Cuando tu hij@ no es lo que tú esperas.

By on 16/06/2016

Cuantas veces como padre de familia te has preguntado:

  1. ¿Pero que hice para merecer esto?
  2. ¿Me sacrifique tanto para nada?
  3. ¿No puedo creer que me esté pasando a mí?

Cuando no nos damos respuestas apropiadas, recurrimos a este tipo de creencias que por herencia traemos.

La conducta, las amistades, los sueños y las tristezas de los hijos generan angustia a los padres; y eso es parte de la vida, tranquilízate.

Lo que puedes hacer es lo siguiente:

No te dejes dominar por  la auto-compasión, no resuelve nada. Ya no más estar trayendo culpas y preguntas sin respuesta; lo que si debemos hacer es crecer interiormente para fortalecernos y tomar las decisiones correctas

¿Y como hacer  esto,  para tener ese crecimiento que me de fortaleza interna?

  1. Saber que tu hijo no necesita un amigo, necesita un papá, una mamá, ¡amigos ya tiene! Claro que tenemos que ser amigables con nuestros hijos,  pero no querernos convertir en su mejor amigo.
  2. Poner límites desde la palabra, si usas los gritos y la violencia, ya perdiste los limites, no te va a servir.
  3. No hablar malas palabras cuando le estés llamándole la atención por algo que hizo mal.
  4. No uses la palabra castigo, cámbiala por consecuencia.

Día a día aprendemos a llevar el timón del barco en la vida de nuestros hijos y cuando aparecen tormentas no es hora de abandonar el barco y perder el control sino todo lo contrario afianzarnos en lo que es bueno y desechar lo malo;  y enseñarles a usar dos palabras muy valiosas que Dios nos regaló: La palabra “sí” y la palabra “no”; decirle sí a lo bueno y no a lo malo.

El equilibrio entre el amor y la disciplina es la clave.

Arlyn López
Terapeuta, Columnista y Conferencista. | arlenealo@hotmail.com | | + artículos

Exitosa conductora y productora de los segmentos “Una Vida Mejor" que se transmiten por Radio Net 1490 a.m. en la frontera Juárez / El Paso / Las Cruces.
Colaboradora del programa internacional de radio "Por el Placer de Vivir" del Dr. César Lozano.