Pertrechos para 2018

By on 30/12/2016

Os había dicho días atrás, que como parte de mis propósitos para 2017, habré de subir un peldaño más en mi carrera como comunicador.

El ejercicio editorial tendrá un giro más enfocado al análisis de temas de amplia visión y este sería el comienzo de este propósito.

Entre otros temas, me interesa mucho estudiar los recovecos del marketing político y su evolución a lo que hoy conocemos como Politing.

Pues nada, que retomé algunos viejos autores en materia de comunicación; y entre ayer y hoy los contrasté con las ideas de nuevos estrategas, quienes sugieren a los políticos de hoy, novedosas tácticas de acercamiento con el universo electoral.

Mientras Sydney Kraus y Dennis Davis, por allá en 1991, sugerían en su libro “Comunicación Masiva: sus efectos en el comportamiento político”, acercarse al electorado usando la televisión más que nada; saturando el “tiempo aire”, con densos discursos y acreditando la imagen del político con el uso de instrumentos como la encuesta y el sondeo de opinión, hoy, autores como Miguel Cravioto Sámano, aseguran que independientemente el vehículo que utilicen para dar a conocer su ideario político, ante todo deben tener en claro el relato.

Sí, el relato. Saber contar la historia.

Que todo lo que digan suene además de interesante, creíble. De otro modo, el riesgo de perder credibilidad, es latente.

El problema surge cuando, en estado de desesperación tratan de atar una narración con datos ficticios; sin orden, sin principio y sin final. La credibilidad se derrumba y luego resulta imposible sostener la imagen por más esfuerzos que se hagan.

Entonces la formula requiere de varios elementos.

Una historia

Relato bien contado

Que sea creíble

Que viaje por el vehículo adecuado

Una historia mal contada, con datos insustanciales, es imposible de vender.

Recordemos la increíblemente mal contada historia que hiciera el procurador de la República, Murillo Karam, en el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

O la boba historia escrita por ineptos contadores de historias, y pésimamente actuada por la inefable “Gaviota”, defendiendo el caso de la “Casa Blanca”.

Storytelling Time

Entramos a la era de la historia bien contada, el Marketing de las emociones.

Traje a la mesa a Miguel Cravioto Sámano porque tiene un ensayo muy bien escrito y usa estos términos con los que simpatizo. Sin embargo no recomiendo, como él, usar en el discurso, elementos de Fe, si en realidad su personalidad no “casa” con su alocución u homilía.

Decir por decir… “Que el cielo de Chihuahua nos proteja…”, o bien, “Este es un nuevo amanecer”, sin el soporte de una trayectoria espiritual, un pensamiento filosófico armónico a la actuación cotidiana del interlocutor, lo único que logra en su auditorio es: mofa, rechifla e incredulidad en la historia; anterior o posteriormente contada, luego de soltar la frase.

El Comercial

Ustedes saben que en mi trabajo como asesor de imagen pública, sugiero a mis clientes, no sólo verse bien, escucharse bien y percibirse inteligentes, sino que deberán escucharse, creíbles. Y eso sólo lo da la sinceridad en su pensamiento y su interés por hacer las cosas bien.

Para estas elecciones del 2018, (por si estuvieran interesados algunos posibles clientes), “damas y caballeros, venimos ofreciendo, lo que viene siendo”, el POLITING, o Marketing Político Integrado. La conjunción de mercadotecnia y política.

Yo les pregunto siempre a mis clientes: ¿Quieres ganar la elección? O sólo quieres participar y divertirte. La respuesta generalmente es ¡Quiero ganar desde luego!

Lo que me lleva a otras dos preguntas. ¿Cuál es la principal actividad que le imprimirías a tu  campaña política? Y ¿cómo piensas alcanzar las metas establecidas?

Basado en sus respuestas, propongo la instrumentación de un Plan de Politing.

Es el equivalente al Breakdown en materia de producción cinematográfica.

Es desmenuzar a través de un documento escrito, que sirve como manual de referencia todas las actividades que debe tener bajo su responsabilidad, todo gerente de Politing.

Hoy privan dos categorías tan increíbles como estúpidas:

¿Eres mujer? Tienes enormes posibilidades de acceder al poder.

¿Eres joven? Bienvenido a la política exitosa.

El reto estriba en entrenar a estos “nuevos valores”, para que no sean cascarones huecos en la conducción de un país a punto de desquebrajarse.

Y el nuevo potencial que va al alza: el de los independientes, concepto de reciente cuño que merece estudio aparte y asesoría especial.

Hay muchos temas por desmenuzar. Pero poco tiempo para actuar. El que desee contender exitosamente para el 2018 tendrá que elaborar ya su plan maestro y comenzar a armonizar con sus posibles electores.

Búsquenme. Soy fácilmente localizable por Facebook.

Cartapacio por Raúl Ruiz
Analista Politico | + artículos

cartapacio
De or. inc., quizá del b. lat. chartapacium 'carta de paz'.
1. m. Cuaderno para escribir o tomar apuntes.
2. m. Funda en que los muchachos que van a la escuela meten sus libros y papeles.
3. m. Conjunto de papeles contenidos en una carpeta.
4. Programa que se transmite por Radio México Noticias 970 AM de Lunes a Viernes a las 5 de la tarde
5. Columna Política que se publica los viernes en Juárez a Diario.com