¡Cállense ya me tienen harto! – Feliz día del maestro.

By on 15/05/2017
Carlos Felipe Carrazco Vega

Si bien el karma tiene buena memoria para algunos (mi caso por ejemplo) donde todo lo que haces en tu alcoholecencia se te regresa con un grupo de alumnos que son como tu pero dispersos en varios entes. En mi caso como maestro ya he encontrado la redención y me he liberado de mis pecados.

Honor a quien honor merece: los maestros que dan su vida por crear una mejor en cada mente joven sin importar los apodos, los crimines sin resolver en contra suya y los pre infartos ocasionados en el aula de clases.

  • Todo padre o maestro que inspira miedo es peligros para la vida juvenil (Alexander Sutherland Neil)
  • ¡No tenemos compas para pizarrón…traite la cubeta! (Yo)
  • ¡Mira un profesor de educación física corriendo!, pide un deseo…
  • El maestro, no enseña a alumnos, prepara aprendices.

Mis mejores momento en la vida son los de maestro, porque en este momento me doy cuenta que aun a pesar de desarrollar mi potencial siempre hay un infernal alumno que te estresa y te hace dudar de tu “amor a la humanidad”.

Paciencia, tolerancia, buen comportamiento y un profesionalismo enfocado en las buenas costumbres y el ejemplo cívico dentro de la escuela y fuera de él son características de un buen maestro, también esto ayuda a no tener problemas con alumnos y con padres de familia.

Los maestros, a pesar de ser un dolor de cabeza para los alumnos, algunos, dedican tanto tiempo a su trabajo, que trabajan mientras comen, mientras descansan e incluso a media noche mientras tu estas subiendo fotos con el avatar del perrito sacando la lengua cuando deberías de estudiar para matemáticas y curiosamente te es difícil atender al profesor y lo que hace por procurar que entiendas; claro también depende de tu capacidad mental pero el maestro siempre estará al pendiente.

Me gusta decir que siendo yo maestro de matemáticas física y cálculo, procuro también abordar al alumnado desde cómo piensan, que sienten e identificar su potencial ya que hay artistas que les son limitados el cálculo y oradores donde la educación física les es irrelevante.

El alumno actual (2 generaciones atrás en adelante) manifiesta cualidades intelectuales propias de su generación, donde son medianamente lógicos y ampliamente incongruentes producto de una inmensidad de información que reciben y su casi escasa habilidad de análisis por lo que nos topamos con seres humanos que dicen mucho, pero razonan poco, algo así como un loro bilingüe.

El alumno actual ya no requiere de alguien que le diga que hacer, hoy se necesita de un maestro que les explique el porqué de las cosas.

En mi generación, bastaba con que el maestro dijera que hacer y lo hacíamos, hoy hay que justificar cualquier comportamiento y también ser congruentes en cómo somos los maestros y como nos comportamos porque no debemos “masticar santos y escupir diablos”.

El ser maestro va más allá de un talento o una vocación, algunos lo ven como una fuente de ingreso generosa aunque se haga un trabajo mediocre. El maestro es un conjunto de talentos verbales, cualidades artísticas, desde el lenguaje corporal y oratoria, a veces telepatía para entender a algunos “idealistas adolecentes”, también un cumulo de cultura general e intelectual pues nunca falta el alumno en clase de matemática que te pregunta sobre antimateria o el fluido Newtoniano o hasta cual es el mejor autor, si Jordi Rosado o paulo Cohelo ; e incluso en un concepto más general, preguntas tan complejas para mi: Como encontrar el amor ideal o con que color se vería mejor para la quinceañera, en mi caso la moda y las mujeres están igual de lejos de mi comprensión como las canciones de Maluma.

Alumno, tu educación va permitir que no cometas errores de los que te arrepientas en un futuro, permite que alguien con experiencia te recomiende, sé qué esperas un maestro joven de tu edad pero eso sería como si un virgen te aconsejara de sexo.

Maestro, hay días donde preferirás estar en casa y no saber nada de tus alumnos, pero ansioso llegará el día donde vallas al geriatra y veas un alumno tuyo atendiéndote con la misma vocación e integridad con que tú le ayudaste a él o de otra forma, cuando el destino te reencuentre con tu peor pesadilla en tu cita con el proctólogo; así que se prudente decente y muestra el afecto verdadero no el de compromiso, te digo esto como alumno.

Los alumnos no son los que crean el futuro del país, son los maestros quienes crean el medio ambiente para el futuro, dedícate a desarrollar cualidades y no a memorizar textos, tan irrelevante es saber leer si no se es capaz de hablar, tan inútil memorizar el himno nacional si no se les genera el patriotismo; tan mediocre es ser maestro si no se interesa en el alumno.

Es tan virtuoso ser maestro que los grandes hombres del mundo, desde genios hasta militares han dado clases una vez en su vida. Mi respeto quienes forman piedras angulares para el mundo, felicidades maestros.

Atentamente un ejemplo de que hasta el alumno más conflictivo es capaz de ser buen ejemplo (en algunos casos):

Carlos Carrazco

Carlos Felipe Carrazco Vega
+ artículos

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.