Información que desinforma

By on 19/10/2016

Como cada mes de Octubre, las redes sociales están llenas de publicaciones que hablan de cáncer, mostrando “datos” acerca de su diagnóstico, causas y cura. Estas publicaciones, en forma de imagen, serie de fotografías, cadenas o retos, o simplemente un largo post, suelen ser compartidos por miles de personas, que con toda buena intención consideran que la información que se presenta puede ser de valor para alguien.

Lo interesante es que un gran porcentaje de estas publicaciones carecen de fuentes de información, un respaldo teórico o un sustento basado en alguna disciplina. Realmente, la mayoría de estas publicaciones que no cuentan con información confiable tienen como objetivo generar “likes” y “shares”; el objetivo de informar y orientar no está presente.

Cuando compartimos publicaciones que hablan sobre alguna enfermedad – como lo es el cáncer- sin analizar quien la genero, estamos  causando un impacto en la vida de los pacientes y futuros pacientes. Este tipo de publicaciones tienen un impacto en:

  • El miedo que le genera a la persona su diagnóstico y tratamiento.
    La desinformación genera miedos y mitos que después llevan  a la persona a elegir no atenderse, no consultar segundas opiniones y dejar que avance la enfermedad.
  • El tiempo que se tarda en actuar o irse a una revisión médica.
    Cuando en un gran porcentaje de publicaciones se señala que el que el “cáncer es mentira”,” que los estudios médicos son cancerígenos” o “que el cáncer se lo causó la persona con sus pensamientos”; entonces la persona que presenta síntomas decide no ir a revisión médica, dando pie a que el cáncer avance.

De nuevo, la desinformación lleva a la persona a tomar una decisión que pone en riesgo su vida. Y tiene efecto en el respeto hacia el tratamiento.

Gracias a las miles de publicaciones sobre las “causas y curas para el cáncer”, muchos familiares o amistades obligan – y si, la palabra es correcta, obligan- al paciente a consumir un producto milagroso o inclusive a consumir cantidades exageradas de una fruta. ¿La razón? Porque leyeron en las redes sociales que esa era “la cura”.

Aquí, el riesgo reside en que hay productos o alimentos que no tienen una reacción favorable con los tratamientos  -quimo/radiación, trofología, homeopatía, entre otros-; y en vez de causarle bienestar al paciente, se daña su salud, poniendo en riesgo su vida. Es muy importante saber que cuando no se respetan los tratamientos, se pone en juego su eficacia.

Gracias a la iniciativa de miles de personas que comparten –y algunos  hasta generan- contenido con información falsa o sin soporte confiable, cada vez son más los pacientes que atiendo y que presentan una alarmante desinformación, curiosamente causada por la “INFORMACIÓN” que se comparte en redes sociales.

Los pacientes tienen derecho a información oportuna, comprensible y confiable, y aunque las redes sociales no tienen como principal objetivo el fungir como medio de información, en la actualidad los usuarios las consideran como tal; tan importante que en ocasiones rebasan a los medios tradicionales.

Y claro, los usuarios de las redes sociales tenemos el derecho de publicar y compartir lo que sea de nuestro agrado, pero considero que también tenemos el derecho de saber que nuestras publicaciones dejan huella en la vida de otras personas.

Es sencillo, las publicaciones se comparten porque hay un interés de hacer que la información que consideramos valiosa o útil sea conocida por todos. Por lo que si realmente queremos informar y motivar un cambio que permita una concientización y detección oportuna del cáncer, entonces podemos compartir información que guíe y ayude a tomar decisiones; y esto se puede lograr si antes de compartir una “nota”, noticia, imagen… consultamos su fuente.

Tan fácil como identificar cual es el perfil que publicó o generó la imagen: ¿Es un hospital, una asociación o una institución pública? ¿Es un perfil personal? O, ¿es una red social de alguna página informal o de contenido viral?

En caso de no poder identificar quien generó la imagen, podemos revisar si la publicación muestra sus fuentes de información.

Con estos dos sencillos pasos estaremos siendo usuarios más exigentes, más conscientes y más involucrados en generar un impacto positivo en la vida de los pacientes de la manera en la que necesitan.

Atentamente:

Una sobreviviente de cáncer que quiere más pacientes y cuidadores BIEN INFORMADOS.

Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.