¿Soy así porque tengo una herida de rechazo o abandono?

By on 19/08/2013

Hoy en día nuestra vida muchas veces se convierte en una búsqueda continua y desgastante de reconocimiento y aceptación, esto puede ser por una herida profunda de abandono o de rechazo y aunque es más doloroso el rechazo que el abandono ambos duelen y marcan nuestra vida emocional.

El rechazo es no quiero tenerte y el abandono es no puedo tenerte y en los dos implica un duelo, una separación, una perdida pero desde dos perspectivas distintas, es por eso que la herida profunda de rechazo debilita más nuestra estima y el cómo nos conducimos en este mundo, en las relaciones con los demás y en nuestra vida en pareja.

Existen dos tipos de rechazo según el psicólogo Stamateas:

1.-El rechazo directo.- que es cuando te lo manifiestan abiertamente “no te quiero”, “no vales”, “ no me interesas”, “yo quería tener un hijo en lugar de una hija”, “me arruinaste la vida” etc.

2.-El rechazo indirecto o sutil.- Es por ejemplo cuando un Padre muere y uno lo vive como un rechazo, la sobreprotección en los hijos porque el mensaje que les estamos transmitiendo es, como tú eres un inútil y no sabes hacer nada necesitamos nosotros hacerlo por ti. Y esos mensajes indirectos van a abrirán una herida de rechazo.

Algunas características de las personas estancadas en el rechazo:

*Les molesta que las demás personas sean reconocidas

*Rechazan a los demás, porque muchas veces su mecanismo interno les dice “tengo que rechazar antes de que me rechacen”

*Búsqueda incansable de aprobación, de liderazgo, de poder de recibir el aplauso de los demás.

*La codependencia, la gente sumisa que a todo dicen si, vamos, yo voy , yo lo hago; muchas mujeres que han sido rechazadas por su Papa se convierten en mamá de sus parejas, tienen el “complejo de Wendy” los sobreprotegen, les dan lo mejor, los atienden perfectamente hasta que Piter Pan las engaña con otra.

*La idealización en la pareja, idealizan demasiado al otro y tienen mucho miedo de romper un vinculo porque es vivido como un rechazo.

Y que podemos hacer para sanar esa herida de rechazo?

1.-Cambiar la palabra rechazo por deseo, es decir quitarle la gravedad. No es que me haya rechazado simplemente su deseo era otro.

2.-Saber que siempre va haber gente que nos va a rechazar hagamos lo que hagamos, por más que nos esforcemos, que demos lo mejor, que nos portemos excelente. En un grupo de 10 personas van a existir personas que nos aman, personas que nos rechazan, que nos admiran y que hablan mal de nosotros, así que teniendo claro este punto y aceptándolo vamos a sufrir menos.

3.-hablar, provocar el dialogo, recordemos que nos sanamos hablando y enfrentando los que nos causa enojo y dolor para quitarle poder y seguir adelante.

4.-Hay heridas que solo con la ayuda de nuestro Padre Celestial podemos sanar, así que recurrir a El que el siempre está esperando para platicar con nosotros, sanar nuestras heridas y llenarnos de profunda Paz.

Bendiciones

 

Arlyn López

Facebook Una vida mejor con Arlyn López

Email: arlenealo@hotmail.com

 

Arlyn López
Terapeuta, Columnista y Conferencista. | arlenealo@hotmail.com | | + artículos

Exitosa conductora y productora de los segmentos “Una Vida Mejor" que se transmiten por Radio Net 1490 a.m. en la frontera Juárez / El Paso / Las Cruces.
Colaboradora del programa internacional de radio "Por el Placer de Vivir" del Dr. César Lozano.