Motivando con miedo

By on 28/09/2016

Octubre se acerca, y con él, llega un sinfín de campañas lanzadas por empresas, medios de comunicación, organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas en las cuales se busca “la concientización” sobre el cáncer de mama.

La “concientización” es una de las palabras más recurrida al momento de que se está planeando un acercamiento a temas de salud, como lo es el cáncer. Por lo que durante este mes de octubre no es raro escuchar a personas que se proponen “crear consciencia sobre el cáncer de mama”.

La parte que, más me resulta interesante -como sobreviviente, voluntaria en una asociación civil de apoyo a pacientes oncológicos y docente de Diseño gráfico-  es el cómo se busca lograr esta “concientización”.

Definamos primero que es  concientizar; la palabra se refiere a hacer que alguien sea consciente de algo. Entonces, cuando dicen que quieren concientizar, lo que buscan es que la persona sea consciente de la importancia de detectar oportunamente el cáncer de mama.

Sin importar quien lance la campaña, de manera interesante, es común que al abordar el tema de cáncer se recurre cifras de muertes; tasas de mortalidad; el impacto laboral, emocional, y económico que tiene la enfermedad en la vida del paciente; y todo esto acompañado de frases o slogans con las palabras lucha/luchadora, guerra/guerrera.

Intenten recordar un anuncio en la televisión o impreso donde se hable del mes del cáncer de mama. Lo más probable es que de una manera u otra, se mencionan las muertes que causa; qué lugar ocupa el cáncer de mama a nivel mundial o nacional; cuantas mujeres fallecen cada año; y para que quede más claro el mensaje, se le pone cierto énfasis en compartir cuantas mujeres fallecen cada hora o cada minuto.

Entonces, las mujeres y hombres ven la campaña, entienden que el cáncer de mama tiene una alta tasa de mortalidad y que cada cierto tiempo mujeres pierden la vida a causa de la enfermedad, entienden que es una “guerra” y que no todas las “luchadoras” la ganan. Entienden que el cáncer es algo a lo que hay que temerle. Y de manera interesante, así es como se busca motivar a que las personas acudan a hacerse sus exámenes de detección oportuna.

Parece que el miedo se usa como el principal motivador.

Lo que no se le dice a las personas, es que en nuestro país el cáncer de mama por lo general se diagnostica en etapas avanzadas. Esto es causado por diversas razones, como una falta de personal, de infraestructura y sobre todo porque las personas temen ser diagnosticadas. Y esto sucede gracias a que relacionan el cáncer de mama con las muertes. Y la verdad quien puede culparlos, si durante todo el año estamos lanzando campaña tras campaña hablando del cáncer de una manera que genera desinformación y miedos. De una manera que más que ayudar, aumenta el problema.

En las campañas no se comenta que el cáncer de mama también es uno de los tipos de cáncer que al detectarlo de manera oportuna tiene muy altas probabilidades de curación. No mencionan sobre la importancia de la actitud, los cuidados y los hábitos del paciente. Olvidan decir que actualmente miles de pacientes con cáncer de mama tratan de llevar una vida lo más normal posible, van a trabajar, a estudiar, y cuidan a sus hijos.

Esta es la manera actual de concientizar, y es URGENTE cambiarla. Es momento de dejar de recurrir solo a cifras de mortalidad con el objetivo –y esperanza- de motivar a que las mujeres acudan a hacerse sus estudios.  El miedo, como método de motivación, no está funcionando. No está aumentando el interés de las mujeres para acudir de manera oportuna a hacerse sus estudios; no está aumentando el apoyo de la sociedad hacia las pacientes; y definitivamente no está ayudando a romper con los mitos que rodean al cáncer.

Es necesario alejarse del morbo, el estrés y miedo para proponer campañas que realmente motiven y guíen a las personas acerca de los pasos para una detección oportuna.

Octubre se acerca y con él llega un sinfín de comentarios sobre la incomodidad, molestia y decepción que tienen las pacientes sobre este tipo de campañas. Pongamos en práctica el verdadero significado de “concientizar” sobre el cáncer y  la detección oportuna; innovemos, escuchemos a las pacientes y sobrevivientes; para quitar el miedo y lograr más detecciones oportunas.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.