Colocan ofrenda floral en Monumento a Benito Juárez

By on 22/03/2017

Ciudad Juárez, Chih. – El Presidente Municipal, Armando Cabada Alvídrez y su esposa Alejandra Cabada, encabezaron ayer la ceremonia conmemorativa por el 211 aniversario del natalicio de Benito Juárez, celebrándose en el Monumento que lleva el mismo nombre y a la cual se dieron cita autoridades Masónicas y Municipales, miembros de Barras de Colegios de Abogados, ciudadanos y masones de la ciudad.

El programa estuvo adornado por la declamación de Claudia Escalante, seguida de la pieza de oratoria a cargo del C. Pedro González Guerrero, Past Master de la Gran Logia Renacimiento del Estado de Chihuahua, quien habló de los atributos del Benemérito de las Américas y enfatizó que los anhelos de Juárez García no se han cumplido.

Como parte de la conmemoración, el programa incluyo la presentación del Ballet Folklórico del CBTIS 128 con algunas melodías, entre ellas la polka favorita de Benito Juárez, conocida como “La segunda de Rosales” y durante la cual, los estudiantes invitaron a bailar al Presidente Municipal, a su esposa, y a algunos de los invitados.

Tras el acto cultural, continuó la participación del Past Master de la Respetable Logia Simbólica Homero Castillo Ibarra #48, el C. David Gamboa García; en representación de la Gran Logia Cosmos del Estado de Chihuahua, quien en su turno al estrado, presentó una adaptación de un discurso pronunciado en 1993 en Tabasco, con la que recordó al Benemérito.

Resalta este discurso, que en tono histórico y detalles poéticos, brinda una breve reseña al desarrollo masónico y obra de Benito Juárez y culmina con un simbólico mensaje a la clase política en la que recuerda que el Patricio Nacional, nació pobre de bienes y así mismo murió, haciendo alusión a la honradez y humildad que se espera de su ejercicio político.

Afirmó que la masonería sigue activa, expectante y observando los grandes cambios políticos y económicos de México, entre los que destaca un retroceso con las reformas al Artículo 130 Constitucional y concluyó que en su oportunidad se verán más exigentes a los gobernantes, solicitando mayor claridad en sus acciones, respeto a la Constitución Política y sentencia que la masonería rechaza de facto, toda muestra de manipulación religiosa y política en contubernio.

Al concluir su participación dijo: “Queridos Hermanos, el encargo a sido cumplido”, tras el cual se dejó escuchar una nutrida ovación en la zona donde se ubicaban los miembros de la masonería, y a cuerpo de rey la zona de invitados y funcionarios públicos se pusieron de pie para saludar al ponente.

Acto seguido, Armando Cabada, dirigió una palabras y exhortó a los servidores públicos a respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos y tomar decisiones escuchando siempre la opinión de la comunidad.

Ahí, el edil y la Presidenta del DIF, colocaron una ofrenda floral para recordar los ideales del ex presidente mexicano.

El Presidente Municipal indicó al final de su discurso que ser juarense implica vivir un modelo de vida basado en las convicciones de Benito Juárez, por lo que pidió a la comunidad no olvidar que una de las aspiraciones de este hombre fue consolidar un Estado de Derecho basado en las leyes y constitución, acción por la que toda la ciudadanía está obligada a sujetarse en el marco legal y constitucional.

Cabada Alvídrez dijo que esta administración cuenta con trabajadores solidarios y de empeño por el orden, acciones que destacó de los masones.

“En este 211 aniversario nos reunimos para conmemorar el natalicio de quien es el prócer de nuestra patria y uno de nuestros mejores Presidentes que México ha tenido. Benito Juárez, fiel defensor de nuestra soberanía e independencia y defensor del pensamiento liberal, de la ley y del modelo republicano. Un ejemplo de valentía fortaleza y perseverancia, en nuestros momentos más difíciles Juárez no se rindió”, puntualizó el Alcalde.


Discurso íntegro pronunciado por el C. David Gamboa García en representación de la Gran Logia Cosmos del Estado de Chihuahua

Saludo con respeto a mi Venerable Hermano, Arturo Zuñiga González, Muy Respetable Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia Renacimiento de Estado de Chihuahua; al Venerable Hermano, Jesús Gallarzo Ramírez, Diputado de Distrito en representación de Fernando Motta Allen Muy Respetable Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia Cosmos del Estado de Chihuahua; a mi Venerable Hermano Castillo, Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia Fiat Lux.

Venerables y queridos hermanos todos, de las diferentes Respetables Logias de la Ciudad.

Ciudadanos y autoridades Municipales todos.

General de Brigada Diplomado del Estado Mayor, Bernando Ramírez García, Comandante de la Guarnición Militar del Noveno Regimiento de Caballería Motorizada;  C. en representación del C. P. Ramón Galindo Noriega, Representante del Gobernador del Estado de Chihuahua Zona Norte; C. Armando Cabada Alvídrez, Presidente Municipal Independiente del Municipio Juárez.

Para esta ocasión me pareció adecuado rescatar está pieza en la que un venerable hermano recuerda a otro ilustre hermano.

Así las siguientes líneas son una adaptación del Discurso del Venerable Hermano Francisco Garnica Ortega, Venerable Maestro, en aquella época, de la Respetable Logia Simbólica “BENITO JUAREZ GARCIA N° 39” del Gran Oriente de Villahermosa, Tabasco, Mex. Pronunciado un día como hoy de 1993.

Permitidme primeramente, una ligera reminiscencia; cuando el 15 de Enero de 1847, en el salón del Senado de la Ciudad de México, sencillamente adornado entonces con los símbolos de la masonería, un hombre, todavía en vigor de su edad, esperaba reposadamente en el departamento de las reflexiones a que se le diera aviso de que iba a ser iniciado masón. Aquel hombre era diputado al congreso general por el Estado de Oaxaca y se llamaba BENITO PABLO JUÁREZ GARCÍA.

En el taller No. 2 intitulado Independencia, se encuentra plasmada aquella ceremonia. Allí estaban MANUEL CRESCENCIO REJÓN, el Pericles de nuestros oradores; VALENTIN GOMEZ FARIAS, Patriarca de la democracia y en aquella época Presidente Accidental de la República; PEDRO LEMUS, Comandante General del Distrito Federal y del Edo. de México; MIGUEL LERDO DE TEJADA, que más tarde habría de ser al lado del Hércules JUÁREZ el Aquiles de la Reforma; y otras muchas personas distinguidísimas en las armas y en las letras, que parecían presentir que aquel neófito habría de dominar bien pronto con su férrea voluntad, los horrores de la anarquía y del oscurantismo; no solo se hizo grande por sus virtudes propias, sino por las de los hombres eminentes de que se rodeó en todas las vicisitudes de su larga carrera política.

El hijo de Guelatao nacía en la época de las grandes agitaciones de la libertad y del racionalismo. El siglo XVIII había dejado a la humanidad los discursos y los decretos de la Revolución Francesa, los escritos de Rosseau y de Voltaire y la emancipación titánica de la Nueva Inglaterra. Nuestro siglo positivista no tuvo necesidad de recibir tan gloriosa herencia bajo beneficio de inventario; la admitió tal como vino, porque la estela de luz que habían dejado en su partida los primeros adalides de la democracia, debía prolongarse, como en efecto se prolongó; y así fué que en ese oasis de redención que forman el último tercio del siglo XVIII y la primera mitad del siglo del vapor y del telégrafo, aparecieron hombres que se llamaron WASHINGTON, HIDALGO, SUCRE, MAZZINI, FREIRE, BOLIVAR, SAN MARTIN, O’HIGGINS, JUÁREZ Y LINCOLN.

Juárez venía desde los tiempos de la dominación Española; aunque niño, había contemplado las proezas de los caudillos de la Independencia, y paulatinamente fue sintiendo en su corazón el deseo de librar a la Patria de las cadenas morales que no habían podido quitarles el Venerable Cura de Dolores y sus ilustres compañeros Morelos y Guerrero. No necesito deciros si logró o no sus trascendentales propósitos. Porque su legítima defensa de las libertades patrias y sus hechos son ahora Gloria de México; y en cada uno de vuestros pechos se conserva entera la memoria de su vida.

El grande hombre se recibió de Masón porque adivinaba toda la importancia de la Masonería; que en aquel entonces carecía de razón, hasta cierto punto, porque la ignorancia y el fanatismo perdían terreno en la mayoría de los espíritus; pero era necesario que la Gran Familia Masónica se conservará organizada y compacta; para estar dispuesta a combatir en el momento oportuno. Esa oportunidad se presentó en la guerra de la Reforma y de la Intervención, y bien sabía Juárez todo el apoyo que había hallado en las logias, al sostener sus incesantes luchas con los enemigos del progreso y de las instituciones democráticas.

Juárez fue masón, porque vio en la masonería la caridad, la fraternidad y el mutuo auxilio; porque encontró que su exclusivo fin es el de la felicidad del hombre por medio de la virtud, y que ella no atacaba a ninguna religión, sino que declaraba la libertad de cultos; porque, en resumen, comprendió que ser masón equivale a ser liberal.

Comprendió, además, que si la masonería conservaba ciertas ritualidades que para algunos pueden parecer ridículas, consistía en que la imaginación del hombre necesita de las fórmulas y de los símbolos para fotografiar sus ideas, y para garantizar en el mundo la permanencia de las leyes y de las doctrinas, sobre todo, cuando esos símbolos y esas fórmulas conservan la tradición histórica y caracterizan la naturaleza de una institución.

Este elevado concepto que el hermano Juárez tenía de la masonería; la religiosidad con que desempeñó sus deberes masónicos creando escuelas, protegiendo la libertad de la palabra y de la prensa, y velando por la exacta ejecución de las prescripciones constitucionales, así como el patriotismo sin tacha que demostró en todas ocasiones, hizo que la masonería premiará tan relevantes méritos concediéndole los más elevados puestos de la sociedad. En 1871 recibía el diploma de Gran Inspector General del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, en España, y fué declarado miembro del grado superior de la masonería de Francia, e individuo honorario de todos los grandes cuerpos y logias del mismo Rito Escocés Reformado en México; ocupó por igual el más elevado honor masónico a que se podía aspirar.

Digno es de notarse en todo esto que un hombre como JUÁREZ, que tenía tan graves y tan numerosos negocios de qué ocuparse, y que disponía del Supremo Poder de la República, fuera con frecuencia al humilde taller en el que era Guarda Templo Interior, a renovar la protesta de amar siempre la libertad, la caridad y la civilización. Pero ese hecho basta por sí solo para demostrar toda la grandeza de su alma, eminentemente republicana.

¡¡¡OH JUAREZ!!!, Tú poseiste la perseverancia de Galileo, la fe de Gerónimo de Praga y la virtud de Sócrates. Naciste pobre de bienes, y relativamente pobre moriste también, que es tu mejor elogio.

Excelente esposo y padre, integérrimo patriota, bien merecen tu tumba las guirnaldas y las ofrendas para entrar en el sueño eterno. Desde el lugar donde tus cenizas reposan conmueves perpetuamente el corazón de los mexicanos.

Puedes estar tranquilo por el porvenir de la patria que amaste tanto …seguimos consolidando los cimientos de la regeneración de México y no pienses que permaneceremos estáticos ante los grandes cambios Políticos y Económicos de nuestro México actual, observamos claramente en lo primero que con la premisa de la “modernidad” un marcado retroceso con las reformas al Artículo 130 Constitucional.

Por el contrario continuamos dinámicamente organizados y expectantes ante el ir y devenir de las circunstancias; para volvernos en su oportunidad más activos, más participantes y más sistemáticos en solicitar, pedir y exigir a nuestros gobernantes, mayor claridad en sus acciones, propugnando siempre porque se respete en forma por demás estricta la Constitución Política de los EE. UU. MM. Porque los Masones de México, aceptamos todas las estrategias de Progreso y por convicción rechazamos toda manipulación religiosa y política en contubernio…

Pero si en alguna ocasión nuestras fuerzas flaquearan y vacilan nuestras convicciones, volveremos la imaginación a tu memoria venerada, y entonces venceremos a la debilidad y al error, recordando el coro que tú mismo entonaste en nuestros talleres, y que constantemente repetias:

LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD. TODO POR EL TRIUNFO DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA. TODO POR EL PROGRESO INDEFINIDO DEL GÉNERO HUMANO.

Juárez a Diario
| redaccion@juarezadiario.com | | + artículos

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un email.
¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. https://t.me/juarezadiario