A contrapelo

By on 11/05/2017

Falta un cuarto para las doce y ya se van acomodando los aspirantes a la alcaldía de Juárez rumbo a los arrancaderos.

Hoy disertaré sobre la circunstancia azul, porque los priyistas andan en sus necrosis; los morenos y los perredistas sentados en una esquina, esperando que les caiga un poco de bazofia, o los desechos que se escurren de los partidos grandes. Y la pipitilla Verde, PES, PT, y Nueva Alianza, pues… sinceramente no cuenta.

Percibo descabellados deseos que colocan a los aspirantes en locuaces dimensiones, donde su pretendida postulación es mucho más un apasionado anhelo que una posibilidad real.

Expuestos por su estrecho y patológico discernimiento, suponen que traen suficientes canicas para competir por la candidatura de su partido y no realizan un análisis serio, a profundidad, ubicando su posibilidad frente a otros protagonistas y sobre todo… contrastarla con la decisión de la canica más gorda… el gobernador Corral.

Si los panistas fueran inteligentes, y no belicosos o pendencieros, podrían aprovechar la oportunidad histórica que les proporciona la vida al tener un gobernador azul.

Acuerdos azules, les llamaría yo. Veamos.

Es cosa de acomodarse. ¿Cuántos panistas hay en Chihuahua? Según sus propios números, no llegan a 5 mil.

En Ciudad Juárez a lo mucho serán 1,500. Hay cupo para todos en los distintos espacios del gobierno del nuevo amanecer, pero se empecinan en golpearse entre sí.

De entrada, no son los mejores los que están rodeando al gobernador. Son los amigos cercanos y los que exigieron un cargo por merecimiento propio o de equipo. Pero quedan muchos afuera porque no pasan el filtro de un punto neurálgico que es conocido entre la bruma del poder como… la vicegubernatura.

Eso molesta a la militancia. Y produce las primeras fisuras.

Luego tenemos los que suponen que tienen derecho de antigüedad y por lo tanto merecimiento para ser el candidato. No les importa si están condenados a perder; con el simple hecho de haber sido candidatos logran su misión en la vida.

Esto produce las segundas fisuras.

Y finalmente, los que por sporting están en constante antagonismo y rivalidad contra el que sea. Siempre van a contrapelo.

Está muy cerca el arranque del proceso electoral 2018 y no se percibe a ninguno que haga un verdadero proyecto político.

El bote azul zarpó con poco combustible, con una tripulación más iracunda que la que traía Cristóbal Colón, donde la disonancia y la tensión parecen ser la tonalidad con la que navega en este primer año, el gobierno del “nuevo amanecer”.

Antes de llegar al primer puerto, donde se entronizará a Alejandra de la Vega como la abanderada azul para contender como candidata a la alcaldía por Ciudad Juárez, salta por la borda Carlos Fernando Angulo, quien fue dado de alta como “capitán”, léase, Coordinador del Gobierno Abierto, pero que al final, el trato que recibía era entre guardiamarina y en algunos casos, marinero de agua dulce.

Él pensaba que tenía el grado de contralmirante, pero con el tiempo se dio cuenta que a lo mucho cubría una capitanía, lo cual resultaba denigrante dado su historial partidista.

El problema es que saltó sin “flotis”, y el puerto aunque no está muy retirado, le va a resultar muy cansado echárselo a nado libre.

Un poco más atrás navega Sergio Nevárez, recaudador. Busca el mismo azuloso honor, pero no distingue las señales que se han venido dando.

Ambos, optarán por correr por la libre pues la línea está dada y a menos que tengas canicas azules en el interior del partido para jugar las contras en asamblea abierta, no tiene caso siquiera anotarse en una contienda interna.

No es el caso del regidor Hiram Apolo Contreras, quien ha manifestado desde endenantes su interés en participar como candidato y ha estado juntando sus canicas. Podría ser la piedrita en el zapato. Quizás le sirvan para negociar al último de la hora una candidatura a diputado.

Hay que dejar muy claro que estos tiempos azules no son los mismos en los que la aparente “democracia interna”, amparaba a cualquier hijo de vecino y podía ser candidato.

Hoy el timón lo trae Javier Corral y por si no se ha dado cuenta, ya tiene el control del estado. Cuantimás el de su partido.

Aquí las palabras clave son: negociación, unidad, disciplina.

Salirse del huacal y buscar las opciones a contrapelo, no son una buena idea.

Raúl Ruiz
Analista Politico | + artículos

cartapacio
De or. inc., quizá del b. lat. chartapacium 'carta de paz'.
1. m. Cuaderno para escribir o tomar apuntes.
2. m. Funda en que los muchachos que van a la escuela meten sus libros y papeles.
3. m. Conjunto de papeles contenidos en una carpeta.
4. Programa que se transmite por Radio México Noticias 970 AM de Lunes a Viernes a las 5 de la tarde
5. Columna Política que se publica los viernes en Juárez a Diario.com

Comentarios