Cuando los sueños tambien estan de este lado: Cuentos que no son cuentos

By on 24/09/2013

Cuantas veces no hemos escuchado la frase de “amor de lejos es de pensarse o amor de lejos felices los cuatro” el amor tiene muchas variantes, hay amores que no se olvidan y otros tantos que duran toda la vida, el amor de los padres a los hijos es un amor incondicional y el amor de hermanos es uno de los tesoros más valiosos, en mi caso yo amo a mis hermanas y a mis sobrinos, cuñados y toda la parentela que me toco como familia, somos tantos que cada que nos reunimos es motivo de fiesta, mis parientes al igual que las generaciones de antaño son de muchos elementos, el otro día comentaba con una persona que estaba preocupada por su boda ya que solo de familiares eran aproximadamente ciento veinte personas.
Recuerdo con cariño las veces que mi papa llegaba a la casa los días de quincena con costales de fruta para darnos de comer a todos nosotros a mi mama haciéndonos de comer a todos y vendiendo gelatinas en las tiendas de la colonia y a mis hermanas mayores Susana y Virginia ayudando a mis papas a sostener la familia que hoy en día somos, el amor mueve al mundo y es el amor el que hace que los sueños se vuelvan realidad, esta es la historia de Emily Cruz (que no tiene nada que ver conmigo) ella es una norteamericana de aproximadamente 28 años de edad, quien vivía feliz en el estado de Arizona junto a su esposo Raymundo, un inmigrante mexicano indocumentado. Pero sus penurias empezaron el 2010, cuando se dio la famosa Ley SB 1070, conocida también como Ley Arizona, que permite a los agentes de la policía de ese estado actuar como agentes de inmigración. Fue entonces que decidieron mudarse a Ciudad Juárez, en México, donde esperaran hasta el 2020, año en que se cumple el plazo del castigo de la “migra” a su esposo, tras auto deportarse, y poder solicitarlo legalmente. Mientras tanto, ella cruza todos los días la frontera para trabajar en El Paso, en Estados Unidos y vivir en Ciudad Juárez, México.
Emily se levanta diario a las 5:00 de la mañana y se alista para irse al paso a cumplir con sus labores, de este lado su marido, Raymundo, se alista casi a la misma hora para trabajar en una maquila y por las tardes va a la prepa para terminar sus estudios en lo que llega la fecha en la que puedan cruzar de nuevo, Emily es uno de los casos del amor incondicional del que lucha, del que dejo de lado su condición social y su estilo de vida, hoy en dia ella sigue enamorada, viviendo el sueño de este lado, a fin de cuantas quien nos dijo que para soñar solo podría ser del lado americano, cuando el amor existe todo es posible, y estoy seguro que la familia que ellos formen será una similar a la de mucha gente con muchos papas llevando costales de fruta y muchas mamas vendiendo gelatinas en las colonias, con muchas hermanas que ayuden a mantener una familia unida, les juro que la historia de Emily y Raymundo es real y es uno de los “Cuentos que no son cuento” hasta la próxima.

La experiencia de Emily la llevó a escribir un blog donde comparte sus vivencias como una verdadera ama de casa de Ciudad Juárez, que es visitada por cientos de lectores, animados por conocer su increíble historia y saber también que existen otras parejas que también viven una experiencia similar.

Adrián Cruz
Antena FM-TV | adriancruz58@gmail.com | + artículos

Profesional con más de 25 años en diferentes medios de comunicación. En su columna, "Cuentos que no son cuento", comparte el anecdotario personal de un chilango viviendo en el norte del país. Muchas veces increíbles, pero siempre reales.