La razón tiene una función moral

By on 17/01/2017
Guillermo Chavez

Hombres extraordinarios de todos los tiempos han profundizado y extendido el análisis de estos dos conceptos fundamentales en la formación sólida del hombre y de la sociedad: razón y moral. Sin embargo, la sociedad y el individuo han olvidado el uso de la razón, en cambio, han perfeccionado el empleo engañoso del concepto moral para ocultar pretensiones individuales.

La humanidad ha demostrado que tiene capacidad para abandonar el ejercicio de la única facultad que le distingue y lo hace singular: el razonamiento. La historia está saturada de acciones de la humanidad alejadas totalmente de lo razonable, sometiéndose a la voluntad de los intereses irrazonables.

El hombre, a tal nivel es su distanciamiento de la facultad que le distingue de los demás seres vivos: la razón, que existen sistemas de orden y control social que lo confunden con una cosa o aún más su consideración y trascendencia es menos que la importancia de cualquier cosa.

La moral es un concepto que un gran número de asociaciones religiosas principalmente, se declaran poseedoras de la misma, atribuyéndole un origen divino, más aun, es con el único propósito de servir a sus intereses materiales y egoístas. El individuo se reduce a los dictados de esas organizaciones sin dudar de esos conceptos parciales de moral y razón.

A pesar de los intensas y exhaustivas investigaciones realizadas por hombres brillantes en los conceptos de razón y moral, estos aún continúan en un estado dogmático: ambos conceptos: razón y moral esta sometidos al dogmatismo por la sociedad; el individuo no se atreve a dudar de las definiciones que diferentes organizaciones aceptándolas como válidas y verdaderas, sin aventurarse a objetarlas e impugnarlas para conocerlas con certeza.

Es momento de entender de forma sencilla y simple el concepto de razón definiéndolo de esta manera: es la armonía o consonancia del pensamiento con la esencia o naturaleza de las cosas, son ideas. También entendamos el concepto de moral fácil y directa precisándolo de esta forma: es aquello que el hombre considera como bueno en un momento determinado y en un lugar determinado. La moral tiene su ciencia que es la ética: se puede definir cómo aquello que el hombre considera como bueno en cualquier parte y en cualquier tiempo, son hechos.

Tenemos un nuevo concepto: ¿qué es lo bueno? Expliquémoslo de modo elemental, como aquello que está en equilibrio con su naturaleza: y no aquellas definiciones originadas de manera convencional por el hombre, calificando de bueno lo que le conviene o beneficia y certificando que algo es malo cuando no le conviene y le perjudica.

Por todo lo antes dicho, estamos ya en condiciones de solventar y justificar la idea del título de este trabajo: la razón tiene una función moral.

La razón es el instrumento adecuado y exacto para ajustar la conducta del individuo a la moral. Las catástrofes de la humanidad y las desgracias del individuo tienen su origen en la inmoralidad provocada por la sinrazón. Los parciales, caprichosos y subjetivos conceptos de moral y razón que la humanidad considera actualmente como correctos, deben ser sometidos a la objetividad, imparcialidad y desinterés de esos conceptos construidos por esos fascinantes hombres que la historia sostiene evitando su olvido.

La razón es una, no hay muchas razones. La moral es solo una no existen varias morales. La razón y la moral son universales: es decir, todo hombre, de todo tiempo y todo lugar tienen la posibilidad de detentarlas previo trabajo reflexivo y con una clara y eficaz tolerancia; hoy todo individuo tiene la falsa creencia de ser poseedor absoluto de la razón y la moral sin fundamentos validos concretos, obstinados en la veracidad de sus acciones cimentadas en su razón y su moral llenas de fantasías y arbitrariedades cometen las más lamentables, increíbles e inexplicables desgracias y calamidades que hoy sufre la humanidad:

Es cuánto ¡un abrazo fraterno!