Remover a México

By on 27/01/2017

Hace poco más de veinte años un general retirado me dijo… “los mexicanos necesitamos prepararnos para una conflagración armada. Estamos en guerra pero pocos sabemos que lo estamos.”

Me habló de como los hombres del poder estaban desvalijando nuestra nación.

Cómo se hacían de tierras, negocios; pero sobre todo, como iban acomodando legalmente su saqueo a través del acomodo de piezas en los poderes legislativo y judicial.

Sinceramente me parecía que el general no gozaba de total salud mental y que en su imaginación giraban increíbles teorías de conspiración. Así como hoy, algunos de mis detractores piensan de mí, y hacen mofa de mis artículos en los que me interesa informar a mis lectores y escuchas del peligro que asoma.

Posteriormente, casi al final del milenio, Ikram Antaki, con quien tuve charlas muy interesantes sobre geopolítica y amenazas sociales, me dijo: “Raúl, ¿tú estás preparado para la guerra? Veo un México militarizado y no será sencilla la mutación hacia la prosperidad en un país tan adormecido como este. Más bien podría ser un cambio doloroso y desgarrador”.

Yo apenas en mis cuarenta años, era candoroso y angelical, ni para cuando lo malicioso y sarcástico en lo que me fui transformando hasta ser el engendro que usted hoy conoce, y francamente no veía en mis análisis un México violento; hasta que diez años más tarde, todo comenzó.

La violencia inició con grupos armados cuyo fin original fue y sigue siendo el enriquecimiento ilícito a través del robo, extorsión, tráfico de droga, de personas, de órganos y otras variables del mal. La autoridad del Estado fue superada y al verse en esta desventaja, todo nos hace suponer que se han asociado para no entorpecer los objetivos de uno contra el otro.

Mientras en el medio, nos hacinamos todos los mexicanos que deseamos trabajar, estudiar y encontrar una oportunidad para vivir con dignidad y decoro.

Hoy tenemos autoridades policíacas coludidas con el narco, mandos militares comprados por los capos, políticos en los controles al servicio de los cárteles, ministros de la corte que obedecen al imperio del dinero.

Las cosas han llegado casi al límite, poco a poco estamos viendo cómo se desvela la cortina que nos divide la imagen del México empobrecido, mientras del otro lado del visillo, una piara de traidores envilecidos por la codicia, se revuelcan asquerosamente entre los billetes que nos han robado a todos los mexicanos.

DONALD NUESTRO “SALVADOR”

Nunca hube de imaginar que el “descorche” de la caja de pandora mexica lo traería el imbécil de Donald Trump y que aún en su ignorancia se transformará en nuestro “salvador” y nuestro verdugo al mismo tiempo. Veamos.

Entre las múltiples disposiciones con las que amenaza a nuestro pueblo, tenemos dos con las que nos denigra y menosprecia sistemáticamente.

  1. El intento de estrangulación económica con estrategias de amenaza a los inversionistas norteamericanos que hacen negocios con los mexicanos. Incluyendo los elementales tratos comerciales de productos alimenticios como el aguacate, el atún y otros más. Su propósito es re-negociar el TLC, con nuevas cláusulas en las que el beneficio sea para ellos y el perjuicio para nosotros.
  2. La amenaza migratoria. Nosotros le llamamos eufemísticamente “repatriación” de nuestros connacionales. Pero Trump y sus bandoleros le llaman DESALOJO RACIAL.

Con toda la basura que vierte sobre nuestra estirpe y nuestro país, tenemos suficiente para deshacernos de un solo tajo de acuerdos económicos y políticos anteriores y presentes. Me explico.

El TLC, es un instrumento de avenencia comercial entre los tres países de Norteamérica, pero ya en la práctica, muy inequitativo para los mexicanos.

Si los mexicanos fuéramos deberás independientes de los gringos, tomaríamos de inmediato su palabra y nos desharíamos de ese yugo. Nuestro mercado con otros países del orbe se reactivarían seguramente con mayor éxito comercial.

En el rubro de la expulsión de los mexicanos, nuestro gobierno acepta con una genuflexión indigna, que nos echen sin más ni más dos millones de connacionales, sólo le pide al “siñor Trump” que no nos los vaya a echar todos juntos porque nos acaba de amolar.

Lo del muro es un tema distractor que inflama el odio a escala mundial y que sería motivo de otro tratamiento.

En síntesis, la visita de nuestro canciller y súbditos del presidente ante el nuevo presidente norteamericano, me parece que será un nuevo acto de postración a su figura y una reunión en la que recibirán instrucciones precisas sobre la actuación de nuestro presidente entreguista.

El pueblo está en movimiento, si nuestras autoridades no velan por el interés de la patria, seguramente tendrán en su momento el juicio de la nación, pero mientras tanto… ¿usted está preparado para la guerra?

Raúl Ruiz
Analista Politico | + artículos

cartapacio
De or. inc., quizá del b. lat. chartapacium 'carta de paz'.
1. m. Cuaderno para escribir o tomar apuntes.
2. m. Funda en que los muchachos que van a la escuela meten sus libros y papeles.
3. m. Conjunto de papeles contenidos en una carpeta.
4. Programa que se transmite por Radio México Noticias 970 AM de Lunes a Viernes a las 5 de la tarde
5. Columna Política que se publica los viernes en Juárez a Diario.com