Gobierno imberbe agrede a sección 8 del SNTE

By on 18/10/2016
Guillermo Chavez

Los chihuahuenses entendemos la incapacidad del gobierno para garantizar la seguridad erradicando la ya inherente impunidad; comprendemos también, su justificación por la dimensión del problema; lo que los chihuahuenses no entendemos y tampoco comprendemos es la iniciativa del gobierno de agredir dolosamente al sector más sensible y comprometido de la sociedad: los Profesores.

La historia está sembrada de transformaciones sociales impulsadas y conservadas por los docentes en beneficio de la sociedad; sin dejar de observar las conductas  delictuosas  de algunos que han lastimado profundamente a su Organización ofendiendo a la sociedad. Por otro lado, el paso del tiempo ha descubierto la pretensión del pensamiento conservador, que ejerce el gobierno, de aniquilar la educación del hombre en beneficio de los intereses de los sectores económico, político  y religioso que representa.

Hoy, en Chihuahua, insisten los mismos actores del pasado y del presente en México: un Gobierno Conservador y el Sindicato de Maestros; reincide el mismo desconocimiento social del motivo o causa generador del conflicto entre gobierno y maestros; persiste la misma iniciativa de agresión infundada del Gobierno hacia los maestros; lo más lamentable, la existencia constante y permanente, en todos los casos, de problemas sociales graves dejados al olvido, que requieren la atención inmediata y urgente del gobierno.

Sin embargo, los chihuahuenses están experimentando una tensión terrible por el temor fundado de la inminente violencia, impunidad y estado de inseguridad ante la presencia de elementos policiacos federales; los chihuahuenses no están temerosos y sí están tranquilos y satisfechos con el trabajo realizado por los maestros, esto lo acreditan y certifican la tranquilidad de la sociedad respecto a este gremio: una contradicción evidente de la acción gubernamental.

El Presidente de la Republica, el Gobernador, los Presidentes Municipales y los Diputados Locales deben trabajar confiados en que la sociedad chihuahuense respeta y apoya sus iniciativas y sus proyectos ejercitados dentro del marco de la ley y de la moral: es el deber por amor a Chihuahua. Sin olvidar que los actos ilegales e inmorales de nuestras autoridades ya no serán soportados por los chihuahuenses, la violación cruel y evidente de los principios fundamentales del Individuo y de las Organizaciones será denunciada.

Sería ocioso nombrar a los maestros que organizados en el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación de la Sección Octava han formado ciudadanos responsables y brillantes profesionistas; hoy cada uno de los ciudadanos les pagamos con una gran estimación y cariño… ¿quien no vibra de emoción al ver de nuevo a su antiguo maestro?

Para terminar, el Gobierno del Estado, los Presidentes Municipal y los Diputados Locales merecen, necesitan y tienen el respeto y apoyo de la sociedad chihuahuense en sus actos ejercidos dentro de la Ley y dentro de la Moral; en sus acciones ilegales e inmorales la misma sociedad los repugna y rechaza. La sociedad chihuahuense no tiene queja de la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación… es una confusión la agresión infundada del Gobierno del Estado que únicamente refleja su origen conservador protector de intereses económicos, políticos y religiosos individuales.

La sociedad chihuahuense gana con el diálogo que beneficie por igual al Gobierno del Estado y al SNTE Sección Octava; pierde ante la inexistencia del diálogo.

Es cuanto ¡un abrazo fraterno!