Cuando una niña de siete años te deja callado

By on 16/05/2018
Mtra. Lourdes Tejada

¿Qué haces cuando una niña de siete años te responde como quisieras que te respondieran los adultos?

Hace unas semanas tuve la oportunidad de que una niña me dejara callada con su respuesta. Una respuesta tan madura e inesperada para alguien de su edad, que solo pude quedo decir: órale.

Verán, en estos nueve años de Trenzando Corazones, Vanessa ha acudido en repetidas ocasiones como asistente del evento o como acompañante de su mamá, tías y primas quienes han donado su cabello. Cada una de las visitas estaba guiada por su familia, quien le explicaba qué estaba pasando, por qué tanta gente donaba su cabello, qué se hacía con el cabello y por qué todos se veían felices en él evento.

Hace unos años Vanessa regresó al evento, pero ahora decidida a donar su cabello. Ella tomo la decisión de que quería ayudar -y con toda la inocencia y honestidad de una niña, también tomó la decisión de tener un corte de cabello con el que no batallara al peinarse-.

El mes pasado pude platicar con Vane, responder algunas de sus dudas sobre el evento y preguntarle sobre su experiencia como donadora. Hablamos sobre por qué pierde el cabello, el uso que se le da a las trenzas donadas y sobre cómo se debe preparar el cabello para la donación.

Ya por finalizar, me atreví a preguntar su opinión sobre si las pacientes estaban obligadas a usar peluca. Esta era una pregunta que me moría por hacer. ¿Qué opinaría una niña, de siete años, sobre un tema que estresa tanto a los adultos? Un tema que está tan lleno de presión social, clichés y discriminación, que lo hemos abordado en repetidas ocasiones; planteando sobre el cómo respetar la decisión de las personas con cáncer y sobre si se debe usar o no un turbantes o una peluca.

Al cuestionarla si “¿es obligatorio que usen peluca (las personas con cáncer)?” Vane rompe con todo lo que pensaba escuchar y me dice lo que espero quede claro a todas las personas en un futuro: “no es obligatorio”; para después justificarme –a su manera- por que es decisión de la paciente y no de los demás.

¡Le quedaba tan claro! ¿Quién me iba a decir que una niña de siete años me daría una respuesta tan madura y coherente?

Me queda claro que esto es gracias a su familia. Vanessa es una niña extrovertida que le gusta preguntar, y la mejor parte es que tiene una familia que le explica y le muestra con el ejemplo. Trenzando Corazones no solo era el evento para donar el cabello, sino fue el momento perfecto para platicar sobre empatía, inclusión y libertad de decisión.

En un mundo de tanta discriminación, ignorancia e imprudencias, necesitamos más Vanessas a las que les quede claro que la única persona que debe tomar las decisiones sobre su tratamiento, su imagen y su enfermedad es la persona con cáncer.

¡Bravo a aquellas familias que guían con el ejemplo, rompiendo con los tabúes, los miedos y la ignorancia!

¡Es un orgullo que sean parte de la familia de Trenzando Corazones!

Los invitamos a ver el video de Vane

Deja un comentario:
Lourdes Tejada
Presidenta en | + artículos

Titulada en Diseño gráfico y pasante de la Maestría en Acción Pública y Desarrollo Social. En su experiencia destaca el ser co-fundadora de una asociación civil y ser miembro fundador de una red de agrupaciones juveniles. Ganadora del Premio Nacional UVM por el Desarrollo Social, cuenta además con el Premio Estatal de la Juventud, el Reconocimiento a Mujer del Año de Ciudad Juárez y la mención de Mujer Líder de México.

You must be logged in to post a comment Login