Medicamentos falsos para el cáncer

By on 25/01/2017

Parece increíble que apenas la semana pasada nos enteramos que en Veracruz administraron agua destilada en lugar de quimioterapia a varios niños que requieren tratamiento oncológico; y esta semana continúan las malas sorpresas.

Varias pruebas apuntan a que además de suministrar agua destilada a infantes, algunas instituciones de salud en Veracruz otorgaron medicamentos falsos a pacientes con cáncer. Todo parece indicar que esta quimioterapia falsa carecía del ingrediente activo necesario para combatir la enfermedad. Esto quiere decir, que durante varias sesiones de tratamiento -aún se desconocen cuantas-, los pacientes fueron engañados.

De manera sorprendente, esta semana se da a conocer una situación parecida en el estado de Chihuahua que sucedió durante el gobierno de Cesar Duarte. En su entrevista para Proceso, Ernesto Ávila, secretario de Salud estatal, afirma que existe una denuncia por el uso de medicamento oncológico falso, que se administró vía intravenosa a pacientes que recibían tratamiento en el Centro de Oncología del estado.

Tal como lo mencioné en la columna pasada, cada paciente tiene un esquema de tratamiento con el cual debe cumplir. Cuando los pacientes no reciben sus tratamientos de manera puntual, se pone en riesgo su salud. Estas situaciones, que hasta el momento se han dado a conocer en Veracruz y en Chihuahua, han puesto en riesgo la salud de los pacientes al romper con este esquema; además de atrasar su atención y permitir que avance la enfermedad.

Pero, cuando un paciente recibe un medicamento falso, el riesgo es mayor. Estos medicamentos falsos, además de no cumplir con la función esperada, no cumplen con los lineamientos y estándares de calidad, lo cual puede llegar a causar efectos secundarios en las personas que los reciben.

Para que un medicamento salga al mercado se deben de cumplir con un proceso largo y cuidadoso que puede llegar a tardar más de 10 años. Este proceso incluye pasos, como: Contar con estudios preclínicos presentados ante instancias, como la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios). Realizar ensayos clínicos donde se obtiene información sobre su eficacia, además que permiten decidir si se debe continuar o detener el desarrollo del nuevo medicamento.

Cabe mencionar que estos estudios clínicos son meticulosos y se realizan en varias fases y con poblaciones diversas que están informadas de los riesgos y aceptan participar en estos ensayos. Una vez que se haya comprobado la eficacia y la seguridad del medicamento, las instancias reciben muestras y resultados; así como toda la información sobre su envase y etiquetado. Posteriormente, el medicamento se lanza al mercado. Una vez en el mercado, durante los próximos meses y los próximos años, estas instancias deben recibir información sobre el medicamento; sus efectos secundarios, alergias, logros y fracasos; que se hayan presentado en las personas usuarias. En caso de que se compruebe que el medicamento no sea seguro o eficaz, se retiraría del mercado.

Como podemos ver, para que un medicamento logre estar al alcance de los pacientes se deben de cumplir con requisitos específicos y puntuales que permiten identificar su seguridad y eficacia; así como efectos secundarios y reacciones. Cuando un paciente recibe un medicamento falso no hay garantía de nada, ni de que sean seguros, ni de que sean eficaces, arriesgando e impactando su salud.

Es un grave error el solo centrarnos en el abuso de dar un medicamento falso, se debe considerar también el posible daño que generen los medicamentos falsos.

El caso de Chihuahua se dio a conocer gracias a que, en el 2013, se presentó una denuncia por la adquisición del medicamento falso. Gracias a que alguien habló, hoy se está investigando y tratando de ubicar a los pacientes dañados por estas acciones.

Los pacientes adultos y los niños en Veracruz, así como los pacientes del estado de Chihuahua no merecían este abuso. Ellos fueron víctimas del abuso y la codicia de otros.

Si tienes información, denuncia. Si viste algo, denuncia. Si tienes pruebas, denuncia.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.