3 factores de una actitud cuánticamente aceptable

By on 09/03/2017

Es necesario precisar que la investigación actual que han desarrollado decenas de científicos aportan cantidad impresionante de información en términos sencillos de fácil acceso a la persona normal que pueda leer e interpretar un texto.

Abonando a lo anterior debo de manera sencilla explicar esta palabra tan importante que apenas comienza a impactar nuestra vida, pero que en los próximos años indudablemente se reconocerá como uno de los grandes descubrimientos del ser humano y me refiero al concepto de lo “CUÁNTICO”. En la Física se usa como un adjetivo para orientar hacia los saltos de la energía. La física Cuántica se especializa en el análisis de la energía y de la materia, centrándose en cómo se comportan bajo diferentes entornos y situaciones. Y nos asalta la pregunta: ¿Qué tiene qué ver este tema con la Actitud? Esa es parte de la razón de este tema.

En otros editoriales, se ha escrito sobre la actitud, definiéndola como un estado del ser, que proyecta una determinada imagen de la persona, según sea ese estado interno.

Entonces para que ese estado del ser pueda impactar a la energía, debe existir determinada actitud en las personas, y lo más importante es que la energía debe ser impactada hacia nuestra conveniencia. Los estado del ser influyen en la energía, de ahí que en ocasiones estamos muy alegres, rebosantes de felicidad, o preocupados, tristes, etcétera.

Definitivamente, la actitud influye en el entorno y por eso en ocasiones el ambiente se siente “pesado” o expresamos que buen momento pasamos.

En las siguientes líneas explicaré tres estados de la actitud que “impactan o influyen” en el ambiente. El valor de las sugerencias siguientes es que tomemos acción para a desarrollar una actitud cuánticamente aceptable, este es un asunto exclusivamente personal:

Utilice palabras poderosas e irresistibles. Por ejemplo: agradezca, pida por favor, sea amable, cuando necesite ayuda, pídalo así: Me ayudas por favor. Y todas esas maneras del lenguaje que trasforman a quien las escucha y a quien las dice.

Desarrolle un estilo de felicidad: Piense que es feliz, que todo pasa para su bien. Es claro que esto parece que sería una actitud fuera de la realidad. Eso no importa, aquí lo interesante es que estamos hablando de SU realidad. Y lo peor que puede pasar es que siga como está; pero qué tal si termina siendo feliz¡?

Piense en el sentido de lo que quiere: Este aspecto tiene implicaciones muy poderosas. Explicaré con un ejemplo: Si usted va a hacer un negocio, lo correcto es que piense que va a obtener lo que negociará y que esa negociación le va a ser muy satisfactoria. Pues he escuchado a muchas personas decir: Ya lo que caiga es bueno. Ó peor estaba, ó de eso a nada, etc. . .

Como se puede apreciar, ya de entrada, estas tres condiciones van a mover la energía inevitablemente, sin embargo, le reitero apreciable lector, este es un asunto muy personal, que cada persona debe desarrollarlo.

Es importante saber que esto no es producto solo de la investigación, es todo un proceso evolutivo que ha propiciado que nuestro cerebro desarrolle determinados mecanismos que hacen que las personas vibren de acuerdo a las circunstancias mentales, pero de eso platicaremos en el próximo.

Por ahora es todo y cuánto y como siempre, ya lo sabe: “NOS VEMOS EN LAS CUMBRES”

Martín Marruffo
Martín Marruffo
Doctor en Desarrollo Organizacional en | | + artículos

Especialista en desarrollo organizacional, programación neurolingüística, facilitador y asesor de empresa nacionales y extranjeras. Creador de poderosos eventos de integración empresarial: Team Building. Las Herramientas mas Poderosas de Capacitación y del Seminario Caminando Sobre las Brasas. Encuentro con el Gigante. Director de Asesoria Integral Especializada.