Lo callado por los silentes. Abuso, encono y prudencia.

By on 19/09/2016

Desgraciadamente en esta vida, y en esta tierra nuestra, se confunde continuamente la prudencia con la cobardía, con la sumisión, con el desgano, la  línea que los divide es sumamente delgada, dependiendo de quién califique la actitud resultante calificará como PRUDENTE o como COBARDE a la persona, si es para demérito será cobarde, pero si es para alabanza rastrera o reconocimiento será prudente, sin desmerecer el real mérito de las personas prudentes.

AGUANTADOR, TOLERANTE son los otros calificativos para la gente prudente y cuando existe la respuesta del prudente o cobarde entonces su calificativo tiende a ser “TIENE ACTITUD NEGATIVA, ES CONFLICTIVO” o sea, aguantas o tienes actitud negativa, para el prudente siempre habrá mejores tiempos y oportunidades.

En este país llamado México (aún) predomina mayoritariamente una sociedad SILENTE, altamente prudente, aguantadora, tolerante que se enfoca más hacia su deber ser diario que a responder tanta agresión, humillación y abuso, que sabe cómo manejar su encono, como canalizarlo y cuando abrir la válvula de escape de la presión, cuando decirle al bullying ya basta, el mexicano es aguantador, muy aguantador pero no somos pendejos, comemos a veces GALLO, pero le quitamos las plumas porque lo comemos en mole.

Desde 1982 se comenzó una tesis política en México, y hasta nuestros días, que ha sido una agresión total hacia la gran mayoría silente de este país, nos han venido despojando de todo lo habido y por haber a todos los ciudadanos silentes, la inmensa mayoría nacional, sin que nadie les ponga un alto, sin que nadie le diga a tanto bullying YA BASTA, falta poco para que se elimine la autoestima nacional, queda muy poco ya patria y riqueza.

Hace unos días el Secretario de Educación “filtró” que el gobierno propondrá desaparecer la materia de HISTORIA DE MEXICO en las escuelas porque debemos ver más hacia el futuro del país que hacia el pasado histórico nacional, ese pasado que nos da identidad, soberanía, independencia, caray un PUEBLO sin HISTORIA es un PUEBLO sin IDENTIDAD, ver el futuro es un razonamiento obligado, necesario, oportuno pero conocer nuestra propia historia nos identifica, nos une, nos fortalece, nos da identidad.

Cambiar el protocolo del festejo histórico del grito de Independencia por un show grabado de Juan Gabriel nos debe dar a entender hasta donde están dispuestos a llegar para  intentar desaparecernos la identidad, solo faltó dar los campanazos y gritar ¡¡¡¡ viva Juan Gabriel que nos dio patria ¡¡¡¡.

Escuchar en televisión local a 5 conductores multipropósito, las lambisconeadas por ese cambio de protocolo de verdad nos debe poner a pensar hacia donde quieren llevar a la patria, la perversa manipulación que nos están dando para llevarnos a perder la identidad como mexicanos, nadie en su sano juicio pone en duda la trayectoria de ese artista, pero jamás, jamás, para suplantar a nuestros héroes de la independencia.

El IMSS, el ISSSTE, la SEP, la antigua LFT, Petróleos Mexicanos, CFE, CONASUPO, y muchas más nos dan, o nos daban, identidad y todas estas identidades nacionales a punto de ser desaparecidas y solo aquellos mexicanos que reciben o recibían los servicios de esas empresas nacionales pueden entender el peso de la ausencia.

El proyecto de Ley de Seguridad Social otra embestida más a los ciudadanos, la que falta para acabar con los derechos constitucionales de salud, retiro y cesantía o vejez.

Los SILENTES que votaron en este año han dado muestra cívica de su alcance, de su encono, de su prudencia al votar en contra del que nos hace bullying, del que abusa, del que roba, del cínico ladrón y ese silente votante ha dicho basta, ese silente calló mucho tiempo y ha demostrado su madurez y diseño de patria.

Han menospreciado, humillado y aún no acaban de entender que lo que calló el silente ciudadano fue más por prudencia que por dejadez, habrá que sacar la casta en el 2018 de nueva cuenta y comenzar a recomponer este México, que si es México y que tiene identidad, solo que los dirigentes no han entendido lo que, y porque, callaron los silentes.

Esto de quitar la historia es como que usted les desaparezca a sus hijos los apuntes, las fotos, el contacto con sus raíces, la familia, que usted mantenga lejos a sus hijos de todo lo que fue su entorno, su raíz, esos niños crecerán totalmente desarraigados.

Desarraigar convierte presa fácil al ciudadano para  arraigos que en nada corresponden a su origen, es como si a los Alemanes les quitaran su pasado, a Inglaterra, a Francia, a Japón,  sociedades tan orgullosas de su pasado histórico, a Noruega, a Bélgica, Holanda, Escocia, España.

Raúl Sabido
raulsabido@prodigy.net.mx + artículos

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.