El Perdón

By on 25/07/2016

En política jamás habrá coincidencias, todo es estrategia, todo tiene un fin, un objetivo, una directriz, solo los incautos en política hacen las cosas si meditar hacia donde los lleva su acción, solo los muy trasnochados políticos firman sin ver.

Las acciones de los políticos son previamente medibles, que les resulte o no eso es otra cosa, pero miden a donde les puede llevar su actuar, su acción, su actitud, su decir.

Una acción corrupta o con claros conflictos de interés por supuesto que es perfectamente bien medible tomando en cuenta para ello la fortaleza del político, la capacidad de control de los daños y por supuesto el control de los medios de comunicación  y del aparato de justicia por si se llegara a descontrolar la acción, siempre tienen su plan A y su plan B, por eso es poco probable siempre que sean sancionados en este país, tienen las estructuras perfectamente bien plantadas para salirse con sus cometidos sin ser puestos ante la sanción punitiva de la justicia, salvo cuando ellos mismos sirven para fortalecer la imagen del político con poder absoluto en turno.

No debe sorprendernos que el presidente de este país se haya tomado el atrevimiento de “pedir disculpas” 20 meses después de salido a la luz pública el hecho del que pide perdón ante un foro de ambiente controlado, por supuesto sabe que no será tocado y que la sociedad no le importa nada en su sentir y en su encono, tiene el poder para poder “no oírlos” y el poder para aplacarlos, tiene el poder de decidir hasta donde se pueden controlar los daños colaterales que pudiera provocar su solicitud de perdón, el perdón es lo de menos, lo demás es el fondo y el objetivo, tomando en cuenta el foro donde se pidió perdón, no se lo pide a la nación, se lo pide a un grupo reducido de empresarios reunidos en un foro controlado, en un foro a “modo” para no sentirse incómodo.

Solicitar perdón por un hecho que contradice las leyes, las normas y los valores es una aceptación tácita de haber cometido el hecho a sabiendas de que es un hecho ilícito ya que nadie en su sano juicio pide perdón por haber realizado un hecho lícito, nadie.

Quienes piensan que el presidente está en el ocaso de su poder, en el declive de su voluntad política es un iluso, simplemente sueña aún con borreguitos.

El poder lo va ejercer y lo tiene que ejercer para poder cubrir su retirada, no puede dejar nada a las circunstancias porque en este período presidencial se han hecho tantas cosas en contra del resto de los mexicanos que no puede quedarse inmóvil… lo importante es descubrir el qué va hacer…

Si realmente se quisiera pedir perdón a la nación, ese foro reducido de mexicanos no era el conducto, por lo tanto es un acto planeado y dirigido hacia congraciarse solo con los oyentes, no con la nación que poco les importa.

Raúl Sabido
raulsabido@prodigy.net.mx + artículos

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.