El Miedo Al Fracaso

By on 27/01/2016

Corría el año de 1879 y el  inventor Tomás Alba Edison, le dedicaba gran parte de su tiempo, esfuerzo y entusiasmo, a la invención  de la bombilla eléctrica, hoy comúnmente conocida como foco. En ese tiempo, gran cantidad de conocidos, amigos, familiares, científicos, etc.,  Comentaban que era una pérdida de tiempo que eso sería inútil, además de severas críticas al inventor, en las que se le acusaba de demente.

Realizo centenas de experimentos relacionados con su invento. Cuentan que un periodista al entrevistarlo le preguntó que cómo había soportado tanto fracaso… a lo que él sin titubear le preciso, que no había fracasado, que sólo había aprendido muchas maneras de como la bombilla no se construía.

Al igual que todos los miedos, el miedo al fracaso es eminentemente personal. El miedo al fracaso es otro de los cinco miedos capitales, donde su principal manifestación es la inmovilización  de la persona. Este miedo lleva a las personas a una inactividad que provoca frustración, esa paralización, esa falta de acción o atrevimiento a  emprender a hacer  algo, es justamente este miedo silencioso.  Debemos darnos cuenta que se debe hacer, se debe actuar, claro es que si no se atreve, simplemente: NO PASA NADA.

El miedo al fracaso es el temor a no lograr nuestras metas, objetivos o deseos y la parte circunstancial de este miedo es lo que el fracaso significa para cada uno de nosotros y la manera como nos calificamos a través de él. En esta sociedad con los paradigmas que se tienen de la manera como la gente nos ve, o piensa de nosotros, es muy importante dar la cara de que “estas bien o te va bien” y absolutamente nadie quiere que lo vean como un perdedor o un fracasado.

El fracaso causa miedo porque:

  1. Nos sentimos impotentes ante el fracaso pues cuando se atreve a hacer algo, normalmente el control nos está totalmente bajo su mando,  existen infinidad de variables que no podemos controlar y no nos gusta sentirnos así.
    Es mejor evitar la incomodidad de este tipo de sentimientos: Impotencia, ansiedad, frustración, desesperación, y muchos más.
  2. En múltiples circunstancias, se asocia, equivocadamente fracaso con dolor y es a éste último a quién más miedo le tenemos. Y no sólo es dolor físico, también moralmente se sufre. Dicen que –también el corazón duele-
  3. Pensamos que el éxito y el fracaso son los dos elementos que nos califican como personas. -Seré una persona valiosa si tengo éxito y tendré más aceptación en el medio donde me desenvuelvo. Y si fracaso, no valgo nada y seguramente me van a rechazar-

El temor al fracaso no está relacionado directamente con la situación que enfrentamos, ni con su importancia o dificultad,  está determinado por lo que pensamos de dicha situación, de nosotros mismos y de cómo afectarían nuestras vidas los resultados que se obtuvieran.

Precisamente, por esa razón  detallé al inicio un poco de las experiencias de Tomas Alba Edison. Qué hubiera sido de este inventor si él hubiera permitido ser presa del miedo al fracaso? Imagínese respetable lector las críticas tan severas que recibía de científicos de la época y simplemente  no las escuchó. Tal vez le pegaban al corazón pero él siguió adelante.

¿Te imaginas cómo sería el mundo, si ante cualquier error o crítica, todos los inventores científicos hubieran dejado sus proyectos sin terminar? O cómo sería el mundo o su mundo personal si se atreviera a desarrollar tantas ideas que han pasado por su mente quizás decenas de oportunidades que no ha tomado por ese miedo al fracaso.

El fracaso es parte esencial del éxito. Cada fracaso es una oportunidad para aprender y corregir errores así es como se va avanzando. Las únicas personas en este mundo que no fracasan, son aquellos que no hacen nada, que ni siquiera lo intentan.

EL MIEDO AL FRACASO PUEDE PROVOCAR ESTE CÍRCULO VICIOSO:

a. El temor a fracasar paraliza.
b. La parálisis conduce a la inacción.
c. La inacción genera una baja en la autoestima y la autoestima baja te lleva nuevamente al miedo.

Evita meterte a este círculo, y estar dentro del grupo tan grande de aquellas personas que mueren a los 25  y los sepultamos a los setenta.

¡ATRÉVASE, TODO CUESTIÓN DE DAR EL PRIMER PASO!

La muerte es otro de los miedos, pero de este estaremos hablando en el próximo. Por ahora es todo y cuanto.  Y cómo siempre, “NOS VEMOS EN LAS CUMBRES

Martín Marruffo T.

 

Martín Marruffo
Martín Marruffo
Doctor en Desarrollo Organizacional en | | + artículos

Especialista en desarrollo organizacional, programación neurolingüística, facilitador y asesor de empresa nacionales y extranjeras. Creador de poderosos eventos de integración empresarial: Team Building. Las Herramientas mas Poderosas de Capacitación y del Seminario Caminando Sobre las Brasas. Encuentro con el Gigante. Director de Asesoria Integral Especializada.