La Dialéctica de Cantinflas

By on 16/08/2016
Guillermo Chavez

El estado más hermoso del ser humano es la ignorancia, pero no toda ignorancia, solo aquella que se fundada en la duda que impulsa constantemente a la búsqueda activa del conocer y no aquella ignorancia generadora de la falsa creencia de la posesión del conocimiento, reflejo de una actitud dogmática que se ahoga en la inocencia de la información, caótica y carente de fidelidad, obtenida por medio de los sentidos. Sin embargo, la deformidad de esa información se corrige sometiéndola al juicio riguroso y estricto del método crítico, concluyendo en la certificación del grado de certeza que expida el mismo mundo caótico de los hechos; la dialéctica es una de las herramientas empleadas por el método crítico y consiste en el medio por el cual el principio de contradicción busca permanentemente la perfección de la idea: herramienta de trabajo del Celebre Cantinflas.

Es necesario aclarar de la forma más sencilla qué es la dialéctica: Hegel, un extraordinario filósofo alemán, define a la Dialéctica como el desenvolviendo impulsado por el conflicto de los principios contrarios que en su afán hegemónico se alternan en el ejercicio del dominio de las cosas, orientado naturalmente hacia la perfección.

Hegel entiende que la idea evoluciona por la dinámica que se genera en el proceso dialectico. En consecuencia, un concepto se enfrenta a otro concepto opuesto gestando un vigoroso conflicto que producirá un tercer elemento: la síntesis. La síntesis resume los elementos más acertados de los dos principios en conflicto acercándose así un poco más a la verdad que la contenida en cada uno de los otros dos principios en conflicto, desechando los elementos menos acertados. Así, la síntesis o tercer concepto se encuentra más próxima a la lejana verdad que los dos anteriores principios opuestos. De esta manera, a través de la evolución con esta dinámica, la idea se perfeccionara cada vez más aproximándose un poco más a la inalcanzable verdad.

Ejemplo: la vida y la muerte, son principios inherentes a la naturaleza del individuo. Es una mentira creer que la vida  es permanente, también es una falsedad que la muerte es persistente. Conforme avanza la vida, la muerte se aproxima. De este conflicto, entre los principios de vida y muerte, se genera un tercer principio, que acerca un poco más a la inalcanzable verdad, que formula: el estado natural del universo es la transformación constante, la vida se trasforma en muerte e inversamente de forma permanente.

¿De qué forma usa Cantinflas a la dialéctica? Independientemente del incoherente y disparatado diálogo de Cantinflas en sus personajes, las historias desarrolladas en sus películas son confusas y caóticas generadas por la comunicación falsa fundada en hechos imaginarios. Ante la apariencia del principio caótico de sus diálogos y las historias confusas de sus películas, Cantinflas pretende quitar el velo de la ignorancia en el individuo generándole una inquietud y asombro para que penetre en los difíciles problemas filosóficos que plantea en la historia de sus películas y reflexione en la solución que él propone.

He ahí los dos principios en pugna: lo risible y la reflexión. El individuo ordinario permanecerá en el dominio de la alegría, de la risa; el pensamiento inquieto y lleno de asombro se introducirá a la esencia de la reflexión propuesta por Cantinflas, impulsando el desenvolvimiento hacia la perfección. Poner a disposición del individuo la reflexión sin incitarlo a buscarla por sí solo le provocaría risa.

Este sistema dialectico se observa que en la película “el siete machos”; Cantinflas personifica a “el siete machos” que representa el conocimiento, vigilado por la conciencia que se personifica por el jinete que lo acompaña permanentemente y a Margarito que personifica el sentimiento. Rosario representa la inocencia de la verdad quien desconfía de su tío Carmelo rico hacendado personificando la ambición. Así, el conocimiento y el sentimiento causan perjuicios y confusión al buscar independientemente la inocencia de la verdad. La conciencia tiene una relación directa con el intelecto, el sentimiento únicamente asume las consecuencias…

Es cuanto ¡un abrazo fraterno!