La Actitud de los Emprededores

By on 09/10/2015

La oportunidad de allegarse de las cosas está estrechamente relacionada a la posibilidad de desearlas, pensarlas y aún más vibrar en torno a esas cosas.

Un factor determinante en esa capacidad de logro es sin duda la actitud. Hemos escuchado, leído y hasta platicado asuntos relacionados con la palabra ACTITUD. Es muy común decir: esta persona tiene una actitud muy buena, si nos referimos a alguien que en una fiesta estuvo cantando, bebiendo y contando chistes. O si en esa misma  fiesta se observa a alguien en un rincón disfrutando de una bebida, sólo sin hablar con nadie; comentamos al siguiente día: Observaste a Fulano, que pésima actitud, se la pasó sólo durante toda la fiesta, en cambio Perengano  que alegre estaba. Así establecemos juicios relacionados con esta palabra tan importante y poderosa, sin saber, o sin tener un punto de referencia o mejor aún, desconociendo técnicamente el origen personal del comportamiento.

Es claro y cierto, en su libro “Nos veremos en la Cumbre” el autor Zig Ziglar, escribió la siguiente frase: “Tu actitud, determina tu altitud” refiriéndose a que una mejor actitud puede llevarte a escalar mejores espacios y maneras de vivir.  Y es muy cierto,  una actitud te lleva al ser, el hacer o el tener, según sea la dimensión en que esa actitud se desempeña.

En los salones de clases comúnmente, no se enseña a cultivar la actitud o a desarrollarla para fines específicos del individuo.

Dicho lo anterior, asaltan algunas preguntas como estas: Cómo es una buena actitud? ¿Cómo identifico las características de mi actitud? ¿MI ACTITUD, ES POSITIVA O NEGATIVA? ¿Cómo desarrollo una actitud POSITIVA? Y más dudas muy fuertes y profundas, que seguramente quien busque esas respuestas y las encuentre, inmediatamente estará en el camino adecuado.

El diccionario define la palabra Actitud como una disposición interna para actuar.  Y es eso, la actitud eres Tu por dentro.

Los gurús del desarrollo humano, sin ponerse de acuerdo afirman, que lo que las personas son, es debido a su actitud. Es decir, tu actitud te ha puesto en el lugar que hoy tienes, como padre de familia, como hijo, como estudiante, como ama de casa, como deportista, como profesional en determinada área, como vendedor de tacos o burritos, como lo que sencillamente eres.

Esta muy claro, entonces, que las personas debemos trabajar en el  desarrollo de nuestra actitud, porque eso determinará el lugar a donde lleguemos, o el camino que vamos recorriendo.

Vamos aprendiendo pues, a construir o reconstruir la actitud, ya que siempre es temprano para reorientar la brújula en el océano de la vida. Por ahora nos quedamos con esa reflexión que provoca el tema tan propio, tan nuestro que esta junto con nosotros y tan desconocido, haciendo una auto mirada y una proyección en el tiempo: ¿Cómo quieres pasar tu edad adulta?, ¿Qué cosas que te satisfacen quieres (QUIERES, NO, PUEDES) desarrollar?, ¿Cómo deseas que te vea tu familia?, ¿Qué te gusta hacer que aún no lo has logrado?, ¿la buena salud, ya es parte absoluta en tu vida?

De este interesante, apasionante y muy necesario tema, hablaremos en el siguiente. Esté atento.

Por ahora es todo y cuanto y nos veremos en las cumbres ¡

H. Martín Marruffo T.

Martín Marruffo
Martín Marruffo
Doctor en Desarrollo Organizacional en | | + artículos

Especialista en desarrollo organizacional, programación neurolingüística, facilitador y asesor de empresa nacionales y extranjeras. Creador de poderosos eventos de integración empresarial: Team Building. Las Herramientas mas Poderosas de Capacitación y del Seminario Caminando Sobre las Brasas. Encuentro con el Gigante. Director de Asesoria Integral Especializada.