Salvar al campo mexicano para salvar a México

By on 03/05/2018
Dr. Benjamín Carrera Chávez

En días pasados tuve la oportunidad de ser parte del comité organizador del III Congreso Internacional Agromerca y nos tocó en suerte contar con la visita del Ing. Víctor Suárez Carrera, quien nos compartió, entre otras cosas, las ideas centrales del Pan de Ayala siglo XXI 2.0, mismo que fue suscrito por Andrés Manuel López Obrador para la puesta en marcha de un nuevo Modelo de Desarrollo Rural que tenga como ejes: la Soberanía Alimentaria; la política de Estado; la reorientación del gasto público hacia las pequeñas unidades de producción; el comercio con una agenda de desarrollo; la Agroecología; la defensa del Territorio, el Ejido, las Comunidades; las Aguas y la Biodiversidad; el Derecho a la Agroalimentación Nutricional y a la vida libre de violencia.

Seguramente se escucha complicado cambiar de tajo el modelo de desarrollo rural nacional, no lo niego, pero de que es urgente hacerlo no me queda la menor duda, y como no, si ya son, como lo describen en la proclama del Plan de Ayala “Treinta y cinco años de despojos, treinta y cinco años de ninguneo, treinta y cinco años de represión…Treinta y cinco años de políticas neoliberales implementadas por el PRI y el PAN que colapsaron al campo y arruinaron a los campesinos en beneficio de las grandes corporaciones. Tanto las que acaparan y especulan con las cosechas como las que introducen paquetes tecnológicos destructivos. Por eso hoy importamos la mitad de lo que comemos y en el campo hay pobreza, malnutrición, deterioro ambiental, migración, inseguridad y violencia. Violencia provocada por el narco y por la estúpida “guerra contra el narco”, declarada por Calderón y continuada por Peña Nieto. En el mismo lapso, al amparo de leyes privatizadoras como la minera y la energética, se intensificó el saqueo de las tierras y aguas de los pueblos, para desarrollar megaproyectos 2 mineros, hidroeléctricos, eólicos, aeroportuarios, urbanísticos, turísticos, carretero, que arrinconan a las comunidades y destruyen el medio ambiente…como igual, esas mismas leyes, han propiciado el despojo del ejido mediante la renta y la venta de parcelas; miles de campesinos han sido expulsados del proceso productivo; ahora, al igual que en el porfiriato, se despoja a los campesinos de sus tierras y sus entornos naturales, ya no bajo la bayoneta y el fúsil, ahora bajo las lógicas del mercado tan lleno de violencia.”

En lo personal, como académico y economista agrícola hago mío este plan de Ayala Siglo XXI y me comprometo a trabajar en la medida de mis capacidades y posibilidades en su puesta en marcha pues propone establecer un nuevo pacto político con el Estado mexicano, con carácter estratégico y de interés público, para impulsar una nueva era de revalorización plena del campesinado, los pueblos indígenas y las comunidades afromexicanas sobre la base del reconocimiento de los siguientes derechos: 1) Derechos de los campesinos a la tierra, 2) Derechos del trabajo asalariado rural; 3) Derechos de la mujeres; 4) Derechos de los jóvenes del campo; 5) Derechos de los pueblos originarios; 6) Derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria; 7) Derecho campesino a una alimentación segura y de calidad; 8) Derecho a un vida buena y servicios públicos de calidad; 9) Derecho al territorio y a los recursos naturales como bienes colectivos; 10) 2 2 Derecho a una naturaleza sana y a tecnologías respetuosas de la vida; 11) Derecho a la vida y la seguridad; 12) Derecho a una política integral para el campo; y, 13) Derecho a la libertad y a la verdadera democracia.

Hago mío también esto: La esperanza tiene de fecha: el primero de julio de 2018.

Deja un comentario:
Benjamín Carrera Chávez
Catedrático e Investigador en UACJ | + artículos

Doctor en Problemas Económicos por Universidad Autónoma Chapingo.
Actualmente es Profesor-investigador en el Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ y miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT, Nivel 1.

You must be logged in to post a comment Login