El infundado temor a Trump

By on 27/12/2016
Guillermo Chavez

El temor es una reacción natural del hombre, a lo desconocido o a la incertidumbre, que impulsa a la voluntad a investigar activamente con el objetivo de obtener certeza y de esta forma desarrollarse con firmeza.

Por otro lado, el ocio y la ambición en el hombre engendrados por la ignorancia generan un temor pasivo, que ante la carencia de iniciativa de investigar para saber, únicamente se dedica al odioso lamento.

Sin embargo, es digno de apoyo y de respeto ese temor originado por una enfermedad psicológica. Lo que no es digno de apoyo y sí de combate es esa certeza generada por la falsa creencia de saber y por la actitud dogmática.

Por esto, considero que los conceptos de modernidad, de oscurantismo, de antigüedad, entre otros, al parecer son empleados para calificar únicamente la relación del hombre con la ciencia. En consecuencia, estimo que la tecnología es la medida del desenvolvimiento tenue de la ciencia, ante el nulo desarrollo de las facultades naturales del individuo, a pesar de su disposición natural.

En estas condiciones, la naturaleza o esencia del hombre actual, considerado individualmente, es exactamente la misma que el hombre de los primeros tiempos: los mismos misterios, el mismo pensamiento, el mismo razonamiento, las mismas capacidades, los mismos defectos, las mismas virtudes, en especial son los mismos temores.

Como ejemplo: obsérvese detenidamente el temor manifiesto de la sociedad mexicana a la futura gestión del Presidente Electo Trump, relacionado en dos grandes vertientes:

La primera: las sociedades modernas están organizadas y regulan su funcionamiento con base en Ley para evitar que el poder se ejerza por capricho subjetivo.

Por este motivo, las autoridades están obligadas a ejercer el poder en los términos y formas que la Ley y la Constitución les ordena previamente. De lo contrario, la autoridad al actuar fuera de la ley estará cometiendo delitos penales o violando garantías individuales, afectando de nulidad estos actos ilegales. Actuaciones irregulares que le mismo Estado de Derecho proporciona los recursos suficientes y eficaces para restablecer al ciudadano en sus derechos que consideró violados por la autoridad.

La segunda: es preocupante que las palabras inmorales del entonces Candidato Trump, dichas en una jornada política electoral, sean el origen del temor inquietante que hoy tiene prisionera y esclavizada a la sociedad mexicana. Un temor que a simple vista es generado por la ignorancia alimentada por la ambición.

Por la ignorancia, al desconocer con exactitud su estatus migratorio, sus derechos y obligaciones firmes en el

sistema jurídico de ese país.

Por la ambición desmedida, que consiste en el desconocimiento de sus posibilidades para ser aceptado en ese país como ciudadano y dedicándose a implorar desmedidamente su aceptación.

Ese temor sin fundamento a las palabras de Trump, esa ambición desmedida y sin capacidad son características de las sociedades de todos los tiempos y en especial de las sociedades de hoy.

Los hombres hábiles que ejercían, ejercen y ejercerán el poder público tienen pleno conocimiento de ese temor de la sociedad; también, conocen perfectamente esa ambición desmedida de los individuos que les hace susceptible de manipulación.

Para concluir: es lamentable la reacción temerosa de los mexicanos a las palabras amenazantes, pero vacías, del Presidente Electo Trump. Sin embargo, es más terrible que la ignorancia y la ambición de los mexicanos generen ese temor pasivo que a través de la historia ha destruido las sociedades de diferentes épocas y de diversos lugares.

La ignorancia de los límites jurídicos constitucionales a las tentaciones caprichosas de las autoridades y la ambición desmedida de los individuos que los ciega, impidiéndoles conozcan sus derechos y obligaciones firmes en la Constitución Americana y se dediquen a suplicar, con vergüenza, lo que su debilidad les impide.

La voluntad del individuo es determinante en lo perjudicial y en lo benéfico del temor. Sin embargo, la historia grita que el hombre ha empleado únicamente el temor perjudicial, olvidando que el temor regala ese hermoso impulso que obliga a iniciar la investigación de la razón y fundamento del mismo temor.

Es cuánto. ¡un abrazo fraterno!

  • Compleja es la percepción sensorial de nuestros dormidos sentidos, aunado a lo complicado del pensamiento cuya esencia es la acción pura y limpia que ha sido anulada por una voluntad atrapada en el egoísmo y unidos a la sutilieza de la palabra que facilmente extravía lo poco percibido y pensado, pero…infinitamente es más arduo el pretender atrapar y plasmar esa idea, percibida y pensada, que con justicia se tranforma constantentemente obligandome a hurtar las ideas claras y firmes de mis semejantes. Estoy recibiendo una gran lección, hoy me toca descubrir mi profundo agradecimiento permanente a Juárez a Diario y a su Director el Senor David Gamboa García por la incalculable oportunidad de participar en su loable política: informar positivamete a Ciudad Juárez !!!

  • Compleja es la percepción sensorial de nuestros dormidos sentidos, aunado a lo complicado del pensamiento cuya esencia es la acción pura y limpia que ha sido anulada por una voluntad atrapada en el egoísmo y unidos a la sutilieza de la palabra que facilmente extravía lo poco percibido y pensado, pero…infinitamente es más arduo el pretender atrapar y plasmar esa idea, percibida y pensada, que con justicia se tranforma constantentemente obligandome a hurtar las ideas claras y firmes de mis semejantes. Estoy recibiendo una gran lección, hoy me toca descubrir mi profundo agradecimiento permanente a Juárez a Diario y a su Director el Senor David Gamboa García por la incalculable oportunidad de participar en su loable política: informar positivamete a Ciudad Juárez !!!