organización Mundial de la Salud señala que la curación se liga directamente a la detección temprana y al tratamiento.

Es importante que las asociaciones, hospitales y personal médico identifiquen las acciones de detección oportuna, y las acciones de orientación al paciente.

Esta semana tuve la oportunidad de compartir algunos de estos datos con alumnos de la Universidad Autónoma de Cd. Juárez. Al pasar a la ronda de preguntas y respuestas, uno de los asistentes me hizo una pregunta que nunca me habían realizado; me preguntó si entre toda la experiencia de haber tenido cáncer, yo había encontrado algo positivo.

La respuesta es sí. El cáncer me ha dado la oportunidad de reflexionar y actuar; atreverme a informarme para promover una detección oportuna y un trato digno para las personas con cáncer.

No esperemos vivir la enfermedad de primera mano; aprovechemos los días como el 4 de febrero para conocer como el cáncer impacta en nuestro país y en nuestras vidas, y hagamos algo al respecto.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.