La Coeducación, factor de cambio

By on 22/05/2018
Lic. Nancy Carbajal

Es indudable el papel que la educación tiene como herramienta fundamental para educar y crecer en igualdad. La educación tiene su base desde el nacimiento, ya que comenzamos a recibir la influencia social – familiar que condicionará de manera fundamental nuestra manera de ver, entender y estar en la vida.

Dada la importancia de la educación para el desarrollo integral de las sociedades, el sistema educativo debe fomentar la coeducación, porque la manera de trabajar y de interrelacionarse afecta sin duda el futuro de los niños y niñas, su manera de entender la igualdad. En este sentido, la coeducación hace referencia a la educación inclusiva, es decir, la educación de hombres y mujeres por igual.

Aún y cuando la brecha de género sigue siendo significativa en diversos aspectos socioeconómicos, el ámbito educativo destaca por ser uno de los más significativos avances de la mujer. No sólo ha desaparecido la ancestral desventaja, sino que esta se ha invertido para dar paso a un mayor alcance y éxito educativo entre las mujeres que entre los hombres.

Aún en la actualidad en algunos países se tiene la creencia de que debe una educación diferenciada de género, procurando la preparación de las mujeres en ciertos ámbitos sociales, sin embargo, cada año la brecha se reduce, las mujeres no sólo pueden acceder a la educación, sino que tienen la posibilidad de adquirir conocimientos y habilidades en áreas que siempre habían sido consideradas como tareas de hombres.

En artículos anteriores he hablado de la importancia de la mujer para el desarrollo y como las brechas salariales y de oportunidades evitan la inclusión efectiva, si desde la educación partimos del principio de igualdad, se podría lograr que hombres y mujeres por igual aporten sus habilidades y capacidades para hacer crecer la economía.

¿Cuántas mujeres empresarias hay en el mundo? ¿Cuantos escaños políticos son ocupados por mujeres? La respuesta a estas y otras preguntas evidencia que la clave para contar con mujeres empoderadas, participativas y cualificadas radica desde la existencia de una educación básica inclusiva sin diferenciación de género.

En definitiva, es la sociedad la que debe tomar acciones que permitan que desde la infancia a sociedad no haga diferenciación en la educación sólo por el hecho de ser mujer. Y sólo será entendiendo las implicaciones de la coeducación que esto se logrará.

Deja un comentario:
Nancy Carbajal
Columnista • Economista | + artículos

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.

You must be logged in to post a comment Login