EL YANG PI

By on 04/11/2016

El Yang Pi es el juego del poder. Un juego como el ajedrez que se popularizó en Oriente por allá por el siglo XVII, pero que tiene sus orígenes tal vez siglos atrás. Versión que se fue actualizando con el tiempo y que sirve como entrenamiento mental para los que están involucrados verdaderamente en el juego del poder. Podría ser de gran utilidad a los jóvenes que se descubren con habilidades para encontrarse del poder, pero lamentablemente en México no ha cobrado difusión y pocos conocen como se juega.

Por cuestiones de espacio no podré exponer con amplitud las variables del juego, pero no importa pues lo que deseo acercar a mis lectores es más bien la filosofía que guarda el juego para ejercitar el ingenio del jugador y que luego en “la vida real”, pueda aplicar destreza.
Las reglas del juego reproducen a manera de modelo imaginario las situaciones características de la política. Reflejan la combinación infinita de correlaciones de fuerza entre grupos y clases sociales que se expresan por medio de los principales símbolos del poder.

El juego del Yang Pi, es un modelo de relaciones de poder que se manifiesta por dos vías: en primer lugar por la presencia misma de las fuerzas organizadas de acuerdo a las funciones específicas de cada pieza. ¿Cuáles son éstas? EL LIDERAZGO, LA MANIPULACIÓN, LA RECUPERACIÓN, LA DENUNCIA, LA VIOLENCIA Y EL ACTIVISMO. En segundo lugar por las correlaciones de fuerzas (posiciones en el tablero) ALIANZAS, PACTOS, AGRESIONES, NEGOCIACIONES, HABILIDAD EN EL USO TÁCTICO Y CLARIDAD EN LA ESTRATEGIA.

Jugadores y piezas
Los jugadores son cuatro, aunque se puede jugar con tres. Las piezas, representan diversas fuerzas, funciones o personajes. Cada jugador tiene nueve piezas con las cuales desarrolla su juego y se conocen como: 1. El Dirigente 2. El provocador 3. El ideólogo 4. El periodista 5. El militar y 6. El militante (estas son cuatro fichas)

El Yang Pi como el ajedrez representan un conflicto bélico, mas en éste caso es un conflicto político en el que hay que valerse de cualquier medio para llegar al poder y quitarse de en medio a los rivales.

¿Y qué se puede hacer para machacar al rival? Pues de todo menos elecciones. Se le puede atacar directamente con los militantes, prepararle una emboscada con el provocador, acusarle de pederastia (o cualquier otra cosa, cuestión de imaginación) con el reportero o echarle muertos encima.

Objetivo del juego: Pues no, no es lo que están pensando, el objetivo no es llegar al poder. Es acabar con todos los rivales, pero no dando jaque mate, aquí se va a muerte, acabar con todos.
Otra forma de ganar es hacer que no pueda mover el líder/dirigente o como quieras llamarlo, lo que sería un ahogado en ajedrez. Y la última, claro, lograr que tu dirigente llegue a la casilla central.

¿Pero cómo se juega?:
Hasta cuatro jugadores en un tablero de 9×9 con un jugador ocupando las 9 casillas de cada esquina. Hay 6 piezas distintas y todas salvo el militante mueven como si fueran damas de ajedrez.

Las piezas se pueden clasificar en dos tipos: las que matan y las que no. Lo que tiene de especial es que las piezas que se comen no se quitan del tablero. Se les da la vuelta y quedan como muertos.

Cuando un jugador pierde sus piezas se quedan sobre el tablero y las puede usar otro jugador. La casilla central es especial, ahí solo puede entrar el líder. Y cuando el líder llega a la casilla central gana el juego.

¿Cuál es la enseñanza en este artículo? Primero, que se trata de un ejercicio mental donde entran en juego los símbolos del poder. Ya lo he dicho en este mismo espacio, las cuatro columnas más sólidas del poder son: el poder político, el económico, el académico y los medios de comunicación. Aunque yo pondría una pieza más… el narcopoder.

Para obtener el poder, necesitas piezas en cada uno de estos círculos a los que yo les llamo LAS CANICAS.

En el Yang Pi, el poder económico no juega, pues los jugadores, se supone, eran reyes, y aquí se le da mayor importancia al militar, signo del poder que da la fuerza bruta.

Segundo, que en el juego del poder (Yang Pi) no hay contemplaciones, bondades, miramientos. Si te atraviesas, te mueres. O bien, si se te atraviesan… matas.

Tercero, en este juego milenario, como en la época actual, las variables son similares, es cosa de actualizar el contexto.

¿Por qué la insistencia en que se conozca el juego?
Porque la política es un juego, y quienes participan deben saber el rol que les corresponde jugar, los espacios a los que puede aspirar y las posibilidades que tiene para llegar. Hay quienes intentan acercarse a los estamentos del poder sin las canicas apropiadas.

Cabe hacerlo notar para que usted, que amablemente me lee, observe los movimientos de los jugadores que ya mueven sus piezas en la lucha electoral por alcaldías, senadurías, diputaciones federales y diputaciones locales en el estado.

Odio apresurarlos, pero si usted tiene planes para el 2018, el juego ya comenzó.
Luego no diga que no se lo advertí.

¿Ocupa asesor político, o gestor de imagen pública? Inbox.

Cartapacio por Raúl Ruiz
Analista Politico | + artículos

cartapacio
De or. inc., quizá del b. lat. chartapacium 'carta de paz'.
1. m. Cuaderno para escribir o tomar apuntes.
2. m. Funda en que los muchachos que van a la escuela meten sus libros y papeles.
3. m. Conjunto de papeles contenidos en una carpeta.
4. Programa que se transmite por Radio México Noticias 970 AM de Lunes a Viernes a las 5 de la tarde
5. Columna Política que se publica los viernes en Juárez a Diario.com