Nada sobre nosotros sin nosotros

By on 17/05/2017
Mtra. Lourdes Tejada

Una de las frases que más ha resonado en mi vida es la de “nada sobre nosotros sin nosotros”. Y es que resume de una bella manera la importancia de una participación informada y activa; así como el gran peso que tiene el reconocer al otro como un actor participativo.

Si bien, esta frase suele relacionarse con la discapacidad y sus distintas aristas: derechos laborales, oportunidades sociales y económicas; tiene el peso suficiente para permear en cualquiera de las temáticas que impacten en cualquier minoría o grupo vulnerable.

De manera frecuente, en los programas sociales de instituciones, asociaciones o iniciativas ciudadanas, se suele encasillar a las personas que reciben el apoyo como meras víctimas o beneficiarios, omitiendo la capacidad, conocimiento y poder de toma de decisiones que tienen.

Aquí entra lo interesante de esta frase, ya que va más allá. Los protagonistas no son las instituciones, ni los gobiernos, ni las asociaciones, son aquellas personas que durante años se han visto impactadas por las decisiones de estos actores.

La frase, entonces, se enfoca en nosotros, invitándonos a reconocer que no estamos solos, que somos parte de una colectividad, de un “nosotros” más grande y diverso de lo que creíamos. Además, nos hace identificar que, como personas que conocen -y viven- las problemáticas, contamos con un conocimiento de primera mano, considerado por muchos como “privilegiado”. Éste nos da la responsabilidad de participar para hacer visibles las verdaderas necesidades e intereses del grupo al que pertenecemos; sobre todo cuando nuestras condiciones de vida están en juego.

De manera personal, añado a esto, la tarea de ser un digno representante del “nosotros” al que pertenecemos, tomando este conocimiento generado por la experiencia y complementándolo con conocimiento teórico; de esta manera podremos detectar si nuestras batallas representan realmente al “nosotros” o solo a unos cuantos. No debemos sentirnos satisfechos con solo vivir la problemática, es necesario conocer el contexto en el que se presenta, para proponer soluciones que traigan los cambios que “nosotros” tanto esperamos -y requerimos-.

Tomemos esta frase como un recordatorio del compromiso que tenemos con nuestros pares y con las generaciones que vienen. Atrevámonos a levantar la voz y exigir que, cuando se haya de tomar una decisión que impacte nuestras condiciones de vida, no se debe de tratar “nada sobre nosotros sin nosotros”.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.

Comentarios