Hoja de Ruta: Lectura en movimiento

By on 22/05/2014
Hoja de Ruta

Hoja de Ruta. El sol calienta las calles de Juárez, dónde la vida incluso en domingo tiene un ritmo acelerado. Leonel se encuentra sentado en las escaleras del puente peatonal ubicado en una de las principales y más circuladas arterias viales de la ciudad. A tres metros de distancia, se escucha el “pam pam” que proviene de sus audífonos al ritmo del rap, sus lentes oscuros disimulan sus facciones infantiles, y sus pantalones holgados y cortos lo hacen parecer más alto de lo que en realidad es.

“Aquí la vida es muy agitada, en realidad estamos muy ocupados chingándonos siempre las 24 horas del día pa’ sacar pa´ tragar; no hay tiempo para la literatura… Yo me dedico a escribir desde que estaba bien morrito, y creo que es muy importante estar escribiendo y leyendo sobre todo para generar la capacidad de análisis, sino, las cosas se ponen peor.”

Son las 10 de la mañana, el joven poeta urbano de veintiún años emprende una travesía cuyo único propósito es el demostrar una y otra vez que a las personas les gusta leer, aún en contra del estereotipo difundido por los medios de comunicación que se basa en que cada mexicano lee en promedio menos de un libro al año.

“Yo soy escritor y quiero que me lean, pero comprar un libro es muy caro, y para los autores resulta difícil lograr ser leído de ese modo. Ésta es una buena opción, les garantizamos unos 500 lectores en un día (…) la gente no tiene fácil acceso a un libro, y es por eso que es un proceso largo el de generar el hábito de la lectura, lo que buscamos es despertar ese interés en buscar otras opciones, que las personas descubran que incluso hay muchos géneros y que no es aburrido ni tedioso leer.”

Hace más de  dos años que Edgar Rincón, escritor juarense, conversaba con un grupo de colegas sobre la idea de subir al transporte público y leer a las personas, en un esfuerzo por dar a conocer sus propias obras literarias y las de grandes clásicos de todos los tiempos. Al analizarlo con calma, y realizarlo en un par de ocasiones, se dieron cuenta que las personas no sólo disfrutaban de esta lectura, sino que además algunos intrépidos les pedían que les regalaran la hoja que estaban leyendo, para poderla releer en otro momento.

Fue así como nació Hoja de Ruta, un colectivo que cada quince días regala quinientos cuadernillos arriba de los camiones públicos, interesando a las personas en trabajos realizados no sólo por autores juarenses, sino también por escritores de todos los tiempos que conforman el vasto universo de la literatura universal.

Primero, al subir a los camiones indican a los pasajeros que lo que van a recibir es algo gratuito, es un cuadernillo editado, impreso y confeccionado por al menos una decena de colaboradores voluntarios de Hoja de Ruta y es un obsequio.

“Hay que repetir al menos unas tres veces que es gratis, porque a las rutas todo mundo se sube a vender algo, de todo, dejando claro eso empezamos a leer. A veces es sencillo, el chofer maneja despacio y baja el sonido de la música; otras veces tenemos que leer a gritos y a las carreras para poder terminar el texto antes de llegar al punto de encuentro donde bajaremos y subiremos a otra unidad.

La reacción de los viajeros nunca es predecible, aunque en la mayoría de las veces es positiva; la más conmovedora es la de los niños. Regularmente todos somos obligados a leer a Gabriel García Márquez o a Juan Rulfo durante los difíciles años de secundaria; sin embargo, niños que no superan los diez años toman estas mini antologías fabricadas por Hoja de Ruta, abren las páginas, siguen la lectura con los voluntarios, y al descender del autobús siguen leyendo; si no se les entrega el cudernillo, no se apenan en solicitar uno y a veces otro extra para alguno de sus seres queridos y conocen a estos grandes de la literatura en un domingo cualquiera, dirigiéndose a cualquier sitio.

“Una vez, cuando nos bajamos, un señor se asomó por la ventana y nos pregunto “¿Esto qué?”, nosotros le gritamos que era un regalo, que podía quedárselo, entonces el dijo “¡Esto sirve para pura madre!” y nos lo aventó al suelo.”

Korina, escritora juarense, sabe que algunas personas son difíciles de seducir por medio de sus palabras, y sin embargo, disfruta bastante el estar encima de las unidades, leer a gritos mientras su cabello rizado vuela con el viento, uno de sus brazos se aferra al tubo del techo y el otro sostiene el cuadernillo. Sabe que los casos como el anterior son los menos, y que es más frecuente que las personas adopten una actitud positiva cuando comienza la lectura.

“Cuando empezamos esta actividad fue para decirnos que íbamos a dejarnos de quejar por la situación e íbamos a hacer algo. Queríamos demostrarnos que somos nosotros quienes tenemos derecho a transitar por las calles, disfrutar de la ciudad, y que además tenemos la obligación de fortalecerla. Esta actividad nos ha enseñado eso, y nosotros como familia dejamos el encierro y el miedo y no dimos a la tarea de ejercer estos derechos y esa responsabilidad “

Verónica Martínez es la esposa de Edgar, ambos son amigos de Korina y de Leonel, junto con ellos acuden siempre Diego y Elena, sus hijos pequeños, y a su familia además se han unido otras personas que acuden cuando pueden al llamado en el puente peatonal de la avenida panamericana, donde a las diez de la mañana, cada quince días desde hace dos años, se observa un grupo de personas riendo, con folletos en las manos, pidiendo permiso a los ruteros para poder subir unos momentos.

La idea es seguir demostrando eso, que existe el gusto por la lectura, y que al facilitar el acceso a ella las posibilidades de aumentar el número de lectores asiduos son mayores. Además, en una sociedad donde todo es caro y en la que no se cansan de señalar una supuesta descomposición del tejido social, las letras vienen a formar un nexo entre las mentes y los sueños, un transporte gratuito con dirección a diferentes partes del mundo y del tiempo.

Cómo una gota constante que logra un orificio en una roca, Hoja de Ruta ha logrado en dos años un total de 26 mil 600 lectores de variadas edades. Se encuentran convencidos que pese a que mantener el proyecto es todo un reto que involucra grandes inversiones de tiempo, esfuerzo e incluso dinero, lo sobrellevarán durante largo tiempo, y que en determinado momento lo heredarán a otra generación de lectores dispuestos a seguir con ello.

Sobre Hoja de Ruta

Hoja de Ruta es una iniciativa realizada por escritores y ciudadanos con el afán de difundir la literatura y fomentar la lectura en la ciudad, y que este año cuenta con el respaldo del Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC).

Para mayor información sobre sus actividades o si desea integrarse a la agrupación escríbales a: hojaderutajrz@hotmail.com o conri@hotmail.com

Podcast

Escucha aquí el programa completo.

 

Suscríbete al podcast en iTunes o descárgalo:

Deja un comentario:
David Gamboa García
David Gamboa
| + artículos

Mercadólogo de profesión y participante en diversos foros académicos, es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Ha impartido cátedra y conferencias en la UIN, ISAC, UACJ, ITESM e ITCJ.

You must be logged in to post a comment Login