Lo ridículo adoptado como cultura mexicana

By on 22/07/2016

Cierto, la televisión es un instrumento de comunicación infalible, pero, qué pasa cuando la comunicación se convierte en un medio para mantener cautiva a la audiencia (por no decir mantenerla idiota), así es, hablo de un estilo muy peculiar de entrenamiento (igual de perjudicial que los reality shows), hablo de las telenovelas, esos mundos donde todo es posible de una forma muy pero muy estúpida, algo así como saber que tu hermana gemela es mala y tú la buena (hola Gabriela spanic de ¨usurpadora¨) .

  • Tú no eres el dueño de mi destino, déjame vivir mi vida (Una sexy protagonista en alguna novela que no recuerdo).
  • ¨Dos mujeres, un camino¨ (Soundtrack de Laura Leon).
  • ¿Rogarte yo?, para que si para rogar estas tu (Telenovela ¨teresa¨)
  • ¿Qué haces besando a la lisiada! (Mi favorita)
  • Yo te amo juan Carlos Daniel Riva de Neira con acento en la ¨A¨(Nombres de personajes de televisa)
  • “La casa blanca la obtuve con mi trabajo”… esperen, algo no queda en esta frase.

Un tiempo (bendito dios muy lejano) llegue a ver algunas telenovelas, desde infantiles hasta juveniles (a mí me toco amigas y rivales) y en ese momento de mi vida fueron un entrenamiento. Hoy día veo esas novelas (remakes de remakes, pero mal hechas) donde reflejan que no es necesario tener talento o carácter para sobresalir en los medios de comunicación o que la mente humana se está volviendo retrograda y que prefiere alejarse de una realidad funesta (producto de los actos de las mismas personas) en lugar de preparase para una mejor generación (desde lo cultural, lo intelectual y lo espiritual). Las telenovelas son ahora un manual para ¨encontrar la felicidad¨, para ¨enamorarse de un rubio ojo azul¨ a pesar de ser más feas que el Armagedón en domingo, o de que por ser ¨jodido y servicial¨ de repente el millonario nos dará su fortuna. Hay otro factor que destaca y es el que las telenovelas nos enseñan que los pobres y jodidos son los buenos y que los ricos son malos y merecen el infierno…bueno creo que los resultados en la patria son claros: pobreza extrema, falta de genios en las escuelas (Recuerden que la inteligencia se hereda), poca ética, analfabetismo y un pésimo concepto de familia. Pienso dentro de esta cabeza distorsionada aficionada al mal ejemplo que la gente ve al Komander y a grupos musicales que estimulan la violencia y el dinero fácil no por ser artistas, sino por ser lo más parecido a ellos y que es más probable que sean un ¨Gerardo Ortiz¨ a un ¨Stephen Hawking¨ o un ¨Richard Dawkins¨ (Por suerte google les puede informar quienes son Hawking o Dawkins, al Komander lo conocemos todos).

Bueno este articulo lo dedico a mostrar lo ridículo que pueden llegar a ser las historias de las telenovelas, eso sin discriminar los nombres y que no conozco hasta ahorita un protagonista feo que tenga éxito en el amor y el dinero, curioso porque en México abundamos los feos y pues es difícil llegar a ser un Sebastián Ruli (Valla expectativa de felicidad que nos ponen cierto).

Comencemos con el efecto Maná (porque la banda Maná todos sus álbumes se llaman ¨Amor¨) que surte efecto en los títulos de las novelas: Apuesta por el amor, Entre el amor y el odio, Amar después de Amar, Amor rebelde (gracias sin Bandera por existir…), Corazón valiente (la novela no la película), Heridas de amor, Barreras de amor y espero con impaciencia que próximamente salga ¨Miocardio sin Desfibrilador¨ de juan Osorio. Y no se diga de los nombres pomposos (o babosos para que suene vulgar la cosa), nombres que pueden generar un trauma o hacer un sociópata en el portador de tales debido a la susceptibilidad al bullyng, nombres como: Juan del diablo, Doña Refugio Chavero, Antonella de la fuente Villamizar, Luz Mediante o el nombre de esa estrella anti lisiadas: Soraya Montenegro de la Vega Montalban, estos ejemplos son el daño colateral en el país, por eso ahora tenemos Britanny Chávez Fernandez, Steve John Pérez Domínguez y Juanito Smith de la Vega (Ya no profundizaré porque mi nombre es Carlos Felipe Carrazco Vega y puedo ser atacado).

Bueno describamos una trama muy original de las telenovelas nacionales (tan original que la ponen en cada telenovela que sale desde el año 1994):

Primero, necesitamos una sensual ¨señorita¨ (bueno, creo que lo de señorita es una prestación que les la da la televisora), Hija de familia bien, que ayuda a los desamparados (va a la iglesia, nuca forma parte de una Asociación civil o partido político, ella solo va a misa todos los domingos), dona dinero y se enamora del tipo que se topa en una esquina que posiblemente sea motociclista o campesino (eso si, ojo azul, rubio, con barba tipo Thor) también bien buena gente, honesto que jamás de los jamases se la imagina a ella desnuda o esposada en la cama…esperen tuve un deja vu, ya me salí del tema… ¿En que estaba? Ha si, después de esto ¿Qué sigue? Pues la historia modificada y mejorada de siempre… Conoce a la villana que curiosamente también se enamora de él, la mujer esta bellísima (imagínense a Aracely Arámbula como villana) me pregunto, porque ella siendo mala despiadada y muy sexy si puede conseguirse gente malvada como un político corrupto un empresario bien malote que sobre explota  a sus empleados, o un demente entrenador de gimnasio, ¡pero no! ella quiere al motociclista que también ama su archirrival tonta y buena gente, irónico… ¿les ha pasado?…a mí tampoco.

Los personajes de las telenovelas (son como el paradigma social actual: el papá de dinero, los hijos mal educados, la señora de la limpieza que es la de confianza respecto a los chismes con la dueña de la casa, el jardinero que tiene un sobrino que quiere dejar de ser pobre y ese villano (que no sé por qué diablos, siempre hay uno en todas las historias felices) que mata a todo mundo, y pobrecito de él que a pesar de esmerarse siempre durante toda la novela, acaba muerto, cae del caballo, se vuelve loco o rueda por las escaleras, Yo conozco muchos villanos que viven mejor que muchos mártires y mucha gente buena, aquí se manifiesta el síndrome de ¨Pepe el Toro¨, explico:

Según el cine de oro, (oro me refiero a películas en blanco y negro…valla ironía), donde a pedro infante se le muestra como un pobre trabajador que no acepta dinero de los ricos, porque en las películas se muestra que los ricos son despreciables, usureros, malos e infelices  y el pobre siempre es digno de dios, es feliz, honrado y a pesar de tener hambre dios siempre les ayuda… ¿Les suena actual? Un país devoto a la virgen de Guadalupe, donde no hay mucho empresario sobresaliente, donde a cualquiera que genere dinero se le llama corrupto, narcotraficante o que hizo tranza por ahí… curioso verdad. En fin, México está lleno de ¨pepe el toro¨ que prefieren estar jodidos pero felices con dios porque todos los que tienen  dinero lo consiguen a la mala y merecen la ira de dios, valla mentalidad del mexicano.

Otra historia súper original en las telenovelas:

Esta la sexy protagonista que no solo es bella y tiene dinero, también es humana y tonta (mensaje que nos dicen que el ser buena persona es sinónimo de ser tonto), baja al sótano, primero… ¿Qué diablos hace esa mujer en un sótano?, por cierto, el sótano tiene chimenea, ¿cómo maldita sea hay una chimenea en el sótano? A buscar no sé qué cosas (quizás un pergamino egipcio o un jarrón de Mesopotamia no sé, ya ven como en las novelas encuentran hasta aliens en la familia) y de repente llega la villana con un parche en el ojo y una cicatriz en la mejilla (algo así como capitán garfio en busca de Peter pan, pero en lugar de quitarle la mano le quitan el ojo, claro es más económico para utilería hacer un parche que un garfio verdad) y justamente entra al sótano cuando la sexy protagonista esta agachada y de espaldas (pareciera como si lo hubieran ensayado) y ¡Zaz! La villana la empuja hacia la pared donde curiosamente por estrategia maquiavélica de la producción o mero destino, la protagonista se perfora el pecho con un pedazo de madera afilado en la esquina del sótano… ¿Por qué carajos hay un palo afilado en el sótano? ¡Ni que fuera The Walking death! Y ahí no para la cosa, antes de eso, se tropieza con la silla, se cae la cabeza del tiranosaurio Rex disecado que colgaba de la pared, la alfombra se le enreda en las piernas, choca con la mesita de centro (valla una mesa de centro en el sótano) y rompe con un alhajero que compraron en el pueblo que a pesar de ser chiquito se escucha hasta arriba en la mansión en la cocina donde doña tenchita prepara café. Doña Tenchita baja a ver qué pasa con la ¨niña¨ y porque tanto ruido, la señora abre la puerta del sotano y de repente la malévola con un ojo golpea en la cabeza a la pobrecita Tenchita con un palo de golf al abrir la puerta…ósea, había un palo de golf a un lado de la chimenea del sótano justo para partirle la cabeza a la amable señora que también cuido a la sexy protagonista de bebé (que le preparaba café a la vieja del parche, que desconsiderada) y que ahora el sobrino de Tenchita es novio de la ¨niña¨…ha si me falto aclarar eso y la malévola uniojo está enojada porque ella no tolera que los demás sean felices, ósea ¡¿Qué carajos hace un palo de golf en un sótano a un lado de la chimenea, en una hacienda, donde solo hay estiércol caballos y campos de cultivo, ¿acaso juegan ¨Hoyo en uno¨ entre los elotes? Pero descuiden al rato la malévola se intoxica con el propio veneno que tomó de la copa equivocada o acaba  en el manicomio; pero algo es seguro, la policía jamás aparecerá por ahí.

Estas historias son entretenidas verdad, Mas comprendamos seres anormales (anormales aquellos que no caminamos con el vulgo, que pretendemos modificar lo mal establecido) que lo que vemos, sentimos, decimos y comemos es lo que nuestra mente procesa y si nos vemos en un mundo irracional, absurdo e idiota, seguramente la gente nos tratara como tales.

La televisión en México es un arma de destrucción masiva que nos mata poco a poco, silenciosamente volviéndonos incompetentes para la sociedad y eso es el ejemplo que nuestros hijos adoptaran.

No tiene nada de malo ver telenovelas, series o programas de televisión, lo malo es querer alimentar esa necesidad de que todo es producto de la suerte, de que si somos buenos siempre, es seguro que nos ira bien (vil mentira), que ser tonto es la moda que hacer dramas y hacer  público es un buen ejemplo.

Estamos en una sociedad donde todos saben que las cosas están mal pero no conocen (o no les interesa averiguar) la forma de cómo solucionarlos porque la mente ya está entrenada a solo hacer lo fácil y no complicarnos la existencia, o somos el villano, o somos la tonta bonita que quiere a todos pero todos le hacen daño o la pobre tenchita que es vieja no sabe leer y la matan, Los mártires necesitan morir para ser ejemplo y México al parecer quiere puros mártires, la historia del país la escriben los ganadores y al parecer está ganando la manipulación y la sumisión.

Antes de incitar a un golpe de estado o a quemar las tiendas Elektra (específicamente la sección de electrónica) les deseo lo mejor.

Con la intención de que pongan todos los capítulos de la telenovela de ¨la madrastra¨ en clarovideo:

Carlos Felipe Carrazco Vega (Me alquilo como conductor de espectáculos y para fiestas también)

Carlos Felipe Carrazco Vega
+ artículos

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.