Hipocresía Darwinista

By on 15/04/2016

En esta época se busca hacer recapacitar a la humanidad para amar la naturaleza y respetarla (según los chairos el verde es vida… y hay que fumársela) y sobre todo de: “Comer vegetales y semillas” y dejar de asesinar animales inocentes que sufren solo para cubrir las necesidades alimentarias de los humanos, una especie vil y cruel. Este argumento me parece  hipócrita porque: ¿Qué dirán de esto los defensores de la naturaleza cuando publican sus protestas por parte de un móvil que por cada señal enviada al espacio para transmitir información, la capa de ozono se daña? (Like si estás de acuerdo en no dañar la capa de ozono).

  • Come frutas y verduras (Atentamente: La vaca)
  • La carne es proteína (Atentamente: el corazón)
  • Adopta un perrito (Se venden tacos)
  • El caldo de pollo te cura la fiebre (Atentamente: las compañías farmacéuticas)

Campañas de conciencia para dejar de comer carne (Que emotivos spots) para “abrirnos los ojos” de ver un puerquito con ojos saltones y brillosos que se ve bien lindo jugando con una pelotita por la casa y asesinarlo para que sea el tocino de los huevos estrellados del desayuno, ¡Ha sí! Y con brócoli cortado. Sí, quizás suene inmoral pero no inhumano (por cierto, ética alude a lo que la sociedad considera correcta; por lo que no es antinatural comerse a “Babe el puerquito valiente”).

Hablemos de esos que aman los animales pero devoran plantas y vegetales como viles asesinos ¡Hola chicos!

¿Sabrán los veganos que las plantas también son seres vivos? ¿Que tienen conciencia y que pueden asimilar su entorno? Lo que este adorable ser celestial les quiere decir (“psicópata” según los que besan los arboles) es: También las plantas vegetales y hongos perciben al hablarles, al frío, al calor, al cortarlas, podemos decir que sufren cuando las cortamos para hacernos un sándwich de soya (en este momento estoy comiendo “pollo feliz” que irónico)

El evolucionismo habla de la selectividad de las especies y del dominio del más fuerte (según Darwin), en la teología se habla de respetar las especies para evitar su extinción al momento de que decidimos alimentarnos de ellas; bueno quizás el budismo es la excepción (Dudo que el Dalay Lama lea esto y también dudo que el Tibet tenga contrato con Telmex y red WiFi). Es completamente natural asesinar animales para alimentarnos así como asesinar un brócoli para echarlo a la sopa vegetariana “completamente amante de la equidad de género humana y animal amo a todos menos a los que no piensan como yo”.

Así es, comer vaquitas es algo natural (Lo hacíamos antes de que existiera Darwin y antes de que existiera la biblia). Los chinos comen perros y a raíz de eso, Elvis mi perro ya no sale a la casa de al lado donde vive la señora Ming (¿Habrá psicólogos caninos?).

Veganos y marihuanos pretenden persuadirnos de hacer lo que ellos consideran correcto; aunque no todos (y hablo por los marihuanos que conozco y uno que otro vegano) lo hacen adecuadamente, atacan el pensamiento y la libertad natural de los demás. Por ejemplo:

Estaba yo bien feliz (como todo carnívoro) comiendo tacos de carne asada y en Facebook me sale una publicación donde afirmaban que comer vegetales es lo mejor, por cuestiones médicas y que el colesterol genera muertes (claro que genera muerte; sino el puerquito no se moriría para ser  convertido en tocino)… Bueno eran las dos de la madrugada y la verdad me sentí mal por lo que vi en el video (tortura en rastros y como el pollito se convierte en nugget) decidí apoyar a los veganos y bajé por cilantro para mis tacos y no había en casa. Ya no me supo bien la carne porque sabía que el cilantro mejoraría la calidad de vida de la vaquita asada y me dormí con un hueco en el estómago (no sé si fue remordimiento o hambre; siempre las confundo). ¡POR CIERTO FUE SARCASMO!

La filosofía vegana tiene muchos méritos morales y pocas fallas; pero esas pocas fallas hacen sonar hipócrita su respeto por la vida (desde un punto de vista metafísico y científico) explico porque:

Metafísicos, gnósticos y demás seres que respetan el concepto de vida desde el punto de vista molecular hasta al pluricelular más grande que existe. (Para el ignorante la bujería no es metafísica; así que no metan a la gallina descabezada en esto). Ellos me enseñan que incluso las rocas contienen la “partícula de dios”, me explican que las plantas son emocionales, sienten y tienen como toda materia: vibración, ¿Qué es vibración? Lo que permite a la vida interactuar entre sí (molecular y física).

Ahora comprendo porque cuando mi abuela les hablaba y les cantaba a las rosas del patio, están se ponían más bellas y más grandes en comparación con las que veía en las florerías, esto (llámenle coincidencia o mito) explica por qué las plantas se secan cuando ya no les prestamos interés, igual a cuando un simple beso o un abrazo nos hace sentir mejor en momentos difíciles y que una canción nos modifique la conducta (eso son efectos de la vibración, recordemos que nuestro cerebro funciona con electricidad y por ende, generamos vibración y magnetismo), todos somos vibración, incluso las plantas, esta información nos falta adquirir a nosotros, el vulgo para realmente generar conciencia de respetar la naturaleza y no hacer plantones e incendiar locaciones donde se consume o vende carne, eso se llama intolerancia y anarquismo nada tiene que ver con respeto a la vida. Por cierto los seres humanos somos vida y si nos atacamos entre nosotros, estamos faltándole al respeto a la vida ¡Gancho al hígado agitadores sociales amigos de la naturaleza, enemigos del hombre! (curioso… ¿Dónde quedan las oficinitas de  Greenpeace?)

Retomando el tema de las rosas de la abuela, estaban tan hermosas que las corte y se las regalé a una amiga que me estaba comiendo (¡Veganos!, tranquilos, lo digo con connotación sexual, no soy caníbal).

Sabemos de una biodiversidad amplia en el planeta, y en la humanidad, tribus urbanas, círculos sociales, estatus sociales y políticos, todos encaminados a darle identidad al ser individual, a cada uno de nosotros y que por tener tanto esa afición por destacar, dejamos de tomar en cuenta las necesidades de los demás e incluso las necesidades de la naturaleza:

Metrópolis, cabañas bien bonitas al aire libre en el campo hechas con la misma madera de los arboles alrededor, el deporte de la pesca y el ruedo. Asesinar toros por diversión en (la actividad para mí considerada crueldad ante los animales), son algunos de las excusas por las que el ser humano ha denigrado la naturaleza.

Quizás comer vegetales nos impida aniquilar más especies pero jamás dejaremos de extinguirnos entre nosotros, de atacarnos por poca tolerancia y respeto a la libertad de elección (biblia: libre albedrío), porque el ser humano es egoísta, busca siempre un beneficio propio de cada acción y la filosofía de “ama a la naturaleza” radica simplemente en cuestionar otras filosofías, es un patrón similar al de los conspiracioncitas, que ven conspiraciones en todo y cuando no la hay, se encargan de sugestionarse para “asegurar su argumento”.

Los conspiracioncitas no investigan, buscan motivos para justificar sus ideas, así nosotros, matamos animales para comer, sembramos flores para regalarlas o semillas para hacer huertos (las plantas son vida y aun comiendo lechuga, estamos asesinando), solo para afirmar que “hay que respetar la naturaleza”.

Hecho, hay crueldad en los animales al momento de prepararlos para la alimentación, eso lo apoyo rotundamente, ningún ser vivo debe sufrir (eso incluye la eutanasia, la apoyo), y no lo digo por cuestiones sentimentales tipo: “Amo a la humanidad y daría mi vida por ella”, ¡No! , lo digo por el simple hecho de que el ser vivo, desde que se hace, se dedica a alejarse del sufrimiento, del miedo y no me parece correcto (moralmente hablando) que en una etapa donde esta susceptible y frágil, viva en sufrimiento como premio a esmerarse toda su vida por “huir del sufrimiento”,  no debemos morir en ironías. Esto si es respeto a la naturaleza, a la vida (fuera del precepto religioso y ética mundial).

¿Cuál es mi objetivo en este artículo? No es atacar el estilo de vida vegano, ni promocionar el corte RB que más me gusta, el objetivo es predicar la tolerancia, de recordar lo absurda que puede ser la sociedad cuando se deja guiar por sus “similares”, nunca, ¡nunca! Debemos dejar de ser influidos por nuestros iguales, solamente por personas superiores a nosotros, personas que conocen y adquieren conocimiento, de lo contrario la estupidez la intolerancia el fanatismo y el anarquismo ser reproducirán más rápido que la virtud y amor al prójimo. Esto lo podemos adquirir con la filosofía, con educación con preparación holística (científica religiosa y espiritual). La estupidez humana es peligrosa, pero es letal cuando es contradictoria.

Coman frutas y verduras acompañadas de la hamburguesa doble con queso (y refresco de dieta)

Con la intención de que mis hijos exterminen a las vacas (acompañados con salsa BBQ):

Carlos Carrazco (me alquilo para fiestas)

Carlos Felipe Carrazco Vega
+ artículos

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.

  • Muy buen trabajo mi amigo y hermano Don Felipe….

    • Felipe C.

      un placer. mis mejores deseos guillermo

  • Nina

    Eres imbécil de verdad. Las plantas no tienen un sistema nervioso.

    • juarezadiario

      Gracias por tu comentario, Nina. Esta columna es satírica, sin embargo haremos notar al autor tu comentario para que lo revise personalmente.
      Gracias por leernos.