Monarca podría no llegar a México

By on 09/09/2013

Un nuevo estudio de los hábitats invernales de las mariposas monarca en el centro de México concluye que la tala de árboles en pequeña escala es peor que lo que se imaginaba y pudiera estar contribuyendo a amenazas que enfrentan esos insectos en su singular ruta de migración.

La zona clave de 13.550 hectáreas (33.482 acres) de la reserva perdió 16,6 hectáreas (41 acres) de pinos y abetos en lo que va del 2013, aproximadamente la mitad a causa de tala ilegal, dice el estudio realizado por Omar Vidal, jefe del capítulo mexicano del Fondo Mundial de la Fauna. El resto de la pérdida se debió a sequía y la destrucción de árboles para combatir plagas.

El gobierno mexicano ha tomado estrictas medidas para proteger el hábitat de las monarcas en años recientes, al cerrar aserraderos y restringir el paso de camiones de tala, taladores comerciales y su equipo. Como resultado, la reserva alcanzó un hito en el 2012, cuando fotografías aéreas no encontraron apenas deforestación detectable debido a la tala el año previo.

La noticia fue recibida con beneplácito como señal de que las autoridades habían frenado la tala de árboles, que en su momento pico en el 2005 deforestó hasta 461 hectáreas (1.140 acres) anuales de la reserva.

Pero el análisis comparativo en el estudio de fotos aéreas tomadas con diferencia de una década mostró que la tala en pequeña escala no ha desaparecido. Demasiado pequeñas para ser notadas en comparaciones anuales, las pérdidas reflejadas en el estudio fueron descubiertas comparando fotos del 2001 con fotos del 2011.

“La tala de árboles a pequeña escala es un problema grave y creciente para la conservación de los santuarios de las mariposas monarca”, denunció el reporte.

Atribuye casi la mitad de las pérdidas totales en el 2012 – unas cuatro hectáreas (10 acres) a tala en pequeña escala, a menudo por residentes de las montañas que buscan leña para fuego o madera para construcción.

Unas 27.000 personas viven en las pequeñas comunidades agrarias que en muchos casos poseen tierras en la reserva. Mientras que los taladores comerciales pueden ser capturados y enjuiciados, lidiar con residentes locales pobres que ocasionalmente usan o venden madera de sus tierras pudiera ser mucho más difícil.

AP

Juárez a Diario
| redaccion@juarezadiario.com | | + artículos

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un email.
¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. https://t.me/juarezadiario