Maneje sus Miedos y Disfrute de la Vida

By on 15/03/2016

En las últimas entregas   se han analizados los cinco miedos que en opinión de algunos expertos, les han llamado miedos capitales. Es evidente que existen una gran variedad de “cosas” a las que los humanos les tememos, pero estos por su origen se encuentran en prácticamente todas las personas. Se debe puntualizar que en los análisis compartidos, en ninguno de los casos se aborda el tema como una patología, porque sí existen infinidad de miedos con una connotación patológica; las fobias por citar un ejemplo.           

Los miedos internos pueden llegar a ser bastante perjudiciales porque son muy difíciles de erradicar y además, dado que están implantados a nivel personal, pueden convertirse en nuestro peor enemigo, aquel enemigo que sabe cómo pensamos y cuáles son nuestras dudas, nuestros puntos débiles, estos miedos nos reconocen y saben  cuales so las mas sencillas debilidades que como personas tenemos.

Para manejar nuestros miedos es muy importante los siguiente y debo decirte  que nuestros miedos internos pueden ser dominados. De hecho, será mucho más fácil para ti dominarlos antes que vencerlos. Si intentas vencerlos, gastarás mucha energía, estarás distraído y agotado constantemente. Lo que debes hacer es aceptarlos; y una vez que los aceptes y seas consciente de ellos, sepas cómo funcionan y por qué, lograrás controlarlos. Finalmente, cuando hayas “domesticado” tus miedos, estarás preparado para vencerlos.

Como se ha comentado en escritos anteriores, los miedos pueden ser muy personales, y en ese sentido, están ligados a momentos muy sensibles en nuestro pasado y cuando se activan, lo hacen actuando sobre nuestros puntos más débiles. Por esta razón son tan destructivos (¡y tan reales!) Sin embargo, los miedos tienen muchas formas de actuar y es urgente que te pongas a pensar cómo lo hacen en determinados casos. Por ejemplo, pueden robarte la energía: En aquellas ocasiones en las que te sientes sin energía y sin ánimos de trabajar, pensarás que estás “desmotivado”. Y aunque este sea el caso, en muchas ocasiones no son más que tus miedos actuando. Tus miedos te paralizan, te seducen de una manera tan efectiva que te hacen pensar que estás bien así, que no hay necesidad de intentar cosas nuevas, que todo el mundo debe quererte cómo eres, que no necesitas cambiar; después de todo, también tienes cosas buenas… No debes esperar estar en estados internos intensos de pánico, o de llanto permanente o estar comiendo las uñas o jalándote el pelo;  claro que no, esos momentos de silencio, de falta de acción de incapacidad para tomar decisiones, etcétera, son síntomas de alguno de los miedos en acción total contigo.

Otra de las formas en las que funcionan los miedos es la contradicción. Por ejemplo, decides emprender un proceso de mejoramiento personal y cada vez que tomas acciones al respecto, aparecen los miedos y te hacen pensar demasiado, te hacen preguntas y sugerencias engañosas para ponerte a dudar: “¿será que si funcionará?” “¿y si mañana no quiero?” “pero no tengo ganas de esforzarme justo ahora, mejor empiezo mañana, o la semana siguiente”. Y una vez que te han atrapado, buscarán la forma más poderosa de amarrarte a tu zona de comodidad. Te provocarán ataques de pánico, te pondrán ansioso, tímido, iracundo, avergonzado, perezoso, etcétera. Un sencillo ejemplo: Es muy común que las personas con intensión de adelgazar, entran en su rutina alimenticia para quitarse  esos molestos kilos de encima. Y es fácil que al encontrarse en algún lugar donde está todo lo que no debe comer: Tripitas, tamales, papas, sal, cerveza, y todas esas cosas tan comunes;  lo fácil es pensar y decir: Nada más ahora, mañana le sigo con la dieta…… Y rompe con su compromiso y es que el acoso silencioso de ese miedo del monstruo del rechazo entra a toda velocidad, para ser un@ más del grupo y ser aceptad@ y parte genuina de él, por lo tanto debe terminar comiendo, bebiendo igual o más que como todos sus amigos que se encuentran en determinada reunión. ¿Le suena este sencillo ejemplo?

Respetable lector, en los siguientes renglones le comparto algunas estrategias sencillas para controlar sus miedos, la mejor recomendación es hágalo:

  1. Es muy importante reconocer que algún miedo está ahí.
  2. Infórmese sobre los miedos. (En este diario, se han explicado los cinco miedos capitales, puede encontrar información en páginas anteriores) y sobre todo sobre los síntomas, la manera como se manifiestan.
  3. Debe quedar muy claro, que los miedos forman parte de las personas, pero también debe ser claro que no debes permitir que te controlen.
  4. Cuando estés ante una situación es muy saludable preguntarse: QUÉ ES LO PERO QUE PEDE PASAR?  Y al encontrar la respuestas sabrás qué sencillo es enfrentar el  miedo, atreverte a dar un paso o a tomar determinada decisión.
  5. La mejor recomendación para combatir tus miedos es sencillamente lanzarte a hacer las cosas. Dar el primer paso y vendrá el segundo.  La cantidad de oportunidades que pierdes por sucumbir a tus miedos son muchas. Para afrontar tus miedos hay que practicar. Es decir, intentar, intentar e intentar hasta que funciona, si quieres cambiar de carrera investiga que habilidades y hábitos vitales que sean necesarios, haz un plan e implementa ese plan.
  6. Aprende a vivir y a pensar con intensidad en el AHORA. Casi todos los  miedos tienen una relación con el futuro y prácticamente todos tiene directa relación con el pasado.

 

Termino esta entrega con la siguiente metáfora:

. . .Es sol estaba ya en el ocaso y en la huerta sembrada de manzanos que empezaban a frutar, se cubría la tarde-noche por el brillo titilante de cientos de miles de luciérnagas que esparcían su luz y le daban vida a la noche. Sigilosa se deslizaba entre los arbustos una enorme víbora de cascabel, con la intensión de devorar a esas luciérnagas que propagaban su brillante luz.  Ya en posición de ataque y con la pequeña luciérnaga como blanco antes de tirar el mortal golpe, la luciérnaga se pone de frente y con autoridad la enfrenta de la siguiente manera: — Está bien víbora de cascabel, me vas a comer, pero antes de que me comas quiero que me contestes solo tres simples preguntas, dime:

  1. ¿Te he hecho algún mal? A lo que la víbora inmediatamente responde que NO.
  2. ¿Soy parte de tu cadena alimenticia? Igualmente la víbora responde que NO.
  3. Entonces,  dime. ¿Por qué me quieres comer? Inmediatamente contesta: PORQUE BRILLAS.

La víbora por temor a brillar, termina destruyendo a los que si brillan. Su miedo al éxito le acosa tanto, que no se da cuenta lo grande que es, que es muy zagas, que tiene una piel hermosa, que muchas criaturas le temen, que se mimetiza con las plantas y el color del suelo donde está, que puede resistir los vientos y las lluvias,  y les es más sencillo terminar haciendo lo impropio, acabando con un ser que no es de su cadena alimenticia.

Controle sus miedos, sea feliz y disfrute de esta hermosa vida que es como un parpadeo de ojos.

Por ahora es todo y cuanto y como siempre, ya lo sabe: “Nos vemos en las cumbres”

Atte.

Martín Marruffo T.

 

Martín Marruffo
Martín Marruffo
Doctor en Desarrollo Organizacional en | | + artículos

Especialista en desarrollo organizacional, programación neurolingüística, facilitador y asesor de empresa nacionales y extranjeras. Creador de poderosos eventos de integración empresarial: Team Building. Las Herramientas mas Poderosas de Capacitación y del Seminario Caminando Sobre las Brasas. Encuentro con el Gigante. Director de Asesoria Integral Especializada.