“La forma en que nos ven”

By on 11/01/2017

Hace un par de años fui a una entrevista de televisiva para invitar a las personas al evento Trenzando Corazones.

Como es de costumbre, antes de iniciar el programa los conductores se acercan para conocer un poco sobre el tema que se abordará en el segmento, los detalles y las personas quienes estarán ante las cámaras. En esa ocasión, me pidieron información sobre la asociación, el evento y mi experiencia con la enfermedad.

Pasamos al set, nos acomodamos y las cámaras comienzan a transmitir. Y ahí estaba, entre nervios y el tratar de no dejar fuera ningún detalle de utilidad, abordamos los temas que platicamos previamente.

Mientras estábamos al aire, el conductor me sonríe y dice “te ves muy recuperadita”. Mi primera reacción fue de asombro e inmediatamente pensé, ¿a qué se refiere?

Conforme la entrevista continuaba, y me hacían preguntas que no trataban el evento, comprendí que la persona celebraba y le alegraba el hecho de que me “veía saludable” y de que no cumplía con el cliché de “como se ve un paciente con cáncer”.

Aunque en el momento me incomodé bastante, después entendí que cuando una persona no ha convivido continuamente con personas con cáncer, desconoce que -en efecto- no todos los pacientes con cáncer se ven igual.

Primero, porque hay más de 100 tipos de cáncer, por lo que es imposible generalizar el “cómo se ve un paciente con cáncer” en una sola categoría. Segundo porque hay varios tipos de tratamientos y cada uno reacciona de manera distinta según el diagnóstico, la dosis, y el organismo del paciente. Tercera, porque cada paciente tiene distintos estilos de vida, por lo que habrá pacientes que decidan y puedan cuidar su alimentación, piel, su salud con más detalle y esmero que otros.

No existe un aspecto que defina a todos los pacientes con cáncer. Así como no existe un sólo aspecto que defina a todas las personas con diabetes, con hipertensión, con arritmia, con lupus, por mencionar algunas enfermedades.

Los pacientes con cáncer, así como los pacientes de las enfermedades mencionadas anteriormente, se ven como tú y como yo: como personas.

Algunas tienen cabello, algunas otras lo perdieron a causa del tratamiento.
Algunas están delgadas, algunas están trabajando para llegar a un peso saludable.
Algunas tienes las mejillas ruborizadas y un gran brillo en los ojos, otros en ocasiones se ven un poco pálidos.
Algunas caminan con firmeza, mientras que otros se toman su tiempo en su andar.
Algunas van al trabajo, otras a la escuela, y algunos más, asisten a ambas actividades. Aunque también existen personas que deciden tomarse un tiempo, mientras se sienten mejor.
Algunas requieren una prótesis, otras no.
Algunas usarán peluca o turbante, habrá otras que no.

Nuestro físico, al igual que nuestro sentir, es diverso y no puede ni debe categorizarse en el cliché de cómo se ve una persona con cáncer.

Somos personas y nos vemos como personas.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.