12 rounds vs la corrupción

By on 20/10/2013

¡Un jab! ¡un derechazo! y el sudor de otro golpe certero salpica a personas de la primera fila del rincón. Y “el respetable”, se convierte en un eco homogéneo que rodea el combate durante 12 rounds.

Mientras tanto, dentro su mente Juan Manuel Márquez sentía poco a poco superar a su rival, pero manteniendo una férrea defensa pues todo puede dar la vuelta en un segundo. Se recordaba así mismo su intenso -pero acostumbrado entrenamiento- durante cinco intensos meses bajo un estricto programa físico y de alimentación. Todos los días puntual a las cuatro de la madrugada a quemar calorías y calentar músculos. Su combate en Las Vegas por un quinto título mundial frente al estadounidense Timothy Bradley terminaba y el avistamiento de un reto más parecía echado a la bolsa. Pero como sabemos, y como ante todo combate cerrado, la decisión dividida fue para uno de los contendientes, pero siendo la percepción de 2 de los 3 jueces a favor del adversario norteamericano.

Seguidores de todas partes del orbe -desde luego no se puede decir que todos- están convencidos que los jueces de nueva cuenta ‘le robaron’ al guerrero defeño ser oficialmente “el mejor boxeador mexicano de la historia”. Terminada la pelea, y con marcados hematomas en el rostro y el mismo dejo de rabia que las peleas ‘ajuiciadas’ anteriores, Juan Manuel comentó a los medios: “Ahora dicen que para poder ganar hay que noquear, es absurdo, y es triste. Dimos los mejores golpes, buscamos la pelea, no puede ser posible que un boxeador no pueda ganar haciendo la mejor pelea de ambos peleadores. Nosotros hicimos lo necesario para ganar, pero de nuevo los jueces no lo vieron así. Pero la afición es el mejor juez.”

Desde luego no es un innovador ni mucho menos fresco señalamiento, pues de nueva cuenta, muchos espectadores -tanto nacionales como extranjeros- les resultó decepcionante atestiguar que siempre pesan más los intereses empresariales sobre los deportivos, al igual que la nacionalidad del boxeador oriundo del suelo en donde se llevó a cabo la contienda.

A la inversa territorial, en 1993, al estadounidense Pernell Whitaker, le hicieron “empatar” ante Julio César Chávez a pesar de haber dominado al reconocido mexicano en todo el combate; en otros famosos robos de los jueces, en 1999, el británico Lennox Lewis y Evander Holyfield, protagonizando uno de los combates más esperados, también se calificó como empate, pero muchos vieron ganar al gigantesco inglés Lewis.

Y otro caso más, otro trago amargo en el que se combate no sólo contra el rival, sino contra los jueces de la corrupción, es el del boxeador David Pérez Escoto.

Desde luego, en este caso no le tocó directamente a él. Sino muchos años después, a su hija. Y con ella a toda una sociedad.

David Pérez Escoto fue un empresario, un ejemplar padre de familia, y púgil mexicano de cierto renombre muchas décadas atrás. Su trayectoria en el boxeo consistió en competencias y circuitos de algunas ciudades de la república, y posteriormente, una vez retirado del pugilismo, iniciaría en la fronteriza y Heroíca Ciudad Juárez un pequeño negocio familiar de aparatos de refrigeración.

Por su parte, la hija de Pérez Escoto y Loreto Reyes Ruiz nacería un 14 de enero en esa ciudad, crecería en la Colonia Satélite junto con sus cinco hermanos, y desde los trece años de edad ayudaría en el negocio familiar. A través de los ojos de su padre, y desde su propia óptica, desde muy pequeña conocería lo que significa injusticia y la adversidad económica, y posiblemente más importante aún, aprendería con él que todo obstáculo existencial, por más grande que éste sea, sólo logra combatirse con perseverancia, temple, y la devoción al trabajo arduo.

Realizada como mujer y empresaria en el negocio familiar, mismo que consiguió hacer crecer con los años, le afectaba que la comunidad a su alrededor no creciera y evolucionara junto con ella. Por el contrario, muchos niños juarenses sin acceso a la educación, las calles que alguna vez miraba desde la ventana del autobús, permaneciendo olvidadas por los gobernantes, y sus habitantes en general esclavizados por grupos de poder que al proporcionar un recurso básico o bien común, abusan de su condición para acrecentar fortunas a costa de la pobreza y dominan así nuestro país.

Al poco esa sangre de boxeador en las venas canalizó hacia otro objetivo su temperamento aguerrido -poseedor mismo también de una gran sensibilidad e identificación con los más desfavorecidos- al cimentar una carrera política enteramente dedicada a las familias juarenses y al activismo humanitario hacia los grupos vulnerables de la sociedad. Y aquellos, que como ella, crecieron mirando siempre cuesta arriba.

CRONOLOGÍA DE LA CONFRONTACIÓN:

-¡Suena la campana!-

ROUND 1 – ¡Arranca una pelea por demás intrincada y difícil para la sociedad fronteriza de Chihuahua!, ¡Gas Natural de Juárez inicia la pelea con un derechazo en el rostro de los juarenses! ¡Son apenas los primeros segundos del primer round y toda la comunidad juarense ya ha caído a la lona!, aunque ella, María Antonieta Pérez Reyes, se levanta. A ella le exigen como a todos, un pago desmedido y fuera de toda realidad, en su caso el pago de 11 mil 847.73 pesos por la tarifa que se le aplicó durante 2008 y 2009 de su domicilio particular, pero arrecian parejo con la sociedad juarense. Los más afectados, como siempre, los más pobres.

Pasan un anuncio publicitario televisivo anunciando el 2ndo round, patrocinado por la gasera.

ROUND 2 – La panista se cubre con ambos guantes conteniendo la furia interminable del monopolio, y un movimiento rápido los contiene e interpone una demanda de amparo contra el abusivo emporio un 16 de marzo de 2010. Jab corto al rostro del monopolio.

ROUND 3 – ¡La hija de Pérez Escoto arranca el tercer round con un gancho en el mentón hacia Gas Natural de Juárez! El consorcio abusivo trastabillea, se le doblan las rodillas tocando por segundos el suelo, y el réferi debe hacer el conteo de ley. ¡Lo que parecía una pelea desigual los primeros rounds pinta para una larga batalla!. María Antonieta logra sea dada de baja de dicho esquema de pago denominado “costo cobertura precio fijo”, vigente para todos los usuarios hasta junio de 2011.

ROUND 4 – Ocurre una conducta inexplicable. María Antonieta sigue combatiendo con energía y contundencia, pero el réferi le exige retroceder, a pesar de ser golpes legales y directos al estómago de la abusiva asociación. En octubre de ese año, el juez Sexto de lo Civil del Distrito Bravos, Iván Erives Burgos, absolvió a la empresa Gas Natural de Juárez en el juicio mercantil. ¡El público abuchea enardecido al réferi!

ROUND 5 – Comienza el quinto asalto y de nuevo (la entonces) legisladora federal interpone un amparo en contra de la resolución porque se aclara cómo el juez no entendió el acto reclamado y/o actuó con dolo y/o de manera complaciente y omisa ante la empresa gasera. Golpe corto al pómulo izquierdo de Gas Natural de Juárez.

ROUND 6 – ¡Arranca el sexto round! ¡Jab al vientre del campeón monopólico de la frontera! En marzo de 2012 y por unanimidad los tres Magistrados del Tribunal Colegiado del 17 Circuito Judicial Federal, resuelven fundado el amparo presentado en contra de la decisión del juez Erives y se pide reponer el juicio.

ROUND 7 – ¡Gas Natural reaparece en el séptimo round!. En diciembre se emitió una sentencia en contra de la demanda de Pérez Reyes. Uppercut al mentón de una sociedad fronteriza indignada.

ROUND 8 – ¡La gasera contrataca! ¡Pone de nuevo a los consumidores contra las cuerdas!, esta vez parece cerca el fin de la pelea. ¡Pero Pérez Reyes aplica de nuevo su habilidad defensiva!, explica que es falso que el juicio que desde hace tres años promueve en contra de la empresa gasera haya concluido como la misma difundía en medios de comunicación, y que el único expediente abierto por el caso es el 484/2010 en el Juzgado Sexto de lo Civil y que desconocen la existencia del 1912/2010, que la empresa argumenta en desplegados.

Y se establecen por dos claros motivos:

1 – El tribunal colegiado dio una interpretación a dos artículos de la constitución, en los cuales se menciona que los usuarios finales estarán obligados a acatar las resoluciones y sin derecho a cuestionar si un costo por el servicio es injusto, a lo cual el defensor de la juarense, Jorge Espinoza Cortés, acotó: “Nosotros estamos sosteniendo que no. Sostenemos que la empresa Gas Natural de Juárez es un ente privado, y tenemos una relación de igual a igual entre particulares. He ahí donde señalamos que no se le puede dar legalmente ese matiz, y se le debe de dar la interpretación correcta, y ello corresponderá a la Suprema Corte”.

2 – Las autoridades judiciales no repararon en los derechos humanos y fundamentales, en este caso, de María Antonieta.

Suena la campana, ambos peleadores son orientados de nuevo por sus coaches en sus esquinas. La luchadora social es orientada en el sparring por el lic. Espinoza Cortés, mientras que Enrique Serrano, sparring del monopolio y entonces candidato a la alcaldía fronteriza, masajea los hombros de la gasera, le da unas pequeñas cachetadas de reanimador y hosco afecto, y le dice algo al oído para que no escuchen los medios “informativos”.

ROUND 9 – Suena la campana, a pesar de la magistral defensa de María Antonieta, el monopolio revigorizado sale buscando el nocaut VS la marginada economía social. ¡Señoras y señores de la gasera que puede costarle su reputación profesional! En plena campaña para la presidencia municipal publican, de nuevo, en un renombrado periódico de la ciudad “María Antonieta es una Mentirosa”. Pero, claro, no podíamos esperar menos: el referi se ha volteado hacia otro lado haciendo como que la virgen de Guadalupe le llama, mientras que el Staff de María Antonieta reclama se resten puntos a Gas Natural por el golpe bajo y calumnioso del rival, pero los jueces dicen que tampoco vieron nada.

El réferi realiza el conteo de ley, Pérez Reyes se reincorpora. “Espero que arrecie la guerra sucia por parte del PRI y las empresas que apuntalan a su candidato en estos últimos días de la campaña, pero estoy segura de que si los perros ladran es porque vamos avanzando”. Termina el noveno round. Qué sucio y truculento ha sido este noveno round, mismo que pone en evidencia no solo al combatiente monopolio, sino la bajeza y faltos de ética informativa de algunos medios impresos de la localidad.

ROUND 10 – El Staff de María Antonieta lo tiene claro: quedan pocos rounds. Es vital contrarrestar la pelea sucia del colosal oponente, por lo que rechaza la difamación politizada acerca de que su lucha “no es un movimiento ciudadano” sino que “promeve los intereses de un competidor” de la monopólica empresa, lo cual no podría resultar más absurdo y ridículo, dado que ambas empresas son de las mismas familias, pero detrás de un maquillaje mediático. ¡Antonieta revira los ataques! aunque apegados al derecho ciudadano: no descarta proceder legalmente por daño moral en contra de la empresa, con la finalidad de que prueben sus dichos o se desdigan también públicamente. Termina el décimo round. De nuevo los contrincantes a sus esquinas.

ROUND 11 – Con cansancio arraigado, pero sin bajar la guardia, Antonieta conecta un sólido jab que destantea de nuevo el equilibrio del campeón del abuso. Antonieta, consciente sobre la corrupción de los jueces sabe que deberá concentrarse en ganar por la vía del nocaut. Igual que Juan Manuel Márquez, la sociedad juarense no puede fiarse de encontrar la justicia a través de las autoridades que tienen enfrente.

¡Fin del penúltimo round! Ambos contendientes de nuevo al banquillo. Saben que han llegado a la antesala del último round del combate, y darán todo por ganar por la vía del cloroformo. De nuevo la publicidad televisiva de la gasera animando al consorcio.

¡Señoras y señores! ¡Estamos en el último round!

ROUND 12 – Ambos contendientes parecen guardar energías para los últimos segundos, sobretodo Gas Natural de Juárez, que rehuye a la ferocidad de una sociedad abusada, diezmada, y que al tener a los jueces de su lado, opta por una estrategia de golpes cortos y rehuirle abiertamente al rival.

¡Le restan treinta segundos a este intenso combate! ¡Antonieta arremete un gancho al hígado del oponente y en nombre de toda una población de millones de personas busca el golpe fulminante contra el abuso económico del servicio de gas! Maria Antonieta anuncia que si bien un Tribunal Colegiado emitió una sentencia en la que favorecen a la empresa gasera, se ha redirigido directamente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. No más autoridades estatales incompetentes y que obran con mezquindad de por medio.

¡¡El público se pone de pie!!

¡¡Gas Natural de Juárez desesperado mide distancia!! ¡sabe que si se aproxima demasiado puede, no sólo perder el combate sino, terminar muy castigada!

¡¡El público de nuevo abuchea al monopolio fronterizo!!

¡¡María Antonieta arrincona al rival!!

¡¡Diez segundos!!

¡¡Gas Natural está contra las cuerdas!!

¡Ahí estamos también arriba la clase trabajadora tirando de guamazos junto con ella ante la corrupción, la demagogia, el cacicazgo, el abuso empresarial, y contra el campeón de los pesos pesados del Circuito Internacional de México: Los Monopolios!!

¡SUENA EL CAMPANAZO FINAL!

Ambos rivales son celebrados en sus esquinas, aunque ninguno se decanta prematuramente por la victoria, y esperarán al veredicto de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. “Actualmente nos encontramos en la última etapa jurídica solicitando sea retirado el amparo que se le concedió a la gasera ladrona, ya que fue amparada contradiciendo ya una sentencia que la condenaba a pagar daño económico. Debemos esperar a ver que resuelven los Señores Ministros”, expresa la hija del combatiente ciudadano David Pérez Escoto.

No por nada los mexicanos somos gran escuela de pugilistas. Desde niños desarrollamos el temple aguerrido que sólo se desarrolla en una realidad desoladora. Poéticamente dicho, México posee uno de los cielos más bellos y radiantes, pero nuestro sol cala aún más porque nuestros techos y nuestras autoridades son muy débiles.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, de beneficiar al monopolio gasero de Juárez, enviará a la lona desértica a millones de familias que viven diariamente ante una -de por sí- soberbia y desoladora realidad. Pero como sociedad, por más adverso el rival, y más ausentes las autoridades, tenemos que buscar unirnos, más de lo que nuestra pasividad nos ha caracterizado. Y nunca, nunca tiremos la toalla.

Pérez Escoto, su familia, y todas las familias de Ciudad Juárez son, hasta hoy, una víctima más de los jueces de la corrupción.

Deja un comentario:
José M Ogaz
+ artículos

José Miguel Ogaz, es egresado de la Universidad Regiomontana de la Licenciatura de Comunicación Social y Maestría en Periodismo cursada en la Universidad Complutense de Madrid. Ha laborado en Milenio Radio, TV Azteca y en el departamento de Comunicación y Enlace de Medios para el otrora Senador de la República, Javier Corral Jurado.

You must be logged in to post a comment Login