Los Pipiolos

By on 16/12/2016

Uno de los pasatiempos más ociosos que conozco es el de estar contando los días para ver si el que ofreció algo… lo cumple.

Se le llama ocio al tiempo libre que se dedica a actividades que no son ni trabajo, ni tareas domésticas esenciales, y pueden ser consideradas en el mejor de los casos como recreativas.

Por lo tanto, OCIOSAS son aquellas actividades que hacemos en nuestro tiempo libre y que no hacemos como obligación.

En tratándose de política. Los grupos en disputa, gastan mucho de su tiempo libre en ociosas opiniones de descrédito para sus opositores, que poco aportan para la solución de problemas.

Por otro lado los periodistas gustamos de jugar con esas ociosidades “sólo por joder” (diría un gallego)

Hay unos que cuentan diariamente los días que se han gastado los gobernantes en no hacer lo que dijeron un día que harían. El periodista no concede un ápice de espacio para los preparativos de estas acciones prometidas. Exige que se cumpla en el momento. Desde el primer día de funciones.

Otros, como yo, semanalmente hacemos un recuento de las ejecuciones y muertes violentas en Ciudad Juárez y hacemos uso de la ironía para criticar la baja eficacia de las corporaciones policíacas en sus tres niveles, quienes parecieran no tener estrategia para combatir a los criminales.

Mientras tanto, los gobernantes pipiolos, o primerizos, sufren en el arranque justamente lo que las abuelas endenantes le llamaban… el noviciado. Y según el dicho de las titas, el noviciado hay que pagarlo.

Los gobiernos de Javier Corral como gobernador de Chihuahua y Armando Cabada como alcalde de Chihuahua, son pipiolos. Ninguno de los dos tiene experiencia en el gobierno y aunque voluntad existe para sacar adelante sus respectivos gobiernos, tienen en contra los dedos flamígeros de sus detractores que exigen eficacia, pulcritud, velocidad, honestidad y transparencia.

El reto no sólo es hacer las cosas, ni siquiera hacerlas bien. El reto es hacerlas rápido y al contentillo de los antagonistas.

Todos los arranques o despegues de gobierno tienen sus contratiempos. Sin embargo, el gobierno de Chihuahua trae una losa en la espalda más pesada que El Pípila. Merced a la sequía en los cofres del erario.

Armar un equipo de trabajo no es cosa sencilla. Porque no sólo es invitar a los correligionarios que sirvieron en una campaña política a participar en el ejercicio público. Y menos se puede avanzar si en el arranque no se tienen los recursos suficientes.

Eso con el tiempo irá asentándose el caso es que al “respetable” no le das gusto con nada.

En el caso de Corral, si su administración no avanza, si busca por todos lados ayuda para sacar adelante el problema de haber recogido un gobierno derruido y en la bancarrota, es estigmatizado como llorón y con poca imaginación para bajar recursos que solventen el quebranto.

Y el caso de Cabada por el contrario; se le cuestiona su habilidad para conseguir recursos y sacar adelante sus primeros cien días de gobierno.

El arranque de Corral ha sido muy azaroso. En sus 70 días de gobierno, revisiones, ajustes y adecuaciones le han servido más que nada para intentar armar un equipo profesional de gobierno, con personal sin experiencia.

Dos terceras partes de su equipo no han tenido práctica en el ejercicio del poder. Igual que en el equipo de Cabada. Pero ya se irán formando con el tiempo.

Ambos tendrán que andar el camino hacia los 100, atropellados, lacerados por sus detractores. Magullados a base de batacazos.

El primero, con el apuro de no ajustar con lo que tiene para pasar el año nuevo.

Y el segundo, cuestionado por hacer cosas con dinero que no dice de donde sale.

Contrariedades que terminarán tal vez en el primer trimestre del año que entra.

Este fin de año el tiempo parece avanzar en cámara lenta. Es como aquella pesadilla que a todos nos llega al menos un par de veces en la vida. Esa que sientes que vas en caída libre y sin paracaídas. Angustiado tratas de incorporarte para ver que tanto te queda de tiempo antes de estrellarte y cuando lo vas haciendo… despiertas.

Los chihuahuenses esperamos que cuanto antes termine la angustia de no tener liquidez para lo elemental.

Mal se ve el gobierno federal ahorcando la posibilidad de arranque del gobierno corralista, y más todavía protegiendo al que hizo el quebranto más terrible de la historia del estado.

Y por el lado cabadista, los buenos deseos que tenemos para el 2017, es que pueda darle mate al sindicato de trabajadores del municipio que en su voracidad, detiene el avance de la heroica Ciudad Juárez.

Raúl Ruiz
Analista Politico | + artículos

cartapacio
De or. inc., quizá del b. lat. chartapacium 'carta de paz'.
1. m. Cuaderno para escribir o tomar apuntes.
2. m. Funda en que los muchachos que van a la escuela meten sus libros y papeles.
3. m. Conjunto de papeles contenidos en una carpeta.
4. Programa que se transmite por Radio México Noticias 970 AM de Lunes a Viernes a las 5 de la tarde
5. Columna Política que se publica los viernes en Juárez a Diario.com